sábado, 8 de noviembre de 2014

358. Moscas en noviembre

No me recuerdo en este mes matando moscas todavía. Es levantarme del sitio en el que escribo y acudir todas a él, a la ropa que dejo, al ratón del ordenador. ¿A qué sabré? ¿Hay alguien ahí que sepa a qué se sabe, alguien a quién sus articulaciones les permitan probarse todavía como los bebes se chupan el pie?
Aquí en mi pueblo, especifico porque en la ciudad no hay moscas, pájaros muchos, son los mejores ocupas de los árboles, pues aquí desde niña oía decir que los mosquitos y las moscas acuden a picar las sangres más dulces. Mentira porque la sangre la tenemos cada vez más amarga de tanto hartazgo y abusos.

Investigué y se me descubrió otro mundo: el de las bacterias, son las bacterias del sudor a las que acuden los mosquitos, pero sigo sin saber que les atrae a las moscas de mis ropas, ¿alguien me lo puede explicar? Lo que sí es cierto es que mi sangre puede que haya cambiado hasta de color de lo indigná que estoy por lo que nos han robado y culpado por “vivir por encima de nuestras posibilidades”, mira tú, ¡años comiendo pipas frente a la tele para pagar el piso, mientras ellos se lo llevaban calentito! Además del coraje que me da que me interrumpan las moscas al escribir y no digamos al cocinar, me pregunto si me estoy volviendo una asesina, por la inquina y la maestría con que manejo la paleta para matarlas. Mira que si es fácil hasta matar de un paletazo a alguien que te miente hasta cuando pestañea y se pone bizco...

Iba a matarlas, pero no he podido.

16 comentarios:

enric batiste dijo...

¡La paleta en la mano, por si acaso
haya que repetir que somos libres!

Abrazos ciudadanos otra vez

Nieves dijo...

El spay matamoscas y cañonazos vivos!!!

Yo hace dos meses que no veo moscas..

Saludos!!!

Elvira dijo...

¿Te ha dado pena interrumpir su buen rato? Jaja!

Un beso

Isabel Martínez Barquero dijo...

Le leí a Vila-Matas que no hay autor que se precie que no haya escrito sobre las moscas (recuerdo ahora mismo a Antonio Machado y Augusto Monterroso). Y es que las siempre molestas moscas nos sacan de quicio y despiertas nuestros instintos homicidas. Bueno..., y qué decir de las moscas corruptas que nos chupan la sangre...

Evocadora entrada, Isabel.
Un beso.

virgi dijo...

A mí me sacan de quicio, sin llegar a asquearme como las cucarachas. Lamentablemente, querida Isabel, prefiero a ambas antes que a todos estos ladrones que nos chupan la sangre, la vida, las ilusiones, los derechos.
Un abrazo bien gordo

Isabel dijo...

enric, nada no se enteran, siguen a dios rogando y con el mazo dando, siempre a los más débiles, claro.
Abrazos de vuelta.

Isabel dijo...

Nieves, será donde tú vives. Yo espero que ahora que ha entrado el frío por el sur se vayan o se mueran.
Besos

Isabel dijo...

Sí, Elvira, esta foto es de principios de verano que es cuando procrean, y he comprobado que lo único que soy capaz de matar son mosquitos y las moscas, cuando se ponen pesadas, pero ya ves me dio penita, jejeje. Más besos para ti.

Isabel dijo...

Isabel tienes razón,y me encanta el principio de Monterroso:
"Había una vez una Mosca que todas las noches soñaba que era un Águila", más en:http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/monte/la_mosca_que_sonaba_que_era_un_aguila.htm
También Horacio Quiroga tiene el suyo:http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/quiroga/las_moscas.htm
Gracias, tocaya, por recordármelos porque el de Machado a todavía desde pequeñas nos suena.
Los que nos chupan la sangre son como las verdes de Quiroga.
Gran abrazo.

Isabel dijo...

virgi, una vez más estamos de acuerdo.
Otro igual para ti.

Anónimo dijo...

Te sigo, amiga. Abrazos. UVA.

Isabel dijo...

Y yo tan contenta. Gracias y besos, Uva.

Anónimo dijo...

Amiga, yo también soy una víctima más de las moscas, repugnantes insectos que vuelan, se posan y succionan en los estercoleros y después se posan sobre los exquisitos pasteles que ofrecen una exquisita mordida. Desgraciadamente, estas moscas y, también, moscones disfrutan de una vida larga y cómoda a costa de sus "picaduras". No hay insecticida que las haga desaparecer, sino todo lo contrario, se multiplican.
Besitos. Ave Peregrina

Isabel dijo...

Ave, por fin este fin de semana no he encontrado ninguna que me quiera, de hecho miro alrededor y parece que la lluvia ha acabado con ellas. Estoy contenta porque hay cariños que matan.
Besos.

Anónimo dijo...

Aprende a redactar

Isabel dijo...

Anónimo, en eso estoy, de hecho tengo una etiqueta que lo pone "Aprendiendo a escribir". Pero ya que tú debes saber podías haberte identificado y decir qué tendría que corregir, que menos ¿no?
Los comentarios de anónimos que publico, lo hago porque sé quien hay detrás del mismo. Contigo he hecho una excepción, por ser la primera vez, pero si persistes, lo dicho, dime quién eres y, por favor, que la crítica sea constructiva para seguir aprendiendo.