lunes, 27 de febrero de 2012

238. Heladas

Ellas también se quedan heladas cuando el exterior es adverso.

Menos mal que, como casi siempre, alguna flor silvestre nos indica que de lo más baldío puede surgir algo bello.

21 comentarios:

ethan dijo...

Vaya cambio! Un "antes y después" escalofriante, menos mal que parece que revive.
Un abrazo!

Eastriver dijo...

El milagro de la primavera, que dijo Machado...

Juglar dijo...

Unas fotos preciosas que, además me inspiran una gran ternura.
Me sucede lo mismo con los cactus, aparentemente feos y áridos y punzantes y se derraman y nos ofrecen unas flores que son un privilegio contemplarlas.
La belleza surge en cualquier paisaje.
Un abrazo cariñoso, Isabel.

virgi dijo...

Parecen secas, pero esconden la vida con una serenidad envidiable.
Besos besos

claudia dijo...

A mí se me han helado varios cactus, algunos de mis preferidos, una pena, aunque todavía tengo esperanza de que revivan.


bss

VERONICA LEONETTI dijo...

Siempre acabamos resurgiendo.

emege-e dijo...

No me gustan las comparaciones, las dos me parecen hermosas, la Naturaleza es sabia, dejemósla actuar. Un fuerte abrazo.

Maria Dolors dijo...

Era hermosa, el tiempo la estropeó,
ahora parece una escultura, también
tiene su encanto, pero la vida
sigue, y nos lo muestra en esta preciosa florecilla blanca, que
con su humildad, quiere captar
toda muestra atención...y lo
consigue.

Un abrazo Isabel.

enric batiste dijo...

No habrá nada baldío que no sea
semilla de promesa por vivir...

Abrazos de los tiempos sin heladas

Myriam dijo...

Preciosa enseñanza de la madre Naturaleza....

Besos, Isabel

Elvira dijo...

¡Qué penita! ¿Rebrotará? Porque la de la flor no es la misma, ¿o sí? Besos

LA ZARZAMORA dijo...

La esperanza siempre suele asomar su naricita...
Besos, Isabel.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ese resurgir es emocionante y nos demuestra que siempre debemos seguir hacia delante, levantarnos tras la caída, pues nada frena el impulso imparable de la vida.
Un abrazo, tocaya.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ojalá eso "bello" que puede surgir de lo feo pueda asociarse, en breve, a un ámbito socia. Besos, querida amiga.

Gemma dijo...

Desde luego, a mí me encanta regar las plantas cuando se ponen secas o simplemente algo pachuchas. Verlas renacer (a florecer no llegan de momento) es un placer enorme para mí.
Qué secuencia más bella y esperanzadora.
Abrazos, Isabel

mjromero dijo...

Incluso lo baldío muestra belleza.
Un abrazo.

moonlight dijo...

asilvestrado y lindo post.

giovanni dijo...

Acabo de ver que en Zürich hará 21 grados mañana. Y en Sevilla?

Besos

José Luis Ríos Gabás dijo...

Me gusta esta serie, Isabel. Es simple pero directa, e ilustra muy bien lo que comentas.

Un saludo

Sue dijo...

La vida se abre paso, sin duda, con frío o calor.

Un beso.

Isabel dijo...

Aquí parece que ya se han acabado las heladas, debería de llover, pero ni eso.
Ventajas: se está estupendamente al sol porque no quema como en verano.

Siento no haber sido más explicita, sigo sin saber qué es esta planta que se ha helado, la florecilla es silvestre y persistente, y nace en cualquier sitio, tampoco tengo ni pajolera idea.

Pero sí quiero daros las gracias por apreciar mi verdadera intención: si estamos atentos surge la belleza y la esperanza donde menos lo esperamos.

Abrazos.