jueves, 13 de octubre de 2011

217. Aniversario

Hace tiempo que no lo celebran, pero él siempre deja dos botellas llenas por si a ella se le ocurre pasar.

38 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

¿Por qué no pasa ella?

Besos

virgi dijo...

Vivimos de sueños...
Besitos

Elvira dijo...

Muy romántico.. Y la foto me encanta.

Un beso

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ay, respiro una cierta tristeza, pero una tristeza muy hermosa en este micro que sugiere tantísimo con una sola frase.
Me gustan los bancos, me gustan los parques, me gusta tu foto.
Abrazos.

Cabopá dijo...

Me gustan los hombres detallistas...Esperar con las botellas llenas es de agradecer.
Besicos.

giovanni dijo...

Tanto la foto como el texto me intriga.

Un beso

Txema dijo...

Buena foto y mejor texto.

Saludos

ethan dijo...

El hecho de comprar las botellas, dejarlas llenas a la espera, demuestra que se acuerda de ella, y de cómo lo celebraban antes, eso es lo importante.
Saludos!

Susana Camps dijo...

Cuánta nostalgia en una sola frase... Me parece fenomenal todo lo que evocas (todo lo que puede evocar a cada lector, según la experiencia propia). Un breve de lujo.
Abrazos.

Isabel dijo...

Aquí, seguro que a ti se te habrán ocurrido mil cosas. Dejé la frase abierta para que si alguien quería participar lo hiciera.
De todas formas te doy mi versión: la imagen es fiel, la encontramos así y me sugirió la separación de una pareja muy joven. Él es una persona detallista que intenta dejar de beber como lo hizo ella. Cada día compra dos litronas, las abre y las coloca llenas para cuando ella le de su paseo matinal al perro piense que lo está dejando.
Pero no cuenta con el olfato del perro que lleva a su dueña a comprobar que cada día se las bebe y las rellena en el agua de la fuente.

Claro que también puede no pasar de "jartita" que quedó.

Más besos para ti.

virgi, ójala no se nos acaben, sería como morir con más rapidez.
Un abrazo.

Elvira, me gusta que lo hayas visto así, la verdad es que no quería dar otra imagen más de tristeza como en el relato anterior por eso lo dejé inacabado.
Más besos.

Isabel, tienes razón, menos mal que al escribir podemos dar una vuelca de tuerca a la realidad.
Otro abrazo.

Isabel dijo...

Cabopá, buen ojo, como el que empleas al captar esas bellas imágenes con tu cámara.
Besos para ti también.

giovani, me encanta que te intrigue, seguro imaginarás una buena historia.
Besos.

Txema, se lo diré al fotógrafo, gracias por los dos.
Saludos.

ethan, me gusta tu versión, recordar lo bueno es estupendo.
Saludos.

Susana, tenía mis dudas al dejarlo tan simple, pero me animó el que siempre aprendo de vuestros comentarios y si a ti te parece bien, yo contenta.
Otro abrazo para ti.

NáN dijo...

Está muy bien dejar finales tan abiertos para que cada uno se imagine lo que quiera: ¿dónde estarás ahora que no estás donde a mí me gustaría que estuvieras?

Francesc Cornadó dijo...

Bellísima foto, parece un otoño que no es.
¿Al lado de las dos botells deja un poema secreto, o un suspiro de tristeza posado en el banco?
salud
Francesc Cornadó

La Zarzamora dijo...

Y en ese banco sortearán al destino tanto él como ella consumiéndose en esos días de vino y rosas...

Besos, Isabel.

Freia dijo...

Pues me quedo con su micro y la foto y me Alejo algo de la historia de "vino y rosas" que la inspiró. Mi imaginación me había sugerido algo mucho más romántico y generoso.
¡Ay la realidad, que nos descabalga de los sueños tan a menudo!

Un abrazo muy fuerte,

Aquí me quedaré... dijo...

Tienes toda la razón. Mi imaginación se desboca con textos de ese tipo.

No la he seguido porque no tenía puntos suspensivos

Beso

Ardilla Roja dijo...

Hola Isabel:

Me ha costado entender el mensaje de esta condensada historia.

Me parece muy triste; pero a la vez muy bello. Las circunstancias no son siempre las mejores.

Un abrazo

Ardilla Roja dijo...

Ahora he leído tu comentario. Yo he imaginado un hombre y una mujer que no comparten mas que su mala suerte en la vida. Ambos sin familia, sin pareja, sin trabajo, sin casa...

Por casualidad compartieron botellas ese banco. Y desde entonces; aunque no tengan nada que celebrar, cada año al llegar el otoño él deja una botella para ella.

Isabel dijo...

NáN, ¿cuántas preguntas caben en una sola frase? ¡Si pudiésemos contestarlas todas!
Yo prefiero preguntarme, como tú.

Francesc, ¡Qué poético!
¿Cómo sería el que tú dejarías? Pero, claro, si es secreto se nos ha escapado como en un suspiro.
Salud.

Zarzamora, sortear el destino me gusta y burlarlo para robarle momentos de felicidad.
Más besos felices.

Freia, me has dejado con las ganas de saber tu historia.
A mí el otoño me pone triste y si miro a la realidad que nos rodea...
Pero enseguida me sobrepongo. Prometo escribir o mostrar algo más alegre, hay que convertir la tristeza en alegría para seguir luchando.
Un gran abrazo.

Aquí, otra vez pondré los puntos, se me olvidaron. Besos.

Ardilla, me alegra leerte. Tu versión me gusta y se aleja un poco de la tristeza.
Gracias por participar y besos.

Freia dijo...

Isabel, yo creo que cuando toca tristeza, toca. Y no es malo sacarla a pasear de vez en cuando, siempre que no acabemos regodeándonos en ella.

En cuanto a la historia que me sugirió, era más romántica pero no menos triste. Eran las palabras de quien es el único en esperar algo que todos los demás saben que ya no es posible. Las de quien, a pesar de ser abandonado, no guarda rencor ni despecho y sigue esperando el imposible.

Un abrazo bien fuerte y todos al 15O.

Ladelmedio dijo...

Bravo, bravo!!! Cómo me gusta!
Una ráfaga de melancolía, esperanza y amor en muy pocas palabras. Precioso.

Isabel dijo...

¡Qué hermosa historia de amor me brindas querida Freia!

Historia que supera la tristeza.
Gracias y besos.

Ladelmedio, gracias por tus bellas palabras y besos.

Miguel Baquero dijo...

Qué pena, igual ella ni se acuerda de la fecha

Marta dijo...

Triste pero precioso...


http://vivoenunmongui.blogspot.com/

enric batiste dijo...

Si un banco es un espacio para hablar,
leer, para escribir,
pensar o recordar, quizá, tal vez
las botellas vacías estén llenas
de mensajes que viajan en el tiempo
que pueden coincidir o no en espacios...


Un beso los mensajes en botellas

Isabel dijo...

Miguel, también es posible, ¿por qué no?

Marta, gracias, ahora paso a leerte.

enric, gracias por llenar las botellas de mensajes positivos.
Si te gusta, puedes disponer de la foto para tu colección de bancos.

Besos a los tres.

Marta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta dijo...

Blogger Marta dijo...

Por problemas del trabajo.

Si te molesta sólo tienes que decirlo.
Un saludo

Sue dijo...

Es bonito y triste a un tiempo.

Un beso.

marce dijo...

Aquí también hay simetría.
Pero no sé si reir o llorar.

gracias por este hilvan.

un abrazo, azo.

Isabel dijo...

Marta, no me molesta en ebsoluto.



marce, es verdad, no pensé en esta foto cuando opiné.
Y sobre reir o llorar, en la próxima intentaré lo primero, ya está bien de tristezas.

Besos a los dos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Es difícil comprimir tanto una historia, y dejarla abierta.

Un saludo, Isabel

Isabel dijo...

José Luis, disponía de poco tiempo y puse lo que la imagen me sugirió, pensando que la completaría antes de subirla.
Fue un atrevimiento por mi parte, ya se sabe que la ignorancia lo es, pero pensé que quizás dejarlo así os gustaría para vuestra imaginación, cosa que tampoco cumplí, porque lo expliqué en el primer comentario.

La regla es: dejar reposar lo escrito, pero eso es lo que me resulta difícil casi siempre.

Saludos.

Gemma dijo...

!!!!

Isabel dijo...

Gemma, siento el retraso en contestarte, tus signos me dan que pensar. Echo de menos siempre enlos comentarios una crítica constructiva, es curioso, nadie la hace.
Gracias siempre por pasar.
Un fuerte abrazo.

Sue, otra vez lo mismo, ahora he podido publicar tu comentario.
Tienes raón en tu opinión, no sé: la soledad del parque, las botellas llenas, el banco vacio. Está claro que no recibí sensaciones alegres.

Gracias y un gran beso.

Isabel dijo...

Vaya, no puedo publicar ningún comentario.

Juglar dijo...

Me llamó la atención "El costurero".
Me acerqué al lugar y me parecen originales las puntadas que das.
La foto me encanta y el micro, por su brevedad. No es fácil decir tanto con tan pocas palabras.
Y me gustan los textos sugerentes, que den paso a la imaginación...
Y me pregunto, ¿Por qué no se quedó él a esperarla con las dos botellas llenas?
Volveré, con tu permiso.
Un saludo.

Isabel dijo...

Juglar, gracias por tu visita, puedes pasar cuanto quieras.
A tu pregunta creo haberla contestado en comentarios anteriores, pero la finalidad es que me hacía ilusión leer vuestro punto de vista del micro y las posibles soluciones dependiendo de vuestros gustos.

Besos.