jueves, 12 de agosto de 2010

153. Fuerza


Es asombroso ver cómo sentía Leonardo da Vinci la forma arquitectónica.

“Un arco –dice-, no es más que una fuerza causada por dos debilidades, porque el arco... se compone de dos segmentos de un círculo y cada uno de dichos segmentos, muy débil en sí mismo, desea caer y, dado que cada uno resiste la caída del otro, ambas debilidades se convierten en una única fuerza”.

¿No sería correcto afirmar que Leonardo da Vinci “interpreta” el arco porque en su imaginación se encuentra “dentro” del arco?

“Sobre la técnica de actuación”
Michael Chejov

27 comentarios:

giovanni dijo...

Me haces pensar y sigo pensando. Mi primera asociación fue con dos personas débiles, no necesariamente amigos o amantes sino simplemente dos personas o dos empresas, o dos ejércitos (Estados Unidos y Rusia)... Qué raro, no, que veo un ejército como un ente débil, sobre todo un ejército de una superpotencia (superpower) como son los EEUU y como era la Unión Soviética. Pero para mí la llamada fuerza muchas veces es debilidad. Pero mejor me paro porque desvio mucho...

Un abrazo

Mar dijo...

Isabel:
Precisamente el otro día vi un reportaje sobre no sé cuántas maravilas del mundo (8? 10?) y hablaban de diferentes edificios arquitectónicos en el mundo... Se comentaba el equilibrio de fuerzas en una cúpula, en el arco... ¡Qué gran cita la que aquí dejas de Chejov! Y la fotografía... ¡Dios! ¡Qué belleza!
Un abrazo

Elvira dijo...

¡Qué bien explica Leonardo el árco! Da que pensar. A veces una debilidad nuestra "despierta" una fortaleza, para compensar. Ya sé que no es lo mismo... Quizás las fortalezas sean compensaciones. Y de acuerdo con Giovanni: hay demostraciones de fuerza que esconden una debilidad.

Un abrazo

Elvira dijo...

arco (sin acento) :-)

Miguel Baquero dijo...

A mí me parece la visión de un genio, esa capacidad de ver las cosas inertes como fuerzas en movimiento

Ofelia dijo...

La imagen que he tenido es la tensión y la sensación de derrota que genera la dualidad, lo polarizado, ya sea en nuestro interior o en relación con otra persona o situación.
Me entran ganas de cambiar resistencia por rendición y el efecto es muy parecido ¿O no?

Magnífica fotografía.

Un beso*

Luna dijo...

Buenas noches, Isabel.

Primero decirte que me gusta la numeración que da a tus entradas.

Segundo. Ese libro, forma parte diaria de mis lecturas, sirve para un roto y para un descosido.

Tercero Desde mi punto de vista, la idea de Da Vinci es perfecta.
Medio arco ( protagonista) medio arco ( antagonista) Si no se mantienen el uno al otro, todo se desmorona.

(Risas)

Un beso

Isabel dijo...

giovanni, hay frases tan buenas que dan ganas de masticarlas y yo creo que son buenas en sí porque, además de que son creacíon de un artista, tienen múltiples significados. Yo también pensé en dos personas y cómo, a veces, en las relaciónes se rompe ese equilibrio.
Otro abrazo.

Mar, me alegra leerte, quiero pasar por tu blog.
Gracias por tus palabras.
Besos.

Es verdad, Elvira, algunas veces es como un revulsivo y surge, estoy pensando ahora en una enfermedad... ¿habrá algo que debilite más? Y sin embargo sucede ese rebelarse y seguir si cabe con más brio.
Abrazos.

Miguel, lo era, un genio y un artista tremendo.

Ofelia, yo creo que si uno se rinde no resiste al otro y lo arrastrará en la caída, ahora estoy pensando en los ladrillos del arco.
En las personas creo tendría más matices.
Gracias y besos.

Luna, me alegro de que te guste la cita.
Estoy disfrutando, incluso he pensado: son tantos ejercicios que habría que grabarlos para oirlos.
Ese tercer punto protagonista-antagonista lo explica todo.
Se nota tu experiencia.
Un blog, si no es un diario se le parece y la numeración me da idea de las páginas escritas.
Buenas noches, LUNA.
Mil gracias y un fuerte abrazo.

Musaraña dijo...

Supongo que la unión hace la fuerza, claro que en palabras de Da Vinci como que suena mejor...

Un beso

Gemma dijo...

Al tener que construir el arco no le quedaba más remedio que entenderlo cabalmente de antemano. Y, claro, de hacerlo con su maestría.

Su punto de vista de absoluto humanista nos conmueve todavía hoy....
Besos

giovanni dijo...

La unión de dos entes débiles, como pasa a veces en parejas (matrimonios), no crea fuerza sino debilidad doble que, falsamente, es considerada fuerza (la fuerza del matrimonio). Creo que muchas veces salgan de ese tipo de unión "productos" (hijos) otra vez débiles, que, a su turno, buscan otro ente débil para encontrar fuerza... pero no necesariamente. Eso es lo lindo de un "ente" humano, que no obedece a las leyes de gravitación u otras leyes naturales que son tan determinantes para objetos como puentes y casas (no escapamos a la ley de gravitación y otras leyes naturales pero estas no nos "determinan" completamente – como tampoco determinan los puentes o aquaductos completamente – porque hay voluntad humana, hay opciones, el ser humano pueda escoger su rumbo si quiere y hace un empeño, no en toda libertad sino en libertad bastante grande, dependiente de sus recursos y talentos).

Esa pequeña reflexión surgió del leer de los otros comentarios, sobre todo el de musaraña.

Abrazos

moderato_Dos_josef dijo...

Impresionante Leonardo. que bonito concepto del arco, sublime.
Un placer visitarte.
Un abrazo, josef.

giovanni dijo...

De repente surgió la duda si el concepto de 'ente débil' fuera conforme con lo que traté de decir (no domino completamente el castellano) y recurrí a Google para chequearlo, donde encontré entre los primeros 'hits' bajo "un ente débil" dos entradas que, justamente por no abrirlas, provocan curiosidad:

"Al ser un ente débil pero con necesidades, está dispuesto a atacar a todo aquel que le impida la realización de sus fines, por lo que Hobbes ..."

"Y el ser humano un ente débil, que necesita forzasamente la protección del estado, en especial de una clase dirigente que consigue el poder ..."

No pienso abrir estas entradas porque seguramente provocarán otras divagaciones y ahora tengo que concentrarme en escribir algo crítico, lúcido, sobre la crisis y el ajuste.

Me he tomado la libertad de decir esto aquí en tu blog, Isabel, porque en mis trabajos sobre la economía y la política internacional tu blog es un refugio de calma, razón y esencia para mí. Gracias por darme ese refugio! Y si Elvira y Luna leen este comentario, u otros amigos bloggeros, os quiero agradecer también, por servir sus blogs no solo como un refugio para mí sino también como un estimulo a la reflexión, a la comunicación humana y al apoyo mutuo que también se suele llamar solidaridad. Es una solidaridad internacional (para mí) que conocí también en mi juventud, pero en aquel entonces formaba parte de un mundo más bien política mientras que esta nueva solidaridad internacional es más bien personal. En aquellos años se solía también decir que lo político es personal y al revés, pero eso es otra divagación…

Abrazos

José Luis Ríos dijo...

Hola, Isabel. Sólo paso a saludarte, y a leerte a ti y a los demás.

Saludos a todos

NáN dijo...

Fascinante, Isabel. Un tema de pensamiento en el que recaigo es la fortaleza de lo débil si se sabe posicionar adecuadamente. Y este texto lo aclara brillantemente y da muchas pistas.

Fàtima T. dijo...

Con esta explicación, demostró Leonardo da Vinci el genio que era. Es muy precisa, además.

Saludos.

Anónimo dijo...

Saludos de Uva.
Un disfrute leerte a tí a los comentaristas. Besos.

VERONICA LEONETTI dijo...

Las palabras y teorias de Leonardo son de esas que, dentro de lo técnico y lo que aparentemente solo habla de ciencia, explican el mundo por dentro y por fuera. Él explicaba con absoluta certeza lo que (en muchos casos) aún no se podía demostrar de una manera bella y extraordinaria, que no solo ha servido y sirve hoy en día a la ciencia y al arte, si no también a todo aquel que lo quiera comprender.
Este texto de Chejov no lo conocia y ahora mismo es como un regalo para mi.
Uno de Leonardo para ti, Isabel:
'Todos los cuerpos en común, y cada uno por sí solo, colman el aire circundante con sus infinitas imágenes, que están completas en el todo y en la parte, y llevan consigo las cualidades de forma, color y figura del cuerpo que las causa'.

emege-e dijo...

Llego un poco tarde, tras leer las definiciones particulares de cada comentario, lo único que se me ocurre decirte es ¡qué ingeniosa definición has escogido! Un abrazo.

Isabel dijo...

Siento contestar tarde, no era mi intención, tampoco es que me haya ido de vacaciones, sigo aquí, pero eso sí, más fresquita. ¡Cómo se agradece este respiro del calor!

El caso es que al leer tu comentario, Musaraña, sintetizas dos cuestiones que me hicieron dudar sobre la frase y, como hay quien no quiere entrar a opinar directamente, sino en conversación, me demostró técnicamente que la unión del arco en dos segmentos no hace la fuerza, sino que éste no se cae porque está sustentado por los dos pilares a ambos lados de su base, incluso pensó que la frase de Leonardo era una interpretación.

Me parecía interesante introducir su opinión porque yo de técnica no entiendo.
Creo que cada uno interpreta a su manera y pienso que al autor del libro la frase le parece perfecta, y como dice Luna, que de esto sabe más que yo, para entender esas fuerzas opuestas que dan la resultante cuando se persigue un objetivo: penetrar en el trabajo del actor.

Gemma, ese creo yo también es el centro de la cuestión: entenderlo cabalmente de antemano para poder expresarlo.
Más besos para ti.

giovanni, me pasó lo mismo que a ti, coincido con tu opinión.
Un abrazo y gracias por intervenir de nuevo.

Isabel dijo...

moderato, el placer es mío, agradezco tu visita y comentario.

giovanni, me encanta esa inquietud tuya de búsqueda constante, tú sí que haces pensar sobre temas diversos y que a todos nos incumben.
Esas palabras tuyas a tus amigos blogueros/as son muy entrañables y te lo agradezco, me haces sentir muy bien. Una vez más pienso en la maravilla del poder de la palabra, y de este medio que nos permite todavía comunicarnos en libertad.
Me gusta eso de ser un blog-refugio...
Mil gracias, giovanni, y de nuevo abrazos.

José Luis, me encanta que pases por aquí a leernos.

Humm, fascinante es un adjetivo que me gusta, NáN, celebro que te de pistas. En cuanto a las personas, me ha sorprendido, alguna vez, cómo de un ser en principio débil puede salir tanta fortaleza.

Fátima, es cierto, un verdadero genio. Gracias por tu visita y vuelve siempre que quieras.

Uva, yo sí que disfruto al leeros y con vuestras visitas. Más besos.

Verónica, qué sabias palabras, permíteme que este texto tan hermoso lo repita y dedique a todos los que me acompañáis porque me sabe a la esencia misma invisible que se ha creado con vuestras opiniones, que son también un regalo para mí.
'Todos los cuerpos en común, y cada uno por sí solo, colman el aire circundante con sus infinitas imágenes, que están completas en el todo y en la parte, y llevan consigo las cualidades de forma, color y figura del cuerpo que las causa'.

emege- es lo que hablábamos: una satisfacción leeros.
Besos y gracias.

Eastriver dijo...

Limpio, digno de su autor... Bonito blog, te gusta CMG por lo que veo, qué buenos ratos me hizo pasar con alguna novela suya. Un abrazo.

Isabel dijo...

Eastriver, muchas gracias. Sí, leyendo a CMG me animé a escribir, creía por su sencillez que podría hacerlo. Tremendo error, pero soy tozuda y no dejo de intentarlo.
Otro abrazo para ti.

Fran dijo...

Sí. Tendemos a creer que lo fuerte surge de situaciones idóneas, duraderas. Sin embargo es el desequilibrio equilibrado lo que rompe moldes y la inestabilidad lo que nos conduce hacia nuevas metas.

Abrazo.

Isabel dijo...

¡Qué dificil es conseguir ese desequilibrio equilibrado!
Todo un arte.

Gracias, Fran.

Maite dijo...

Qué buena reflexión, debo confesar que soy apasionada de Leonardo, así que me has dado en el punto débil ¿o era el fuerte? Un abrazo

Isabel dijo...

Yo creo, Maite, que Leonardo sabía combinar los dos a la perfección.
Otro abrazo para ti.