viernes, 21 de diciembre de 2012

281. Exquisiteces


Esto no es un bollo, ni siquiera una magdalena, ni tampoco me lo mandó mi madre. Es este amable comerciante queriendo vender su producto. Y yo abrumado por un día pésimo y por el anuncio de unas fiestas que no son las mías, cojo del plato el pequeño bocado grasiento que me ofrece. En el mismo instante que esa lámina suave toca mi paladar, no sólo me estremezco, sino que todo mi cuerpo tiembla. Un placer delicioso me invade. Chupar ese bocado hace que todos los sinsabores del día desaparezcan. Me aislo, pendiente de esos jugos interiores que acuden a mi boca en cascada. Darle unas vueltas con la lengua, no sólo supera el ilusorio sentir del amor. El amor no te quita el hambre, te da más. Tampoco, me temo, me la va a quitar este manjar exquisito. ¿De dónde viene y qué significa? ¿Cómo podría yo comerme, no sólo una lonchita, sino un bocadillo repleto que calme, si no mi sed de justicia, sí mi estómago? 
El comerciante viendo mi transformación me enseña la pata. Me alejo, y en vez de buscar en mi alma, busco en mis bolsillos, nada. Me grita desde dentro del mostrador: llevaté otra cosa que, ya sabes, del cerdo está bueno hasta los andares. Pero yo enfilo la calle y pienso que ya no puedo más, que estoy cansado de luchar y que sin techo, total, me da igual dejarme morir en cualquier esquina.

Texto inspirado en el pasaje de la magdalena, “En busca del tiempo perdido” Marcel Proust.

Porque muchos, cada vez más, gracias a los que especulan, roban y cambian leyes en beneficio de unos pocos, no podrán permitírse en estos días, no sólo este bocado, sino los de primera necesidad.

20 comentarios:

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Simpático texto y lleno de razón, todos los sentidos se extremecen cuando se tiene hambre que no se puede quitar porque no hay nada que comer...
Deseo en esta Navidad y durante el año 2.012 un plato de comida abundante y bueno para todo el mundo.
¡¡Felices Fiestas!!

Maria Dolors dijo...

Que cambie el mundo, que no haya
hambre y necesidad, que los que no lo hemos vivido pero si oído,
lo encontramos tan terrible que
parece imposible que de nuevo exista, (era algo que explicaban los abuelos que pasó) y de nuevo está presente.
Que haya sensatez, que los políticos dejen de pensar en
ellos, que su "corazón" se ablande y paren los desahucios
y las miserias. Pero es pedir
tanto, es tan dificil....
Un gran abrazo Isabel.

virgi dijo...

Es lo que entristece de estos días, Isabel, la gente que no podrá disfrutar ni de lo mínimo, por culpa de tantos desvergonzados, corruptos, ambiciosos.
Te dejo un abrazo largo.

Patricia Nasello dijo...

Coomo dir+ia un poeta argentino "la civilización tiene estas cosas"
Estas cosas espeluznantes: así es el verdadero "fin del mundo" Sólo que nos empeñamos en no darnos cuenta.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

El jamón suele ser un manjar exquisito. Otra cosa distinta son las "exquisiteces" de las personalidades que nos gobiernan: han logrado su objetivo. Mucha infelicidad y desasosiego es lo que prevalece en millones de hogares españoles que han sido rotos por la desidia y prepotencia de un grupo de ineptos que ya han tocado fondo y carecen de humildad para reconocerlo. Hoy se ha cumplido el primer año de mandato... por lo tanto nos quedan aún tres más de sufrimientos y sinsabores. Amigos@ yo no me atrevo a deciros "Feliz Navidad y Próspero año 2013", sino a desearos Salud, Amor, Alegria y Esperanzas para seguir luchando todos a una. Un fuerte abrazo, Ave Peregrina.

giovanni dijo...

Felizmente sigue habiendo jóvenes y otros que protestan y se organizan, también en Sevilla, como vi hace poco en un documental de televisión holandés sobre los efectos de la crisis en el sur de España:
http://www.uitzendinggemist.nl/afleveringen/1312417

Como en Holanda solemos poner subtítulos de lo hablao, se entiende bastante porque son españoles que hablan.

Un abrazo grande

Cabopá dijo...

¡Qué bien lo has contado!
He paladeado los sabores de manera extraordinaria. Para nada se veía venir el final rotundo y de denuncia que tiene tu relato.
¡Formidable! Lo has bordado con tu exquisita forma de escribir.

Gracias por compartir.
Y felices todos los días del año.
Besicos

Elvira dijo...

Ese contraste tremendo entre la exquisitez del buen jamón serrano y el desvalimiento y desespero de tantos. Muy bien contado, Isabel.

Un beso

Isabel dijo...

Rosario, siempre pongo una imagen nuestra para felicitar, pero este año no me salía otra cosa.
Eso no quita para que te desee unos días felices.
Un abrazo y gracias por pasar.

Maria Dolors, siento lo mismo y además todo el año.
Te deseo felicidad y te doy un fuerte abrazo.

virgi, más que triste lo que estoy es "mu cabreá", es el colmo de los colmos, no sé dónde van a llegar y no quiero imaginar.
Pero bueno, vamos a alegrarnos de estar con los nuestros, porque la alegría no nos la van a quitar.
Un gran abrazo y pásalo lo mejor que puedas.

Patricia, los poetas siempre dando en la diana. Si no el fin del mundo, sí la guerra, pero económica, para que caigan los más débiles.
Otro gran abrazo para ti.

Isabel dijo...

Ave, estamos de acuerdo una vez más. El próspero, ¿se ha caído o lo han tirao?
Lo que no van a poder es con las ganas de denunciar tantos y tantos abusos.
Salud, descanso y a pasarlo lo mejor que podamos. Abrazos fuertes.

giovanni, de acuerdo, y es lo que más feliz me hace; que hay mucha juventud más preparada luchando por cambiár este caduco sistema, e intentando de manera inteligente reorganizar los recursos. El vídeo no lo he podido ver, ya veré por qué.
Gracias, abrazos y felices días.

Cabopá, sólo he seguido el texto de Proust, pero con la loncha de jamón en mi cabeza, quizás porque es el bocado que más me gusta saborear y lo hago poco, pero me duelen tantas cosas que no pude evitar el final al escribirlo.
Gracias por tus palabras de ánimo y también te deseo lo mejor para ti y los tuyos todo el año. Un gran abrazo.

Elvira, es esta realidad que se impone cada día y duele.
Gracias por animarme.
Que pases muy feliz estos días en tan buena compañia. Disfrútala, que el tiempo de estar con los hijos es escaso.
Un gran abrazo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Muy bien contado, Isabel. Te deseo que pases unos días muy felices con los tuyos, y que el año que viene todo mejore.

Un abrazo

mjromero dijo...

Yo soy más de dulazainas de esas perjudiciales para la salud, y a este paso el jamón habra que tomarlo como medicina.
Un abrazo.

Aquí me quedaré... dijo...

De menos a más. Muy bueno.

En uno de tus comentarios has dicho...Todo el año.

Esa es la clave.


* Para ver el vídeo, tienes que pinchar en el texto que sale cuando pinchas.Pide la autorización de coquies. Es muy interesante. Me lo envió Giovanni y se lo agradezco.

Amo y me duele tu tierra, ya lo sabes.

Un abrazo relajado

Myriam dijo...

Yo veo jamón ibérico y se me hace agua la boca, que no por las magdalenas.... Jamón, si señora y si es pata negra... ¡ni hablar!

Muy Felices fiestas, Isabel para ti y tu familia y que el 2013 te traiga mucha alegría, salud y bonanza, a pesar de todo y de todos.

Besos

Freia dijo...

¡Uffff, cómo ha dolido tu pequeña historia!

La primera parte ha hecho que yo también ensalivara. La segunda se me ha agarrado al estómago como una garra.

Un beso muy fuerte, costurera guapa.

PD Cada día escribes todavía mejor (si es posible)

Isabel dijo...

José Luis, lo mismo te deseo. Abrazos.

mjromero, a mí me gusta todo hasta lo que no debo tomar. Muchos besos.

Aquí, lo sé. Yo voy a procurar tomarme una pastilla esta noche. Gracias y abrazos.

Myriam, lo mismo te deseo. Abrazos.

Freia, lo siento, escribir es eso también y cómo no reflejarlo.
Gracias por tus amables palabras y te deseo lo mejor siempre y con buena música. Abrazos.



Eastriver dijo...

A mí también me encanta el jamón y me encanta Proust. Y me gustan los recuerdos. Y las reivindicaciones. Y vivir intensamente lo bueno que nos rodea.

Mis mejores deseos.

Isabel dijo...

Eastriver, entonces, de acuerdo estamos.

Los míos van para que se haga realidad lo que más desees.

Abrazos

Anónimo dijo...

Hija...yo estaba deleitándome juntamente contigo, con esas divinamente descritas CUATRO JOTAS; y venga darle suavecitas vueltas, ojos entornados, emisión de admiraciones...hum, hum. Fíjate, lo imaginario me hacía feliz. Pero el final de la lectura, como un batacazo, me ha bajado a la dura realidad. ¡Jo¡
Sin bromas. Besos de UVA.

Isabel dijo...

Ya, Uva, me lo imagino, además es de Jabugo el que tomé para la foto, debe estar de muerte, de ahí el contraste, pero es lo que hay y si nos gusta escribir es otra forma de denunciarlo.

Un fuerte abrazo con jamón o sin jamón, pero sí el cariño y los buenos deseos.