miércoles, 28 de mayo de 2014

344. Instantes

Es ese instante en el que nada de lo que te rodea te molesta, un segundo en el que pasas a ser consciente de que estás tú y lo que miras, o lo que mirabas te devuelve la mirada. O ese otro instante de lectura en el que tu conciencia deja de emitir opiniones sobre: falta diálogo, demasiada descripción, uf, otra errata. Por un instante el texto te atrapa y ahí mueres, el escritor ya tiene al lector. Pero en un descanso de lectura sales al patio y hasta esas hojas verdes que observas te devuelven la mirada, incluso, parece que te hablan:


“Nos miras, nos enfocas, y todas nosotras nos estremecemos justo en los vértices, en una infinita vibración que ni la de ese vientecillo consigue, porque sabemos que las miradas se multiplicarán y todas estamos aquí, no para perdurar, sino para lucirnos”.

16 comentarios:

giovanni dijo...

A mí me gustan esos instantes.
Un abrazo

Isabel dijo...

Lo sé giovanni, y los defines mejor que yo en tu blog.
Otro abrazo.

ethan dijo...

¡Ah! Te entiendo perfectamente. Abrazos

Darío dijo...

CONTEMPLACIÓN ABSTRAIDA DE LA MARAVILLA... UN ABRAZO

Elvira dijo...

"Por un instante el texto te atrapa y ahí mueres.." Me encanta cuando esa mirada crítica desaparece porque entras de lleno en lo que sea, lo vives.

Besos

Isabel dijo...

ethan, qué bien que me entiendas. Abrazos.

Darío, a veces, qué necesaria es esa abstracción para darnos cuenta también de cómo pasa lo que ocurre.
Otro abrazo.

Elvira, de eso se trata, ¿no? Y más cuando ves que el tiempo vuela. Al menos, darnos cuenta y vivir los momentos, disfrutarlos.
Muchos besos.

Manuel leon dijo...

Bonito poema Isabel, creo haber vivido ese instante que pasa por el olvido de uno mismo para entrar en un especie de comunion con lo que te rodea, la felicidad debe ser algo parecido. Un abrazo Isabel

Manuel leon dijo...

Bonito poema Isabel, creo haber vivido ese instante que pasa por el olvido de uno mismo para entrar en un especie de comunion con lo que te rodea, la felicidad debe ser algo parecido. Un abrazo Isabel

Anónimo dijo...

Qué me gusta las cosas que cuentas. Bsss de UVA.

Indigo Horizonte dijo...

Cultura, natura y primavera: tres de mis grandes diosas. A las tres las adoro. No sabría vivir sin ellas. Abrazo. Grande, Isabel.

virgi dijo...

La complicidad que de pronto brilla y nos ilumina unos instantes.
Besos, querida Isabel.

Anónimo dijo...

Eso es, instantes, esta pequeña medida del tiempo, son los suficientemente necesarios para poder gozar de cualquiero cosa insignificante que nos rodea,y que en otro momento no le concedimos su importancia. También la felicidad aparece de esta forma: unos instantes plenos e intensos son suficientes para llenar nuestro interior plácidamente. Besos Ave Peregrina

Isabel dijo...

Manuel, gracias doblemente, me alegran esos instantes tuyos.
Otro abrazo.

Uva, la verdad es que últimamente cuento poco, he de quitarles el polvo a los antiguos cuentos, a ver qué sale.Me gusta que te guste. Besosss

Indigo, no podríamos vivir sin ellas.
otro gran abrazo.

Isabel dijo...

virgi, esa complicidad que sentimos es maravillosa. Abrazos.

Ave, totalmente de acuerdo, aprovecha todos los instantes nuevos que te brinda la vida. Montón de besos.

Myriam dijo...

¡Qué lindo estremecimiento primaveral! Como me gusta cuando hasta las hojas hablan....

Besos

Isabel dijo...

Myriam, me encanta lo que dices, ya ves, hemos echado la imaginación a volar.
Abrazos.