viernes, 9 de mayo de 2014

342. Dualidades


El ego superior

Cuando era muy joven solía decir: “Yo”; luego decía: “Yo y Mozart”; luego: “Mozart y yo”; ahora digo: “Mozart”.

Charles Gounod. Del libro de Michael Chejov “Sobre la técnica de actuación”.


-A no ser que el teatro pueda ennoblecerle a uno, convertirle en una persona mejor, hay que huir de él –contestó Tortsov.
-¿Por qué? –preguntaron.
-Porque hay una gran cantidad de bacilos en el teatro, unos buenos y otros terriblemente dañinos. Los bacilos buenos fomentarán en uno mismo el crecimiento de un amor apasionado por lo bueno, lo noble, por los grandes pensamientos y sentimientos.
Constantin Stanislavski “La construcción del personaje”

19 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

La primera reflexión me ha traído a la cabeza eso de que a los veinte años te comes el mundo y a los cuarenta pretendes que el mundo no te coma a ti.
Conforme uno crece, se eclipsa el egocentrismo, está claro.
Besos, tocaya.

virgi dijo...

La lucidez de algunos nos ayuda a comprender el mundo.
Un besazo, querida Isabel

Aquí me quedaré... dijo...

Deja de dar la vuelta a la tortilla y sube al escenario (Risas)

El ego o como quieras nombrarle es necesario mientras uno está en el escenario representando a un personaje.
Si arriba no os sentís los mejores del planeta, lo mejor es quedarse abajo
¿Para qué quedarse abajo pudiendo estar arriba disfrutando?

¿Quien dijo eso?
Pues yo, la dama que ama el Sur.

Un abrazo

Darío dijo...

Ni tan poco ni tan mucho, en su justa medida nos hace querernos. Un abrazo.

Indigo Horizonte dijo...

Personaje en cierta medida... persona el resto del tiempo. El ego... a veces demasiado apuntalado, otras ni siquiera lo suficiente. Todo en su justa medida. Es difícil la tensión entre persona y personaje.

Abrazo enorme, Isabel

LA ZARZAMORA dijo...

Meterse en un personaje cuando ya lo es uno... tal vez sea una manera de alcanzar la humildad.

besos, Isabel.

jordim dijo...

Grande Chejov.

Anónimo dijo...

Opino que para hacer teatro o cualquier otra actividad creativa hay que sentir, amar y, sobre todo, consciente y congruente, entregarte hasta el fondo.Considero que de esta forma, el disfrute es mayor. Amen de dejar el ego aparte y con honestidad ser humilde ante los demás. Amiga, será Martes, 13 y mucha mi---a.¡Bravo! Besos Ave Peregrina

Isabel dijo...

Isabel, o se eclipsa o aumenta, según quien. Abrazos

virgi, y gracias a ella aprendemos. Montón de besos.

Aquí, me subí tranquila y lo disfruté, y lo mejor: salió bien.
Gracias y besos.

Isabel dijo...

Darío, el equilibrio, eso tan difícil de conseguir. Una abrazo.

Indigo, a mí me resulta difícil, a pesar de que si lo miramos bien, el teatro se practica a diario, pero lo que asusta es subirse al escenario.
Abrazos.

No lo sé, Eva. Yo te diría que esa humildad emana de cómo seas como persona en la vida. En el teatro se nota especialmente. Más besos para ti.

Isabel dijo...

jordim, sí es suculento leerlo, se aprende mucho. Bienvenido.

Ave, qué te voy a decir, compañera de fatigas, jejeje.
Espero hayas descansado. Besos

Flavia Company dijo...

Acabo de leer una enseñanza que quizás venga a cuento:

La renuncia lleva en sí tristeza y alegría a la vez: tristeza al comprender la futilidad de las antiguas costumbres, y alegría a causa de la visión más amplia que empieza a desplegarse cuando se es capaz de abandonarlas. Ésta no es una alegría común; es una alegría que da origen a una nueva y profunda fuerza, una confianza, un estímulo permanente que proviene de descubrir que no estamos condenados a nuestros hábitos, que realmente podemos emerger de ellos, que podemos cambiar y hacernos cada vez más libres.

Isabel dijo...

Flavia, gracias por traerla, es esperanzadora. Mi abuela decía que todos los días son días de aprender. En el refrán popular se dice "no te acostarás sin saber una cosa más". Como yo esta noche.
Un abrazo.

Reyes dijo...

Uff,cuánto se dice con poco,eh??
Besos.

Rosa dijo...

Actuar, subirse a un escenario, ser capaz de su, ¿ no son en cierto modo realidades tipicas de los humanos?Sugerir, mentir, soñar, dudar, ser humilde etc.Para muchos es conectar con los demás.Trasmitir, esbozar

sonrisas, hacerte dudar. Para otr@s subir solo el ego . Besos Isa

Rosa dijo...

Ah!! se me olvidaba. Si en el teatro no hay MAGIA, ni ENCANTAMIENTO, no quiero que sólo suba el YO

Isabel dijo...

Reyes, busco cada vez más esa aparente simplicidad. No sé, será la edad, jejeje...

Abrazo gordo.

Rosa, me encanta todo lo que dices, como siempre das en la diana.

Besazo.

Manuel leon dijo...

Hola Isabel, que cosas mas intesantes se leen por aqui en tu costurero, en mi opinion personal y gracias a mi "dilatada" experiencia com actor, jeje, considero el teatro un ejercicio de empatia hacia los demas y hacia ti mismo, asumir ser otra persona me parece que siempre es un acto de acercamiento al otro y a la vez de exploracion personal, creo que todos somos personas a la busqueda de nuestro propio personaje, lo digo en el sentido de ser esa persona que a todos nos gustaria ser. Persona y personaje se realimentan tanto en la vida como en el escenario, me parece a mi. Me paro aqui, un abrazo amiga isabel

Isabel dijo...

Estoy de acuerdo contigo, en cuanto a uno mismo, pero no hay que olvidar que en el teatro y en todo trabajo que requiera el entendimiento de varias personas no siempre es fácil, hay muchos egos en contra, y, a veces, ganas de protagonismo que entorpecen la labor de grupo.
Pero todo eso se sobrelleva si el afán por conocernos y aprender es mayor que todos esos inconvenientes. Además, como bien dices, si hay generosidad ese acercamiento al otro y esa búsqueda personal se cumple.
Y decirte que todo lo que digo no es mío, sino de estos grandes maestros a los que siempre vuelvo para inspirarme.
Espero que sigas con tu enriquecedora experiencia por el bien de todos.
Otro abrazo para ti.