lunes, 29 de noviembre de 2010

172. Etereidad


Y se queda uno con la esperanza,
colgando de su delgado hilo
de tantas cosas colgando,
de tantas esperanzas deshaciéndose,
con tanto temor oculto,
con tantos olvidos como caben
en un instante, tantos olvidos
vividos y padecidos,
como para llenar una estrella.

José Antonio Muñoz Rojas

19 comentarios:

emege-e dijo...

Hermosas palabras, en este día grisáceo de otoño yo te respondo:
"Están cayendo las estrellas...
-¿Qué estás diciendo, hermana?
Son estrellas fugaces.
-¡Están cayendo estrellas!
-Qué pensamiento extraño...
-¡Como del cielo claro
se desprenden estrellas!
Pon tus manos abiertas
para que en ellas caigan...
-¿Qué estás diciendo, hermana?
Son estrellas fugaces,
ni caen ni se recogen.
-No importa. Pon las manos..."
Un fuerte abrazo, hermana.

Araceli Esteves dijo...

Bello texto y espectacular fotografía para una tarde lluviosa

enric batiste dijo...

Mientres nos quede un hilo, ¡la esperanza!

Y un beso entretejido de esperanza

Isabel Romana dijo...

Bellísimo poema. Y qué ciertos son esos olvidos padecidos... Un abrazo, querida amiga.

Musaraña dijo...

Fascinantes las palabras y la imagen, una caricia a los sentidos.

Un beso

Eastriver dijo...

Poeta totalmente desconocido para mí. Las imágenes son muy etéreas pero tienen mucha fuerza.

Elvira dijo...

Descubrí a este poeta cuando murió el año pasado. Bueno, más vale tarde que nunca.

La entrada, preciosa. Un beso

Reyes dijo...

Algunas veces te das en los morros con un post tan bello que no sabes qué comentar,porque es pa ná.
Pues eso.
Besos.

Francesc Cornadó dijo...

Vivimos colgados de un hilo. Debemos procurar, sin embargo, no vivir como marionetas y poner en el universo una estrella danzante.
Buen poema

Salud

Francesc Cornadó

Lucía dijo...

Qué buen poema. Demasiado se le pide a la esperanza, en ocasiones.

Besos

carmen dijo...

Parece que la esperanza lucha por no perder ese hilo fino de donde cuelga... Habrá que echarle una vuelta de otro más grueso, si se puede, en medio de tantos olvidos...

Aquí me quedaré... dijo...

Cuanta razón en las palabras del poema y cuanto poema en la fotografía.

Muchos besos

Gemma dijo...

tantos olvidos
vividos y padecidos,
como para llenar una estrella...

...Y los sueños de varios siglos.
Me gustó mucho, Isabel.
Más besos

Isabel dijo...

Encontré las palabras precisas en este poeta para expresar lo que sentía y poder completar esta fotografía que me gusta mucho: una telaraña cubría un ladrillo viejo en la casa del pueblo y el agua hacía lo demás.

Me alegro mucho de que os guste, gracias y un montón de besos a todas/os.

Siento contestar tan tarde y en general, pero estoy algo apurada de tiempo.

VERONICA LEONETTI dijo...

Como se padecen los olvidos. Esos que no se van.
Aunque no tengan ya sitio.

Isabel dijo...

Vero, quizás vuelven para encontrarlo.

Un abrazo

Francesc Cornadó dijo...

Pendemos de un hilillo, además andamos bamboleando, nos balanceamos como un péndulo extraviado en el laberinto, en el mal negocio de la historia.

Salud


Francesc Cornadó

Isabel dijo...

La historia como un mal negocio. Tienes toda la razón. Recuerdo que sólo la entendí cuando estudiaba desde el punto de vista económico.

Francesc, intentaremos agarrarnos a ese hilo mientras podamos.

Salud

Anónimo dijo...

Holla su espacio online es muy hermoso,es la tercera vez que vi tu pagina, buen espacio!
Adios