viernes, 29 de enero de 2016

397. Arena


Arena de mi cuerpo
granos de arena de mi cuerpo
que has ido cambiando con los días
y sin embargo no has perdido la forma.
Tanto tiempo guardando mi cuerpo
soporte de una caricia y mil llagas
te has rendido de cansancio, de tedio.
Has estado oyendo sin remedio
el pasar de mi sangre
pegada como cemento a mi osamenta
con músculos que ya no sostienen nada
y mi más preciada nervadura
se sacude diariamente de ese fino polvo de arena.
Que ya apenas late
   y sin embargo existe.  

Rosa Guzmán

Dedicado a las cumpleañeras de enero. 
La foto pertenece a Elisa Mellado.

12 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Felicidades a ellas y a sus arenas que siguen latiendo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Claro que laten. Mientras estemos por aquí, el pálpito persiste; también el sueño, la ilusión.
Felicidades a todas las cumpleañeras y un abrazo bien grande para ti, Isabel.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Que siga aguantando y no cese de latir, si uno puede, él también. Mis felicitaciones a todas vosotras.

Un abrazo.

Myriam dijo...

La arena puede guardar tantos mensajes,
tantos secretos, tantas experiencias....

Y que esa arena, siga latiendo
ayer, hoy, mañana...

Un gran abrazo






Teresa dijo...

Besos.

NáN dijo...

felicidades atrasadas, si es el caso.

Isabel dijo...

Muchas gracias a todas y a ti, NáN, comienzo el año cumpliendo años y espero seguir.
Abrazos.

Noite de luna dijo...


La hija de Montse, acuario
MI hija pequeña, también y ahora tú

Buena gente. Muy buena gente

Un abrazo

Noite de luna dijo...

El poema es, es...

maría del rosario Alessandrini dijo...

Las aguas que contienen esas arenas, te dejaran más hermosa y feliz, me gusto leerte.
Beso

Isabel dijo...

Noite, mi hijo pequeño sí es acuario, yo soy del dos de enero: capricornio, pero eso sí, también soy buena gente, que ahora que me has puesto el calificativo que prefiero, me lo quedo.
El poema es, como otros muchos de Rosa, lo que nos quedó de ella, esas bellas palabras suyas, además de su alegría y de las ganas de vivir, pero ya ves, se nos fue demasiado pronto. Esa dureza de la vida es la que tenemos que superar día a día, como si quienes se van nos avisaran: APROVECHA QUE ES UN SOPLO.
Muchos besos.

Isabel dijo...

maria del rosario, bienvenida este cajón de sastre.
Gracias y besos.