domingo, 2 de noviembre de 2014

357. A tu lado

Al lado tuyo, pero no
de tu mano: así te miro
andar por el jardín
de verano: las cosas
que no pueden moverse
aprenden a mirar. No necesito
perseguirte a través
del jardín; en cualquier parte
los humanos dejan
señal de lo que sienten, flores
esparcidas en el polvo del camino, todas
blancas y doradas, algunas
levemente alzadas
por el viento de la tarde. No necesito
seguirte adonde estás ahora...

http://amediavoz.com/gluck.htm

26 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

A tu lado y soltándote la mano, me parece una opción de las mejores.
Y sí, demasiadas huellas dejan los humanos como señales y no siempre son tan bellas...

Besos, Isabel.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Bonito poema, Isabel. Me gustó especialmente lo siguiente:
"las cosas
que no pueden moverse
aprenden a mirar".

Dejamos huellas, como dejamos versos, retazos de sensibilidad.

Un abrazo.

Darío dijo...

Es un poema de Gluck??? Es ciertamente precioso... UN abrazo.

Indigo Horizonte dijo...

Huellas indelebles de lo hermoso.

Teresa dijo...

Muy lindo Isabel. Besos.

tránsitos dijo...

Muy hermoso. Un abrazo, Isabel,

Anónimo dijo...

Qué bonito¡¡ Se imagina una mil cosas. Besos de UVA.

Isabel dijo...

Zarzamora, a mí también, andar sola, a veces tambalea pero siempre recompensa.
Besos gordos.

Isabel dijo...

Isabel, sí, yo creo nos miran, a mí también me encantó esta frase de esta genial poeta.
Precisamente a esas huellas, que no hacía falta nombrar, iba dedicado el poema.
Abrazos

Isabel dijo...

Darío, como habrás visto ya (siento contestar tarde) por la dirección de donde lo tomé, este poema es de Louise Gluck y me gustó mucho al leerlo por primera vez porque sentí como si atravesara esa sencillez a la que me cuesta tanto llegar al escribir.
Otro abrazo de vuelta.

Isabel dijo...

Sí, Indigo, intentando, no tan bien como tú, buscarlas para alimentarnos.
Besos.

Isabel dijo...

Gracias, Teresa. Un abrazo.

Isabel dijo...

tránsitos, qué alegría verte por aquí, en una de mis visitas a tu blog intenté opinar pero mi buscador no me dejaba, hoy creo haberlo conseguido.
Gran abrazo.

Isabel dijo...

Uva, no dejes de escribir lo que imaginas para deleitarnos con su lectura, venga ya niña que ya te toca.
Abracitos

Anónimo dijo...

Es muy gratificante poseer y poner en practica otras vias de acercamiento como las sensoriales aparte de la fisica o sin ella. Lo comparto. Besos

enric batiste dijo...

El rastro de los pasos, las miradas...

virgi dijo...

Es una delicia leerte, Isabel.
Un beso gordo.

Isabel dijo...

enric, qué bien verte por aquí. Los pasos de los que ya no estaban y la mirada del huerto viejo me llevo a escoger estas bellas palabras de esta poeta.
Una abrazo.

Isabel dijo...

Anónimo, siento que tu nombre apagado me ha hecho saltar contestarte. Aunque me imagino quien eres, eso sí.
Yo voto por no abandonar ninguna vía.

Isabel dijo...

virgi, el sentimiento es mutuo y lo sabes.
Abrazo de oso.

Rosa dijo...

Isa la anonima soy yo, rosa

Josep Vilaplana dijo...

Como siempre una suma de placeres el leerte, Isabel.

Desde los silencios que la primera nevada de este invierno ha esparcido, un abrazo enorme.

Isabel dijo...

Rosa, me lo imaginé. Gracias y abrazos.

Isabel dijo...

Josep, para mí es que paséis por aquí, aunque sea una sola palabra, me encanta ver vuestros nombres.
Tus silencios de nevadas me traen imágenes de pueblos blancos como los nuestros. El fresquito que viene de esas nieves tuyas nos empujan a las que somos frioleras a refugiarnos en nuestras mesas camillas que tan bien se prestan a las charlas.
Más abrazos de vuelta.

Anónimo dijo...

Hermoso poema dedicado a la ausencia, a sentimientos y nostalgia de un pasado que nunca es lejano. La esperanza de reunión en un futuro. Un fuerte abrazo. Ave Peregrina

Isabel dijo...

Ave, elegí el día y el poema me eligió a mí.
Abrazo enorme de vuelta.