jueves, 1 de mayo de 2014

341. Ese apetito voraz de destruir

Como una caricatura, así deja la hoja de palmera

este eficaz animalito: el picudo rojo.

Una vez que acaba con plazas y jardines

se apresura por otros derroteros a poner sus huevos.

Creo que son los únicos que bien podrían celebrar el día del trabajo.

11 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Son tiempos tan duros, Isabel... y es difícil celebrar nada... es cierto. Yo bien lo sé, como tantos otros, porque lo vivo no de cerca sino en mí. Aun así, celebremos, celebremos aunque no sea el día del trabajo. Celebremos la sensibilidad, celebremos la dicha de esas cosas pequeñas que siguen salvándonos en esta lucha esperpéntica del día a día. Besos, Isabel.

virgi dijo...

¡Uf, primera vez que lo veo! Estos seres tan pequeños son poderosos y constantes, además, saben bien que el hombre necesita aprender mucho más aún, mucho.
Un beso,si te digo la verdad me da un poco de grima verlos, aunque sean tan bonitos.
Otro beso

Anónimo dijo...

El picudo rojo, un animalito curioso y trabajador a destajo, que vino como emigrante a Sevilla en vuelo directo en las palmeras adquiridas en Egipto por el Ayuntamiento a bajo precio. Hay funcionarios a dedo que son tan destructivos como estos "picudos". No creo que celebren este día, sino que para ellos es festivo todo el año. ¡Cómo está la cosa! Besitos Ave Peregrina

Isabel dijo...

Indigo, yo celebro que pasas por aquí, y celebro que pensemos igual, porque la vida pasa, y hay que celebrar estar vivas y poder seguir diciendo y mostrando lo que pensemos.
Un fuerte abrazo.

Isabel dijo...

virgi, a mi más que grima me dio hasta miedo verlo aquí en el pequeño huerto que tenemos, y cargadita que venía ella para dejar su hambrienta prole, jejeje...
Montón de besos.

Isabel dijo...

Ave, ¡cuanto sabes! No me acuerdo dónde leí que venían de Asia, pero si tú dices que de Egipto... con lo bien que lo conoces...
Ahora voy a verte. Besos.

Maria Dolors dijo...

La vida es durísima y tienen que subsistir aunque desearía que muy lejos, nada les distrae, trabajan diarios y festivos,a una velocidad de vértigo, son incansables.... me han destrozado una preciosa palmera que tenía en el jardín....Fantástico el comentario de Anónimo, es buenísimo.
Feliz domingo, Isabel.

giovanni dijo...

Hay varias formas de trabajo: construir, destruir... reconstruir. No creo que existe el verbo redestruir, lo que, ojalá, muestre que los seres humanos, de principio o de ideología, somos de mente positivo.

Un abrazo

Isabel dijo...

Maria Dolors, qué pena porque, incluso, quitarlas cuesta. La foto que muestro cortándolas es de la plaza de mi pueblo, estaban enormes y ahora hasta que crezcan las nuevas habrá que esperar. Que pases tu también un buen día. Besos.

Isabel dijo...

giovanni, pues tú acabas de inventarlo, lo que hay es esto:
destruir
demoler, deshacer, romper, devastar, desbaratar, derribar, desmoronar, arruinar, asolar, desolar, destrozar, derrotar, aniquilar, abatir, arrasar, arrollar, desintegrar, pulverizar, desmantelar, exterminar, matar

Antónimos: construir, hacer, organizar

Curioso los poquitos antónimos que hay, así nos va, quizás porque los que utilizan tu verbo redestruir son los sucesivos gobiernos, que quitan lo que hacen los antiguos más los derechos conseguidos en una redestrucción continua de la democracia.

Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Trabajador sí será pero me da una grima...
Besos, Isabel.