viernes, 9 de diciembre de 2016

426. Ir más allá

Si Brecht había tratado de transformar el aparato institucional del teatro, Augusto Boal lo concibió fuera de las instituciones: cualquier lugar era un lugar para el Teatro del Oprimido, puesto que el teatro es una propiedad humana que permite que el sujeto pueda observarse a sí mismo, y a los demás, en acción.

Si Brecht hizo conflictiva la oposición del espectador y del productor (es decir, los actores, músicos, etc.) e intentó abolir la división entre representación y público, Boal introdujo en el teatro las innovaciones estructurales necesarias por las que no había actores ni público, sino los que actúan y los que observan activamente.

Si Brecht sustituyó la representación por una situación dramática que había que resolver, Boal convirtió la escena en un laboratorio para la investigación social en el que lo representado era una hipótesis dramática que había que desarrollar y reconstruir permanentemente.

Si Brecht trató de establecer un método de pensamiento con el modelo de las piezas de aprendizaje, Boal construyó un método conflictivo con el que afrontar la vida.

Nadie ha ido tan lejos de Brecht ni ha desarrollado tanto las posibilidades de un teatro crítico. El Teatro del Oprimido muestra la naturaleza social, la materia ideológica de la que estamos hechos, y no lo hace para interpretarla, sino para transformarla.

Actores somos todos nosotros, el ciudadano no es aquel que vive en sociedad: ¡es aquel que la transforma!


Ahora acaba la ficción que hacemos en el día a día. Cuando crucemos esos bambúes, allá en el escenario, ninguno de vosotros tiene el derecho de mentir. El Teatro es la Verdad Escondida”.

Más aquí. Y aquí.

10 comentarios:

Noite de luna dijo...


Allí arriba, entre tres paredes, no existe la mentira. Permite a cada persona descubrirse sin tapujos.

Me he leído los artículos de un tirón. Gracias.

Un abrazo

enric batiste dijo...

Más allá del discurso interactivo
dramático y creativo más humano...

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy completo e interesante, Isabel.
Un abrazo muy grande.

virgi dijo...

No conocía a Boaal, Isabel, qué bien que lo hayas traído, me reconfortan estas cosas, aún cuando parece que el mundo va a peor, a que los oprimidos vayan aumentando cada día.
Un fuerte abrazo, cielo.

Isabel dijo...

Noite, yo no paro de leer todo lo que pillo sobre teatro, pienso que es un arte que lo engloba todo. Incendies viene en enero a Sevilla y no podré verla, estaré fuera, y no sabes cuánto lo siento. Me hubiera gustado verla en teatro, en cine hace años que la vi y me impresionó.
Me alegra que te haya gustado el post.
Abrazos.

Isabel dijo...

enric, espero que a pesar del futuro robotizado no perdamos la humanidad, el final se precipitaría.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Isabel, tocaya, me alegra tu interés. Gracias y abrazos.

Isabel dijo...

virgi, pues no sabes la alegría que me da habértelo descubierto. Augusto Boal le pasó el testigo a su hijo que es el que sale en el vídeo.
Abrazos.

Myriam dijo...

El cierre es genial, claro que sí e
el teatro tiene mucha verdad escondida. De ahi la importancia de lis dramaturgos, como estos dos grandes.

Muy felices fiestas psra ti y los tuyos, Isabel. Y que el año nuevo tectraiga mucha bonanza, alegrías y salud.

Besotes

Isabel dijo...

Myriam, me alegra te guste. Mis felicitaciones y buenos deseos también para ti y tu familia.
Abrazos.