miércoles, 19 de septiembre de 2012

267. Verano casi otoño




Mientras tendía, un vientecillo que anunciaba frescor repetía un mantra en su interior.
-¿Qué dices? -Pregunté en voz alta mientras colocaba bien estiradita su cara cuadrada.

  -No me laves tanto, que voy a perder hasta la pelusa -contestó ella sacándome la lengua.
Para Espe con cariño.

21 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué simpática manera de recordarnos que estamos, casi, en otoño. Para mi gusto, la estación más hermosa.
Un abrazo casi otoñal, Isabel.

Freia dijo...

Delicioso.

Sí, me temo que los días cada vez más cortos nos llevan de lleno al otoño.

Un beso grandote, costurera.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Bienvenido ese agradable fresquito otoñal, me refresca y despeja,se acerca el otoño y me dejo invadir por su luz.

Besos Isabel

Elvira dijo...

Hoy he visto una seta en mi jardinera. Sí, ha llegado el otoño.

Besos

espe dijo...

Mi mantaaaaaaaaaaaa... jijijijij... ay que gustito! No hay nada mejor en el mundo que taparse con una manta
Un beso muy grande

Marta dijo...

Sí, ya se nota el aire de otra manera. Aunque siga habiendo Sol la brisa es fresquita y el color de los rayos diferente!

Jejeje
Me encanta el otoño!

Myriam dijo...

¡jajajaja muy gracioso!

Besos, Isabel

Darío dijo...

Hasta la transparencia...Un abrazo.

Maria Dolors dijo...

Me gusta mucho el otoño, y tu nos
recuerdas que ya está muy cerca con tu habitual simpatía.
Un abrazo.

Josep Vilaplana dijo...

En Andorra el otoño dura una tarde, a lo sumo dos. Eso, más las consecuencias de la fecha que refleja mi D.N.I., hace que cada día aprecie más las mantas de todo tipo y pelaje.

También aprecio, y mucho, el calorcillo de tu blog.

virgi dijo...

Las mañanas y los atardeceres de otoño son deliciosos. Parece que la manta es feliz ahí colgada, esperando las nubes ambarinas.
Besitos

(* dijo...

Llevaba unas semanas a caballo entre una estación y otra. Seguía haciendo un horrible calor, pero mi mente ya crujía como las hojas, o al revés, requería de una mantita pero yo pensaba en el asueto vacacional... Hoy, precisamente hoy, está siendo mi primer día de otoño sin el casi, me lo dice el paisaje de mi ventana, me lo dicen mis pensamientos, este deseo de recogerse y encauzar.

Ladelmedio dijo...

Qué entrada tan genial! Me encanta. Y que venga el otoño también me gusta, el aire fresquito y las mantas en el sofá. Uhmmm!

Elena Casero en Veges tú dijo...

A mi me encanta el otoño. Has escrito una entrada encantadora.

Besos

Sue dijo...

El otoño está bien, lo que me gusta menos es el invierno. Por lo triste y el frío, pero se me pasará.

Un beso Isabel.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Me gusta, Isabel, las fotos y el texto.

Un abrazo

VERONICA LEONETTI dijo...

Adoro el otoño y dejarme llevar por el viento...

saltar del tren dijo...

Perder la pelusa es casi perder la identidad...

Un abrazote

Isabel dijo...

He vuelto de un viaje y de nuevo cosas por hacer.

Os agradezco de veras vuestra participación en esta invitación al otoño.

Hoy ha llovido a cántaros aquí y es como si también el invierno se me hubiera echado encima, pero está bien recordar el pim, pam del agua.

Gracias y besos.

Y gracias a la dueña de la manta por entrar.

LA ZARZAMORA dijo...

Una joyita este conjunto.

Me encanta esa manta y su mantra...

;-)

Besos, Isabel.

Isabel dijo...

Zarzamora, es muy chula y la que se tapa con ella también, y sí, funciona como como un mantra porque te abriga.

Gracias por pasar.

Un fuerte abrazo.