martes, 8 de mayo de 2012

248. La puerta azul



¿Ha observado alguna vez esa puerta? -Preguntó; y cuando su compañero respondió afirmativamente añadió-: en mis recuerdos está relacionada con una historia muy extraña.

Sí, me había ido a la cama como Henry Jekyll, y había despertado como Edward Hyde. ¿Cómo podía explicar aquello? Por supuesto, podía cubrirme el rostro; ¿pero de qué serviría eso, cuando era incapaz de ocultar la alteración de mi estatura?

Y luego, con una abrumadora sensación de alivio, se me ocurrió que los sirvientes estaban acostumbrados ya a las idas y venidas de mi segundo yo.

 R. L. Stevenson “Dr. Jekyll y Mr. Hyde”

17 comentarios:

Eastriver dijo...

Lo mejor de la novela es la naturalidad que transmite. A ratos parece una pesadilla.

Myriam dijo...

Me gusta ese ir y venir del personaje y su alter ego. En la novela está muy bien logrado.

Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es una historia fascinante esta de Robert Luis Stevenson.
Quizá sin pretenderlo, consiguió el gran tusitala ese patrón universal de las dos caras de una persona, de los poderes siempre en conflicto en todo humano: el bien y el mal.

La foto es curiosísima. ¿Dónde estará esa puerta?

Un abrazo bien grandote.

Isabel dijo...

Eastriver, yo veo esa naturalidad como la que se gastan los políticos, que en visperas de elecciones se muestran como corderitos y ahora se les ve su naturaleza.
A ellos me recordó la relectura del famoso librito que no tiene desperdicio.
Gracias y besos.

Myriam, para mí un libro siempre actual.
Abrazos.

Isabel , toda la razón, es un clásico.
La foto es de uno de nuestros viajes, a Manolo le encantan estos detalles, le preguntaré porque ahora no lo recuerdo.
Otro abrazo para ti.

Manuel dijo...

Todos tenemos un yo desconocido...

enric batiste dijo...

Tuve suerte al tener que traducirlo:

Nómadas del tiempo ; 2 - Catàleg de les biblioteques de la UB /All ...
ub.cbuc.cat:2082/search~S1*cat?/sNoeud+gordien/...
Títol, El Extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde / Robert Louis Stevenson ; traducción: Enric Batiste ; apéndice: Teresa Colomer. Publicació, Barcelona : Edebé ...

ethan dijo...

Por lo visto la escribió del tirón en unos pocos días. Un genio, claro.
Un abrazo!

Humberto Dib dijo...

Isabel, me gustó recordar a estos personajes tan particulares de la historia de la literatura.
Te dejo un gran cariño.
HD

Isabel dijo...

Manuel, con lo que cuesta conocerse, cómo no.
Saludos.

enric, una suerte, supongo lo que disfrutarías. Gracias por el enlace.

ethan, y tanto que un genio. Otro para ti.

Humberto me alegro, gracias por pasar.

Freia dijo...

Fantástica sinestesia entre texto, imagen y título.

Un "Bravo" por la costurera que tejió el tapiz. Y un abrazo con él.

Marta dijo...

Todos tenemos un lado oculto!!
Ains, el problema es saber cual de los dos lados es el oscuro...

Abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Es más llevadera la novela que la realidad.
Niña, nunca engañaron a nadie. Hubo el morbo de dejarse engañar.

Tefelicito por la entrada y por favor, felicita de nuevo a Manolo por su foto que me suena al Sur, mucho más al Sur de tu pueblo

Besos

Isabel dijo...

Freia, la verdad es que a la imagen, que me encanta, le hice un micro pero no me convencía, y como estaba releyendo este libro que tenía perdido, pues eso, que me vino bien.
Gracias por tus palabras y besos viajeros.

Marta, mejor no buscarlo mucho, por si las moscas.
Abrazos

Aquí, nos hemos cruzado, vengo de tu blog. Le preguntaré, pero no he tenido todavia la oportunidad de ir mucho más al sur.
Besos.

Aquí me quedaré... dijo...

Sonrisas...

Ya lo he visto y te estoy preguntando...

Un abrazo

virgi dijo...

Es que los sirvientes también tienen trocitos de esa dualidad.
Nunca sabremos cuando nos saltará fuera el Otro.
Besos, Isabel

LA ZARZAMORA dijo...

De poco sirve cubrirnos el rostro, si más tarde o más temprano aflora ese yo cruel y déspota que todos llevamos dentro.

Besos, Isabel.

Isabel dijo...

Aquí, ahora veo, recuerdo que te la di en tu blog.
Besos.

virgi, tienes toda la razón. Abrazo.

Eva, mejor ir a rostro descubierto, total siempre nos encuentran, hasta en la red.
Más besos para ti.