viernes, 28 de septiembre de 2012

268. Transparencias

Píldoras de colores como cuentas de collar y una mano buscando dentro.
-¿Cuál le tocará ahora? -Se le escapa en un murmullo al señor sentado enfrente.
Eva busca en el bolso transparente de sus medicinas, mientras él no deja de observarla.
Saca una barra y, sin espejo, en un gesto automático perfila sus labios con su color preferido: cereza.
Él no sabe donde mirar para escapar de su sonrisa.

21 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Y es que es muy difícil escapar de una sonrisa, y más si va enmarcada en la jugosidad del color cereza.
Un abrazo, Isabel.

Maria Dolors dijo...

La eterna coqueteria femenina...

Un abrazo.

ethan dijo...

Bonita fotografía, me refiero a la parte escrita.
Un beso.

Susana Camps dijo...

Preciosa escena íntima, robada con guante blanco.
Besos

Darío dijo...

Sonrisa magnética, inevitable...

Marta dijo...

Hermosa escena digna de una señorita.
Un abrazo

Ladelmedio dijo...

Ah, qué gozada de instante!!

Sue dijo...

Qué bonito final.

Besos.

COLOMBE dijo...

las sonrisas valen mas que las pildoras !

Josep Vilaplana dijo...

De algunas sonrisas es imposible escapar, de otras es cuestión de vida o muerte el alejarse de ellas. Eso por no hablar de las estúpidas máscaras y de los rictus políticos, nada aconsejables sin duda.

En lo referente a la sonrisa de tus palabras, Isabel, es cosa de agradecer.

virgi dijo...

Los bolsos femeninos, cofres mágicos llenos de recursos.
Muchos besos, también la sonrisa que se me ha escapado al leerte.

Elvira dijo...

Me ha encantado, en serio. Beso y sonrisa

Anónimo dijo...

¡Cuántas cosas y casos ocurre en el oscuro interior de un bolso! Además de que las manos de una mujer saber rebuscar sin armar alboroto. Y... ¿cuántos secretos y recuerdos...? Es el objeto oscuro más deseado, sobre todo por los curiosos. Un fuerte abrazo. Ave Peregrina.

Índigo dijo...

Impacta el final. Un abrazo, Isabel, y gracias. Saludos y añiles.

Índigo.

iliamehoy dijo...

Trazos precisos y seguros.... tu relato y el perfil de sus labios.
Una sonrisa

giovanni dijo...

Estará más segura o menos con ese color cereza? Y ya sabe como pintar sus labios sin espejo? Nunca sobrepasa un poco?

Besos

Isabel dijo...

Bueno, ya es hora de que pase a otra cosa y quite esta foto tan horrorosa, fue un arreglo que hice porque no tenía a mano la que yo quería, y es que teniendo tantas fotos nuestras me resisto a buscar en internet.

“Lo fundamental tiende a ser o a volverse invisible”, esta frase es de Antonio Muñoz Molina, la leí en un artículo suyo.
Y en este gesto observado de pintarse los labios, quise ver otros muchos en mujeres que surgen a través de las arrugas y los achaques, y, sin resignarse, les ponen ilusión a la vida.

Gracias por vuestras sonrisas y la complicidad del gesto.

ABRAZOS.

LA ZARZAMORA dijo...

:)
Siempre hemos de llevar esa barra de labios, y si es de cereza, ya... no hay sonrisa que se resista.

Besos, Isabel.

Isabel dijo...

Zarzamora, yo la mía es verdad que la llevo al lado de mis pastillas, jejeje.

Más besos.

Gemma dijo...

Buea y bella estampa. Parece un micro escrito al sesgo.
Besos, Costurera

Isabel dijo...

Gracias, Gemma, tu opinión cuenta mucho para mí.

Abrazos