domingo, 31 de octubre de 2021

573. Sueño

Alicia escuchaba el repiqueteo del agua en el patio acurrucada en la cama. Otoño, lloviendo y con una hora más de sueño para alargar la mañana del domingo, pensó. No sucedía igual cada primavera cuando en vez de retrasar la hora la adelantaban. Al acordarse de lo mal que lo pasaba bostezó. Se levantó a beber agua y, como hacía siempre, buscó la luna a través de la cristalera que daba al pequeño huerto. Debería estar en cuarto menguante. Las nubes le impedían divisarla, pero al refregarse los ojos creyó verla llena y alegre como ella.

8 comentarios:

ÍndigoHorizonte dijo...

Llena y alegre como ella. Viva Alicia. Viva la luna. Plena.

Abrazo. Fuerte.

recomenzar dijo...

Una entrada llena de luz
un abrazo desde Miami

Maite dijo...

Un sueño... esta noche hemos tenido una hora más para soñar.

Me gusta tu relato, Isabel.

Besos

Myriam dijo...

Me gusta lo positiva que es tu protagonista.

Besos, Isabel

Teresa dijo...

Muy bonito, me encantó leerte. Besos.

ethan dijo...

Mi estación preferida. En Sevilla es una delicia el otoño.
Besos.

Isabel dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios y a cuidarse mucho.

Anónimo dijo...

Sííí, hay que mirar bien siempre, como ha hecho Alicia. Abrir los ojos, restregarlos si hace falta, fijarse con atención.
Una LUNA casi escondida y enclenque, bien mirada, puede mostrar de pronto una hermosa y brillante redondez. Como todo.
Besos de UVA.