sábado, 17 de mayo de 2014

343. Veo, veo

¿Jugamos al veo, veo? pregunta el niño en el parque al hombre mayor que se sienta a diario en el mismo banco. ¿Y tú qué ves? contesta el afable anciano. Ya está, ya lo he pensado, dice el niño, te toca adivinar.

Veo un niño como tú que juega con un perro bien cuidado. Frío, le dice. Veo, sigue el anciano, las madres paseando a sus hijos. Frío, te queda una. Veo, mucha agua que corre por la fuente. 
Templado, has fallado. Tienes en la cabeza el paisaje diario, pero hoy, porque te aburres y te he propuesto jugar, te has fijado en mi. Cierto, ¿por qué sonríes siempre? Pregunta admirado ante el desparpajo del niño.

Porque esto se acaba viejo chocho, pronto estará todo reseco como en mi país que, por cierto, hace siglos fue éste que ves, y si no, mira las ventanas, allá al fondo. Tus biznietos o sus hijos estarán como yo, desarrapados y deseando huir a cualquier estación espacial donde habitarán sólo los ricos. 
Sólo ves lo que te mira, pero mi vista llega más lejos, por eso sonrío.

18 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Una maravilla que hoy me arropa, Isabel. Me la llevo de vestido para no sentirme tan desnuda, a veces, si no te importa, por supuesto.

Un abrazo enorme y feliz fin de semana.

Isabel dijo...

Claro que no me importa, Nuria.
Gracias por tus palabras y besos.
Feliz día sucesivos...

virgi dijo...

Listo el chico, sabe que el horizonte no está claro. Ojalá mantenga la sonrisa.
¡Qué bien hilado, me ha gustado mucho!
Un fortísimo abrazo

Darío dijo...

Me deja alucinada y a la vez desolado. Siento una cosa contradictoria... Un abrazo.

giovanni dijo...

Muy lindo el cuento que puede ser real o de fantasía, pero eso queda igual.
Un beso

Isabel dijo...

virgi, y descarado que a veces me canso de escuchar "siempre sonríen con lo poco que tienen", pues ya está bien, ¡qué porras!
Eso del hilado, me ha encantado y te lo agradezco.
Gran abrazo.

Isabel dijo...

Darío, ellos están de vuelta, así es que el niño puede aventurar cosas que, como sigamos así, sin duda, pasarán.
Abrazos

Isabel dijo...

giovanni, es ficción y no me termina de convencer, pero como me notaba oxidada, porque hacía tiempo que no creaba nada, decidí subirlo sin reposar, a ver si me animaba con vuestras opiniones. Esto siempre surte efecto. Gracias.
Abrazos

Aquí me quedaré... dijo...

Veo, veo que si en la elecciones del domingo puede haber tanta abstención como dicen, la situación que tenemos será el Paraíso con la que está por llegar si siguen jugando los mismos.

Besos

Isabel dijo...

Aquí, por eso tu post está tan acertado. Espero que tu veo veo no se cumpla.
Besitos

anuar bolaños dijo...

Nada podemos contra el tiempo, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Me tomo la licencia y con tu permiso, me ha parecido una hermosa parábola. Ante el futuro tan incierto de que varias generaciones tendrán que padecer. El poder será de los ricos y la desesperanza de los pobres. En éstas últimas elecciones europeas se les ha visto el plumero. Dios nos coja confesados. Un fuerte abrazo, Ave Peregrina

Anónimo dijo...

Se me viene a la mente la idea de "POSIBILIDAD", porque ese niño también soy algo yo.
Mi parte ILUSA, mi parte SUEÑOS, con una mano echa a un lado enseguida lo negro. Y le digo al niño "Anda, vamos a jugar a otra cosa que tenga un color VERDE ESPERANZA".
Me ha gustado muchísimo. Eres maestra. bsssss de UVA.

Isabel dijo...

anuar, el tiempo es el gran escultor como dijo Marguerite Yourcenar.
Gracias por tu opinión que me ha recordado este ensayo.

Isabel dijo...

Ave, me imagino te refieres a Francia, pero dicen que en las generales será diferente. Confiemos.
Gran abrazo.

Isabel dijo...

Uva, yo no he ido a esos paises donde dicen que los niños a pesar de no tener nada siempre sonríen. He querido reflejar, otra cosa es que lo haya conseguido, a algunas personas que, al decírtelo, se quedan tan conformes ante esa sonrisa. Así que, con la libertad que da inventarse una historia quise dotar a ese niño de algo más a pesar de esa, puede, que crueldad. Los niños, a veces, son así y nos dicen la verdad, esa que no queremos ver.
Con lo que dices demuestras que eres de las buenas y que le echarías pronto una mano.
Y, como sabes de sobra, yo a la única maestra que veo es a ti, lo tuyo es innato, ya ves, yo tengo que comerme mucho el coco para cualquier tonteria.
Otro gran abrazo como el de Ave.

Manuel leon dijo...

Hola isabel, es un micro relato muy descriptivo del que se pueden extraer diversas interpretaciones, para mi,los papeles estan invertidos, el anciano participa en el juego de forma inocente buscando la respuesta acertada, sin embargo, el niño, simbolo de la inocencia da una respuesta desgarradora que solo la experiencia en la vida puede deducir, me gusta mucho, no quiero extenderme, un abrazo Isabel.

Isabel dijo...

Manuel, puedes ampliar tu opinión lo que desees, que aprendo de todas vuestras interpretaciones.

Y sobre los niños yo he escuchado a las mujeres de mi pueblo decir: este niño/a es un alma vieja, y es que, creo, que en los niños está todo en potencia, y muchas veces nos enseñan.
Otro abrazo.