viernes, 6 de noviembre de 2009

104. Contra las cuerdas

La temperatura del otoño no era la normal en la playa, hacía calor. Paseaba, cuando me llamó la atención una señora mayor hablando enfadada.

-Venga, Susi, por favor, ¡camina que es tarde!

Vi a Susi cómo se resistía. Su intención era la de esperar a alguien, pese al esfuerzo por seguir caminando que hacía la señora de aspecto agradable.

Seguí andando unos pasos más; miré hacia atrás, la situación no había cambiado, pero al volver por el mismo camino Susi se había calmado y se mostraba feliz.

Quien no parecía estarlo era el señor de pelo blanco y delgado, que ahora las acompañaba. Se veía muy alterado. Justo al cruzarnos se dirigió a mí.

-Se ha dado cuenta ¿verdad? La he visto antes, mientras alejado de mi mujer conversaba con un amigo, usted contemplaba curiosa la situación.

Esto lo dijo sin mirarme, sólo tenía ojos para Susi, y señalándola siguió.

-Ella, ella es la que tiene la culpa de que mi mujer y yo no nos separemos, sólo está feliz cuando estamos juntos.

El tira y afloja estaba ahora completamente trasladado a la pareja mayor. Ambos, en un exceso de confianza sin apenas conocerme, hablaban a la par, enzarzados en demostrar que cada uno en sus deseos no era complacido por el otro. Si de algo se mostraban seguros, era que el poco tiempo que les quedara por vivir, no querían utilizarlo haciendo aquello que no les gustaba.

Y allí estaba yo, contra las cuerdas, sin poder emitir una media sonrisa a pesar de que la situación resultaba algo cómica en apariencias. Porque era Susi quien les había puesto, si no la soga al cuello, sí a los pies.

Susi, como si no fuera con ella, movía presumida el moñito de su cabeza en brazos de su amo, mientras su ama le acariciaba el pelo.

20 comentarios:

Malena dijo...

Diplomacia e inteligencia, las de Susi...

Bss,

Malena

Freia dijo...

¡Qué delicia de historia!

Un abrazo, Isabel

Gemma dijo...

A mí también me ha gustado mucho. Me encantan esos abuelitos que fingen discutir para distraerse un algo... ;-)
Un abrazo

Isabel dijo...

Y tozuded, Malena, esto que cuento es verdad,sucedió y a veces te quedas helada con la actuación de los animales.

Besitos

Freia, para mí también fue una delicia conocer a esas personas tan comunicativas y agradables. Tengo pendiente tu profundo escrito...

Besos animosos

Gemma, me encanta que te guste, seguro que tú también hubieras disfrutado con ellos.

Besos cariñosos

June dijo...

Maravilloso . Jajaja. Te quedaste conmigo totalmente ;
muy bello.
Besitos.

Isabel dijo...

Bueno, June, no pretendía quedarme con nadie, pero si mantener el misterio para que la foto del enlace resultara mas graciosa.

Gracias y besos.

emege-e dijo...

Encantadora situación la que presenciaste. Creo que sólo las personas de cierta edad, faltas de comunicación, son quienes desean mantener ese hilo con el mundo que les rodea. Son muchas las que buscan esa compañia fiel que, reciprocamente, se procesan cariño y alegrias.

Isabel dijo...

La verdad, emege, es que fue un momento de comunicación poco usual, pero muy agradable.

Besos

Miguel Baquero dijo...

¡¡Qué perrita más preciosa!! Tiene cara, además, de buena persona

Isabel dijo...

Pues sí, Miguel, y pegamento, jeje...

Gracias por pasar, y espero siga la mejoría.

uve dijo...

gracias Isabel!
y gracias también por pasar!

Richi dijo...

Querida Susi:
Afortunadamente, cada vez somos más los que tenemos una familia que nos cuida y que nos quiere.
Hoy cumplo 1 año y soy el cachorro más feliz del mundo.
Ya veo por tí, lo que somos capaces de hacer por nuestros dueños.
Ojalá todos protegieran a nuestra especie como a nosotros.

Un super guau: Richi.

Paloma dijo...

El escrito es una dulzura, digno de aparecer en el El País Semanal hoy mismo. Y el comentario de Richi, genial!!
muchos besos tita.

Isabel dijo...

Claro que sí, Paloma, me ha sorprendido la carta de Richi, claro que ¡viniendo de la mano que viene...! Deliciosa, tierna y certera.

Abrazos fuertes a las dos, y feliz cumple a Richi.

ana-erre dijo...

Muchas gracias por darme la bienvenida, a ver si esta vez me quedo con más fijeza, veo cosas my interesantes por aquí. Tu blog ha crecido y se ha hecho todo un hombre, le pretenden muchas damas, hasta algún caballero, y no me extraña, es hermoso, cuenta cosas bonitas como la historia de hoy, la de Susi. Y es qu tu blog tiene una labia...
Enhorabuena por continuar en tu línea de trabajo, elegante, discreta, con clase.
Un besazo gordo!

NáN dijo...

Qué bien estructurado está el relato. Cuenta estupendamente la estupidez humana y me advierte contra un peligro cercano que espero evitar, como de joven deseé evitar otros y lo conseguí.

No me extraña nada la calurosa recepción que ha tenido.

Un beso, Isa.

Isabel dijo...

Ana, contar lo que sucede a nuestro alrededor no creo merezca elogios, pero cómo no agradecerlos.
Muchas gracias, me animas con tus palabras.

Un abrazo.

NáN, siempre nos descubres cosas con tu mirada.
Como le dije a June, sólo pretendí no decir demasiado pronto quién era Susi.

Por lo demás no sé si está bien estructurado.
Me gusta ver lo que has visto, valga la redundancia.
Más que los halagos, lo que realmente me interesa de las opiniones, son las críticas constructivas y las interpretaciones de cada persona; esas otras miradas, de las que aprendo y que tanto enriquecen lo escrito.

Besos y gracias.

Anónimo dijo...

Isa, me ha encantado. Este tipo de relatos me hace disfrutar muchísimo. Hay que plasmar todo eso que, seguro, a dirario nos sucede y que corazones como el tuyo, mente y mano diligente, no puede dejar pasar desapercibido.
¡Muy bueno!. Uva.

COLOMBE dijo...

un texto tan rico en color...me imagino la escena... enhorabuena por tu talento de narracion
si tienes la ocasion intenta ver la pelicula de Pierre GRANIER-DEFERRE 1971 : " le chat "( El gato) con Simone SIGNORET y Jean GABIN.
un abrazo muy fuerte

Isabel dijo...

Tomo nota, Colombe.
Otro gran beso para ti.