sábado, 11 de mayo de 2024

627. Descubriendo poemas

Cuando descubro poetas y leo sus poemas, a veces,

no los entiendo, pero me gustan por su sonoridad,

su ritmo o porque en ese escudriñarlos para intentar

comprender entreveo, vislumbro, como en un trasluz,

palabras que me dicen cosas, que me llevan a imágenes…



me llaman jacarandosa.

tengo un cerebro de confitura de glia.


lo visto con gro con dulce.

gelatina, aroma, volatín, desplome.



bajo las escaleras incrustadas en la roca.

me zambullo en el mar.


me arremango la perspectiva.

mirar singlero.


Berta García Faet, del poema ETZIBO

“Una pequeña personalidad linda”. Editorial: La Bella Varsovia.

martes, 23 de abril de 2024

626. Feliz día del libro

El día del libro siempre es especial para mí por muchos motivos, el principal porque amo los libros y me pregunto siempre: en este día con cuál te quedarías. 

No podría elegir uno, excepto por las sensaciones que me produce, incluso, me situo en el lugar en que lo empecé por vez primera, los olores etc.

Pero es, sobre todo, la sensación y uno de mis preferidos es “Años luz”.



No había leído a James Salter, no sabía nada de este autor. En las primeras páginas esa cadencia suya y elegancia en la forma, todo lo que dice entre líneas con esa maestría, me enamoró.

Después de leerlo ya no pude parar… Acostumbro buscar todo de las escritoras y escritores que me gustan, voy tirando del hilo y leo todo lo que encuentro, hasta sus libros preferidos. Mi personal biblioteca no son solo libros, sino la vida que hay en cada autora/or. Por suerte todo ocupa poco lugar aquí y puedo tener carpetas y carpetas con todo lo que me interesa como sobre qué les llevó a escribir, etc.


Dice Salter en una entrevista sobre su escritura:


“Viene de la vida, pero no es la vida. Es otra cosa. Es un poema de la vida. Viene un momento de la vida en el cual te das cuenta de que todo es un sueño. Solamente esas cosas que han sido escritas tienen una posibilidad de ser reales. Al fin, es lo único que existe – lo que ha sido escrito.”


Decía Walter Benjamín:


El trabajo en una buena prosa tiene tres peldaños: uno musical, donde es compuesta; uno arquitectónico, donde es construida, y, por último, uno donde es tejida.

Cuando releo “Años luz” de James Salter reconozco estos tres peldaños.

Más aquí.

sábado, 20 de abril de 2024

625. La soledad de los parques

Uno de los cuentos que más me gustan de Julio Cortázar es “Continuidad de los parques”.

Lo he recordado al pasear por ellos y disfrutar de su soledad, algo distinto esta semana por ser feria en Sevilla.



Hoy amaneció nublado, un respiro. Por suerte, el agradable sonido del agua en las fuentes sigue acompañándonos.

domingo, 31 de marzo de 2024

624. ¿Aventura?

Con estas lluvias las collejas han inundado el pequeño huerto. La colleja es una planta comestible que en tortilla tiene un sabor más suave que la espinaca. Eso sí, hay que entretenerse en cortar las hojas de los tallos y buscar algún intruso; como este caracol pequeñito que estaba escondido entre ellas, y que, si se atreve a saltar, puede que se vaya si es mucha su curiosidad o sus deseos de aventura.




martes, 19 de marzo de 2024

623. Libros y sus títulos

Me atraen los títulos y me gustaron los de Irene Solà que sintetizan tan bien sus historias.
En Canto yo y la montaña baila te lleva de la mano a jugar y mostrarte, desde distintas voces narrativas, un mundo diverso: paisajes, seres que los habitan, folclore regional, etc. Si te gusta escribir es un libro que despierta la imaginación y, en definitiva, cantas y vuelas con ella desde sus diversos puntos de vista.
En Te di ojos y miraste las tinieblas te ata una cuerda a la cintura y te lanza a un pozo a contemplar una saga de mujeres que van heredando el pacto con el diablo desde el pasado al presente. Te paras, respiras la lectura porque es dura y fuerte, pero no puedes dejar de leer. 
Y luego buscas todo lo referente a la autora que se ha documentado muy bien para que quien busca algo distinto, lo encuentre en sus libros y, los piense. Y que cita al final de sus páginas y en entrevistas.

Y de la frase a la palabra que en sí misma es un mundo o varios. 
Libre de Lea Ypi. ¿A quién no le puede gustar este título por muy manido que esté? Narra desde el punto de vista de una niña a través de su día a día y va contando su historia y la de su país. Hasta que su entorno se rompe y se derrumba. Como dice su autora, Lea Ypi, si te preguntas por la libertad suele terminar siendo ilusión y propaganda.  

Y sobre Hamnet de Maggie O’Farrell, publicado hace años, es un libro bien escrito y evocador. Es el relato del antes y el después de la muerte del hijo de Shakespeare. ¿Cuánto hay de ficción en estas obras, nos preguntamos? La autora comenta que un 98% aproximadamente. Pero ¿sabemos con certeza lo ocurrido en general en la historia, si cuando evocamos recuerdos y escribimos ya están modificados por la memoria?

domingo, 25 de febrero de 2024

622. Contrastes


No sufras árbol si el último soplo de un viento fuerte mostró tu esqueleto. Tu sabia pronto brotará y lucirás como todo en esta casi primavera que se anuncia desde ya.




viernes, 26 de enero de 2024

621. L a sombra y la flor

Mi sombra se diluye entre tus flores, quiero sentirme libre como tú, Sinapis.

Vives en campos baldíos abarcando el espacio, aprendiéndolo.

Sinapis es un género de plantas dentro de la familia Brassicaceae.​

Una de las especies que se encuentran en este género es la mostaza blanca (S. alba). La planta silvestre, es el popular jaramago. En la zona sur de España su presencia masiva denuncia campos baldíos, jardines descuidados o escombreras. Son hierbas anuales (raramente bienales).


https://es.wikipedia.org/wiki/Sinapis


viernes, 19 de enero de 2024

620. Mercados


Me llamo Mario y soy periodista. Me gusta ir por las mañanas a los mercados de Abastos y pasearme entre los puestos cuando no tengo ningún trabajo que entregar. He vivido en varias ciudades y al visitarlos, los comparo. Hay diferencias en su aspecto, pero no tanto en las conversaciones que escucho. Sobre todo a media mañana que ya han desayunado las amas de casa con sus amigas y aprovechan para hacer la compra.

La primera vez que comenzó esta afición mía yo esperaba en un puesto de charcutería y miraba con hambre esa variedad tan apetitosa, no sabía cual elegir para un bocadillo. Era mi primer trabajo en la redacción y mi primer día, además, tenía que administrar bien lo poco que iban a pagarme. Me dirigí a la señora que tenía a mi lado para que me aconsejara, pero advertí que con cara de enfado tiraba de algo. Pensé que al otro lado tenía al perro. No pude evitar exclamar:

¡Madre mía, pero si es un niño!   

Me miró enfurecida diciendo: ¿Un niño? Es un diablo que ya se me ha escapado varias veces mientras guardo las colas. Esto último lo dijo con retintín mirando a la tendera que charlaba animada con otras clientas. Como no le echaba cuenta siguió casi gritándome y tirando a la vez de la correa mientras el niño lloraba: 

-¿Y sabes? ¡Por poco me lo mata un conductor que iba como un loco! ¡Cómo se nota que nunca serás madre!

-Y usted qué sabe, señora, le contesté. 

Por los gritos que emitía todas nos miraron riéndose de mi respuesta.

Ahora, también me río, ese día salí pitando de allí y me quedé sin bocadillo.

Sin embargo, veo que se siguen usando esos cinturones con alargadera; hace poco vi una madre joven que hablaba por el móvil, su hija pequeña protestaba porque quería alcanzar algo y no podía.


martes, 2 de enero de 2024

619. Feliz año cada día


Días


¿Para qué sirven los días?

Los días son el lugar donde vivimos.

Llegan y nos despiertan,

una y otra vez.


Existen para que nos alegremos:

¿dónde vivir, sino en los días?


Philip Larkin “Días”, de Las bodas de pentecostés 

domingo, 24 de diciembre de 2023

618. Una puerta a la ilusión


 Con esperanza de:

PAZ FELICIDAD y ALEGRÍA

Felices Fiestas

miércoles, 13 de diciembre de 2023

617. Como encerrada con un solo juguete


Aquel verano se alargaba demasiado, pero de pronto llegaron las lluvias. En un adosado todo se oye. Un vecino protestaba porque la piscina le estaba rebozando. La vecina del otro lado porque tenía albañiles en el patio y la azotea y no podían acabar las obras. Fueron tormentas localizadas que no duraron mucho, pero torrenciales, tanto que, desde mi cocina y en silencio escuchaba el tintineo de las goteras de su techo en las palanganas. A veces, según la intensidad, parecía un concierto acuático. 


Estos adosados tienen detrás un espacio que cada vecino emplea como quiere. Yo tiendo una hamaca entre dos postes de hierro y leo tan a gusto. Pero ese día no podía porque una conversación de mi vecina, con alguien que parecía una amiga, me lo impedía. Hablaban de los albañiles cuando ellos, en su ir y venir vaciando escombros, estaban en la azotea.


-Míralos, decía mi vecina ¿te parecen hermanos? Ay, hija, ¡un poquito de imaginación, por favor! Tú misma dices siempre que tus hijos también son distintos. 

-Sí, la noche y el día. ¿Y qué me quieres decir con eso? 

-Te cuento: El más bajo es achaparrado hasta en los andares; le gusta cantar y se crece si lo miran, seguro que se cree el amo del mundo. El otro día, cuando miraba los dibujos de su cuerpo, pensé que era un hombre hecho para el verano, porque tenía de cintura para arriba un tatuaje tan variado que parecía una camiseta de colores. -Oye, que te estás durmiendo y no es la hora de la siesta.


-Perdona, pero será la cerveza que me has puesto, sigue, por favor.

-El más alto, es su hermano mayor. Ese lo tiene todo, seguro será el preferido de su madre porque es responsable y trabaja fino hasta en los detalles. Como este: mira como me ha puesto estos azulejos. Chist, ahí llega, ¿ves? -Hola, dijo más alto y volvió a su cuchicheo.


Me acerqué a la pared que nos separaba para escuchar mejor.


-Siempre saluda, pero no abandona su trabajo. Observa sus andares ¿tu has visto alguna vez un albañil que hasta su porte sea elegante? Es serio, formal y su mirada es limpia, tanto como su sonrisa…

-Para, ¡hija, no te embales!, que estás cogiendo un camino… A mí lo que me ha llamado siempre la atención de los albañiles es su forma de hablar entre ellos, no hay quien los entienda.

-¡Ah, no! Este, el más alto, habla hasta claro y no me mires así. ¿No decías cuando entraste que parece que llevo días encerrada con un solo juguete? Ahí lo tienes, solo observo lo que veo y me parece más sugerente que mirar la tierra que van dejando y las telarañas que se están acumulando.

-Niña, tú estás majara perdida. Me voy, que se me hace tarde.

Y entraron en la casa. Y me dejaron sin final para mi cuento…  

sábado, 18 de noviembre de 2023

616. Los nombres de las cosas

De vez en cuando, después de estar leyendo libros intensos por la temática, necesito algo más ligero en la forma y en el fondo, aunque la ligereza no significa que no diga nada. Debajo de las palabras se puede esconder la ironía, la denuncia y un humor muy peculiar.  Todo eso se mezcla en este libro que sorprende por la libertad, la ausencia de normas en los diálogos y su naturalidad.

Me gustó al verlo en la librería: el título, la portada de Paul Klee, que dice mucho de lo que hay en el interior, y la sinopsis, de la cual copio el primer párrafo.

“Todos los jueves, tres amigos se reúnen en un bar. Uno es director de cine y parece difuminar constantemente el límite que separa lo real de lo imaginario. Otro es novelista, aspira a la máxima libertad posible en la escritura y en la vida y tiene tantas caligrafías como amigas. El tercero trabaja en un ministerio y siente que no sabe casi nada de su esposa ni de su hijo”.

Estos amigos hablan de sus cosas que, como hacemos nosotras, se entremezclan por la necesidad de poner en común la vida de cada uno. En el libro estas conversaciones están ordenadas en treinta y seis temas, que el narrador concluye o entrelaza con los puntos de vista de cada personaje.