miércoles, 4 de agosto de 2010

152. Transpiración


De donde venía, los cuerpos no transpiraban. Por eso se asombró al mirar sus manos. Era como una malla tupida de nudos brillantes.
Se dejó caer desde lo más alto. Más que nada por ver si la malla lo sostenía.

27 comentarios:

José Luis Ríos dijo...

Me gusta la foto, Isabel. El mundo de las sombras, de la sombra. Según cómo la miras es sobrecogedora, al menos para mí.

Un saludo

Miguel Baquero dijo...

Espero que ese "lo más alto" no sea desde donde la foto, sino que antes hiciera pruebas a menor altura ;-) Impresionante la foto

Araceli Esteves dijo...

Es un relato vertiginoso, y la foto es espectacular. Besos transpirados.

Jesús Garrido dijo...

Y tú ahí en el interior oscuro.

Freia dijo...

Qué corto y qué bien construído.

Un beso, Isabel.

Gemma dijo...

Madre mía, qué caída más vertiginosa. Yo he estado ahí y nunca pasé más vértigo que subiendo por el interior de la Torre Eiffel con ese ascensor antiguo y rechinante...
Todos somos un poco como ese ángel caído.
Besos, Isabel

giovanni dijo...

No hace mucho tiempo he visto una foto de un hombre con vuelos encima del Tour d'Eifel... Saltó pensando que podía volar. No conocía la palabra malla, aunque en holandés tenemos la palabra 'maliënkolder' que se refiere a una parte del vestido de defensa de los soldados del pasado protegiéndose en contra las flechas y lanzas.

Un abrazo

Musaraña dijo...

¿Y fue entonces cuando se dio de bruces con el suelo?

Isabel dijo...

También para mí, José Luis, por eso la escogí, pensé que le venía bien al micro.
Saludos

Las hizo, Miguel, pero como venía de otra galaxia...
Gracias, se lo diré al fotógrafo que se asoma poco a ver su obra.

Araceli, me alegra que lo veas como un relato, eso quire decir que el micro se ha extendido. No estaba segura si gustaría.
Gracias y un fuerte abrazo.

Sí, Jesús, y sin mirar abajo por si acaso...

Gracias Freia, me animas.
Abrazos.

Gemma, me he acordado del ascensor pero ese día daba más miedo el aire, estaba más pendiente de agarrarme a cualquier cosa porque volaba, y tuve que esperar a que el fotógrafo acabara.
Gracias y un fuerte abrazo.

giovanni, quizás había soñado muchas noches que volaba...
Tú me has enseñado otra palabra, pero no me pidas que la pronuncie, jeje.
Otro abrazo.

Yo creo que no, Musaraña, mi intención era hacer un micro de ciencia-ficción, no sé si lo he conseguido.
Besitos.

giovanni dijo...

Debe haber un poema de una poeta holandesa sobre "maliënkolder", lo estoy buscando. Ya encontré otro poema de ella:

JUDITH HERBERG 2.
Aquí va otra de las poesías de JUDITH HERZBERG, son realmente buenas. Vuelvo a repetir: si alguien conoce un libro, traducido al español, de ella, por favor que me deje un comentario con la referencia. Lo agradecería bastante. No esperéis más, esta es la poesía:

TRANSITABLE:

"Paso a paso nos ayudamos
a volver a cómo fue.
Así el sendero, antes
apenas apreciable,
se apisona.
Con cada pisada
lo consolidas, confirmas
que es transitable, aquello."

"Caminante, no hay camino/ se hace camino al andar" A que suena a Machado.
Publicado por eL MAQUINISTA en 00:40 2 comentarios

giovanni dijo...

Ya lo encontré!! Está, igual que el primero, en el blog del títeritero El Patrañuelo (ve enlace de su blog abajo):

"Por eso hoy recurro a una poesía de JUDITH HERBERG que encontré en un ABC cultural. Me encantó:

COTA DE MALLA.

Uno tenía una coraza de prisa
otro, una coraza de risa
otro, una coraza de seriedad
otro tenía una coraza de mira, no tengo coraza
y lo consideraba una cualidad
con la que se podía vivir.

He buscado si tenía algún libro publicado en español, pero no he encontrado nada. Si alguien que lea esto (¿?) tuviera o tuviese noticia de que lo hay, por favor que me lo comunique."

http://jesusgaleraelearningxxi.blogspot.com/

giovanni dijo...

Por fin: para ustedes españoles (vosotros) "el patrañuelo" se refiere al libro clásico, pero para mí, holandés, ese nombre no significaba nada... Por curiosidad fui a buscar y encontré el texto completo de "su" libro clásico. Cito:

Epístola al amantísimo lector

Como la presente obra sea para no más de algún pasatiempo y recreo humano, discreto lector, no te des a entender que lo que en el presente libro se contiene sea todo verdad, que lo más es fingido y compuesto de nuestro pobre saber y bajo entendimiento; y, por más aviso, el nombre de él te manifiesta clara y distintamente lo que puede ser, porque Patrañuelo deriva de patraña, y patraña no es otra cosa sino una fingida traza, tan lindamente amplificada y compuesta, que parece que trae alguna apariencia de verdad.

Y así, semejantes marañas las intitula mi lengua natural valenciana rondalles, y la toscana novelas, que quiere decir: «Tú, trabajador, pues no velas, yo te desvelaré con algunos graciosos y asesados cuentos, con tal que los sepas contar como aquí van relatados, para que no pierdan aquel asiento ilustre y gracia con que fueron compuestos.» Vale.

giovanni dijo...

Perdón por ocupar tanto espacio, pero el nombre de la poeta holandese es Judith HERZBERG (con z).

Encontré una nota biográfica sobre ella, una de las poetas grandes de Europa, en portugués: http://www.cavalodeferro.com/index.php?action=manufacturer_info&manufacturers_id=84

Lucía dijo...

Qué bueno. Yo no me atrevería a probar la resistencia de las mallas...

Genial la foto.

Saludos :)

Isabel dijo...

giovanni, me abrumas y no sé qué decir; por supuesto, puedes ocupar el espacio que quieras, y más si lo haces ampliando nuestro conocimiento.

No conocía a Judith Herzberg, TRANSITABLE y COTA DE MAYA me gustan mucho, éste último además con un fino humor.
Gracias, giovanni, la tendré en cuenta por ver si encuentro algo de ella.

Mejor que no, Lucía, con el aire se evaporaría el sudor y...

Gracias y besos.

Elvira dijo...

Buen microrrelato, Isabel. Me da vértigo y todo. Y la foto impresionante.

Un beso

Isabel dijo...

Gracias, Elvira, me alegra te guste.
Besos.

manuespada dijo...

Muy inquietante el relato, al igual que la foto, que me ha encantado.

Ofelia dijo...

Hola Isabel,
felicidades a los dos por estas bellas obras de altos vuelos.
Besos**

Alvaro dijo...

Me gusta la simple complejidad de tus palabras...

Si no es mucha molestia, me quedo por aquí, y te invito un par de mis palabras.


Saludos!

emege-e dijo...

Del lugar de donde viniere, ya de por sí quedo impresionado/@ por esa espectacular panorámica. Imagino que, a la curiosidad le siguió el atrevimiento, en unos instantes le asaltó la osadía y por último le abrazó la decisión para conseguir vivir la experiencia. Siempre existen momentos decisivos en la vida. Un fuerte abrazo.

carmen dijo...

Ay esos momentos... Nunca sabremos lo que nos impulsa. Permanece en el misterio de los porqués.
Vuelvo al ruedo de la blogosfera. Un abrazo!

Isabel dijo...

Gracias, manu, viniendo de un especialista es un halago.

Gracias, Ofelia, a ti, felices vacaciones en Viena.

Alvaro, puedes quedarte el tiempo que quieras, me gustan las visitas.
Gracias y bienvenido.

emege, no te imaginaba ya de vuelta.
Hablamos.
Besos.

Isabel dijo...

Carmen, de nuevo por aquí, las que no hemos salido os recibimos con cariño.

Anónimo dijo...

Está muy bien el micro. Se queda una "suspendida"...¿se estrella?, ¿reinicia el vuelo a mitad de camino?...
Al cabo, no sé si admiro más al fotógrafo o a la escritora.
Besos de Uva, la del vaivén.

VERONICA LEONETTI dijo...

Este es de esos lugares que llegué a conocer, pero que no me atreví a subir.
Que mal perderse estas vistas por ser cobarde.
Pero que lujo disfrutar de tus palabras, Isabel.

Isabel dijo...

Uva, te dejo y me gusta que admires más al fotógrafo que a la escritora porque el tiene mejor ojo.
Si se estrella o no, lo he dejado a gusto de los lectores, mi intención es que no porque no es como todos los demás.
Besazo.

Vero, que te gusté a ti me alegra mucho, al dejarlo tan difuminado no estaba segura.
No subir también es ser precavida porque impone, pero si vas otra vez inténtalo,la torre es segura y esta bien protegida.
Gracias y besos.