jueves, 30 de julio de 2015

382. Tan cerca, tan lejos...


Poco a poco
las cosas se fueron quedando quietas
de un respirar más lento
como perfume de aire quieto.
Poco a poco de polvo
la superficie de su vida
quedó cubierta, con ángulos,
líneas y recortes
de aire espeso.
No dejaré volar golondrinas
que asusten tus ojos.
Rosa, 01 de julio de 2011.

18 comentarios:

Karu dijo...

Muy lindo, un abrazo!
Saludos

tecla dijo...

Exquisito y profundo, Isabel.
Triste es el mundo cuando todo se queda quieto.
El movimiento es vida.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una profunda sensación de quietud transmite el poema, casi de anquilosamiento. Y esos últimos versos, tan arcanos, dejan entrever la fantasía escondida en alguien aparentemente quieto. Por tanto, hay esperanza. Seguro que es una situación transitoria.
Un abrazo, querida tocaya.

Francesc Cornadó dijo...

Dejar volar las golondrinas siempre puede ser un peligro. Su negrura, ¡ay su negrura!
Salud
Francesc Cornadó

Amapola Azzul dijo...

Quedarse quietos y volar en tu poema, precioso, mi enhorabuena.

Besos.

Teresa dijo...

Muy bonito Isabel. Besitos.

Elvira dijo...

Me quedo quieta con estos 4 versos:

Poco a poco
las cosas se fueron quedando quietas
de un respirar más lento
como perfume de aire quieto.

Hermoso. Besos

Sue dijo...

A veces, es necesaria esa quietud. Muchas veces.

Un abrazo Isabel.

Ladelmedio dijo...

Qué bellas palabras. Cuánta falta nos hace la quietud. Un gusto, como siempre.

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

me gusta como ves la vida a través de tus letras

Obat Rheumatoid Arthritis dijo...

Increíble, ¿cómo usted blog puede ser tan atractivo como es, no sólo la información útil que escribir también atraen a muchos visitantes. Gracias

virgi dijo...

Mucha paz es lo que me haces sentir, querida Isabel.
Y esas golondrinas, no, que nos asusten.
Un abrazo grande y tierno

Anónimo dijo...

Querida amiga, lo leí en su día. Y no pude comentar, creo.
Yo, sí, puedo oler esa paz que nuestra querida amiga transmitió en el poema.
¡Qué suerte! Como mínimo, siempre nos queda la letra.
Besos de UVA.

Anónimo dijo...

Bellas palabras que describen un atardecer que poco a poco desaparecería. Se puede oler el mar, la paz que acompaña en esos instantes y ese díficil momento del ocaso.
Mi querida Rosa de los Vientos¡Cuánto te echaremos de menos! Estarás siempre presente en mi corazón y te sigo queriendo.
Un fuerte abrazo. Eli

Isabel dijo...

Gracias, gracias, por vuestras cariñosas palabras.
Uva y Eli, siempre la recordaremos.
Abrazos

tránsitos tránsitos dijo...

"No dejaré volar golondrinas
que asusten tus ojos."

Es un poema muy hermoso,Isabel.
Un abrazo muy muy grande.

Isabel dijo...

Sí, Miriam, Rosa también tenía una sensibilidad especial, como tú y quien ama la poesía.
Muchas gracias y otro gran abrazo para ti.

Myriam dijo...

El poema de Rosa es hemoso y trasunta paz y luz. Quizás las mismas paz y luz en la que se encuentra tu amiga ahora. Un abrazo muy fuerte, Isabel