viernes, 14 de diciembre de 2012

280. Felicidad


-Hoy he oído cantar al vecino de enfrente mientras tendía la ropa.
-Pues vaya una novedad, ni que estuviera mudo.
-Cantaba “Cielito lindo”.
-Fresquita, ¿no?
-¿Qué más da? Lo importante es que estaba cantando. La chica que limpiaba su casa le aplaudía, yo la miré y ella me miró, y nos sonreimos.
-Hija, hoy estás de un bobo subido...
-Tú es que no te fijas.
-¿En qué?
-Desde que vivimos aquí, y va para treinta y cinco años, todo lo que hace es pelearse con su mujer a voces. Esta mañana mismo la he oído recriminarle que no vaya más desnudo por la casa, que el espectáculo no le gusta. Yo creo que se está muriendo.
-¿Muriendo? Eso, ahora vas y lo matas.
-Tiene 94 años, alma de cántaro, y no lo he escuchado nunca tan feliz.
-¡Papá, mamá! Un hombre desnudo ha saltado por la ventana y volaba.

Palabras propuestas: 
cantar, ropa, bobo, alma de cántaro, ventana.


El texto responde a la propuesta del blog de Odys
Las bases copiadas del mismo están en el primer comentario. 

22 comentarios:

Isabel dijo...

Estas son las bases:
1.Un autor A escribe un microrrelato en su blog y selecciona cinco palabras del mismo. A escribe debajo del micro las cinco palabras o expresiones seleccionadas.
2. Otro autor, B, decide tomar el testigo, y escribe en su blog un micro que contenga:
—Una de las cinco palabras o expresiones seleccionadas por A.
—O un personaje del micro de A.
—O bien una de las cinco palabras y un personaje del micro de A.
3.B pondrá en su relato los enlaces correspondientes. A su vez, A pondrá en el suyo los enlaces al micro de B. Los enlaces han de estar situados dentro de los micros, en las palabras o personajes que actúan de enlace.
Ejemplo: supongamos que la palabra o expresión escogida por B eszapatillas de felpa. B pondrá un enlace en su relato, en la expresiónzapatillas de felpa, que lleve al relato de A, y A pondrá un enlace en su relato, en la expresiónzapatillas de felpa, que lleve a B.
4. B tiene que escoger cinco palabras de su relato, y escribirlas debajo del mismo, para que un tercer autor, C, pueda tomar el testigo.
5. Asimismo, es conveniente que B publique las bases para la construcción del laberinto en un comentario a su propio relato, para que cualquiera que las lea y quiera animarse a participar pueda hacerlo.
6. Sucesivos autores podrán escribir relatos que incorporen palabras escogidas o personajes de micros anteriores, no necesariamente a partir del micro inmediatamente anterior. Por ejemplo, un autor H podría escribir un micro que contuviera una palabra del micro escrito por G; pero también podría, si así lo desea, escribir un micro que contuviera una palabra de A, una palabra de C y un personaje de E; ponerse en contacto con los autores, crear los correspondientes enlaces, etcétera.
9. Quien ha participado en la construcción del laberinto podría volver a participar posteriormente, si así lo desea, con un nuevo relato con sus correspondientes enlaces.
Y así sucesivamente, podremos construir un laberinto de microrrelatos a recorrer a través de las puertas o ventanas que ejercen de enlaces.

Cabopá dijo...

Buen título, buena foto...

Relatado a modo de guión de forma magistral, me gusta la resolución de la trama. Ese hombre desnudo ya había cumplido todas las expectativas de felicidad y se buscó el último salto para finalizarla.

No sé si me he líado pero, lo mismo sí. Qué sepas que "coses"las palabras con muy buenos hilos.
Besicos

Odys 1.99 dijo...

Hola Isabel, muchas gracias por participar. Acabo de enlazar mi relato al tuyo a través de la expresión "un hombre desnudo"; si te parece y no es molestia, cuando tengas un ratico haces lo mismo, enlazar tu relato al mío a través de esa expresión, para que pueda funcionar el laberinto.

Me gusta el relato, fresco y fluido, que vas construyendo apoyándote exclusivamente en el diálogo, y ese final abierto que me hace desear que la dicha del vecino sea completa y, efectivamente y como anuncia el hijo, vuele hacia arriba y no hacia abajo :-)

virgi dijo...

Muy ocurrrente, tierno y encantador. Me gusta como, usando esas palabras, le das vida al vecino.
Y a los que te leemos también.

Índigo dijo...

Y el vecino volaba... por fin la felicidad. Un abrazo, Isabel.

Elvira dijo...

¡Qué bueno! Y la foto, con ese cielo...

Besos

Susana Camps dijo...

¡Qué original, Isabel! Ese diálogo tan fresco nos va metiendo poco a poco el miedo en el cuerpo, el miedo a que la palabra se haga realidad, y en un instante parece que ni hemos visto el cuerpo que se precipitaba... Visual, ágil y sorprendente.
Abrazos

Isabel Barceló Chico dijo...

Estupendo relato, isabel. Y un juego realmente divertido y creativo. Lo seguiré con interés. Besos.

Índigo dijo...

Y la libertad sí, que abraza la luz, y se funde con ella en ese abrazo de fuego. Gracias, Isabel.

Maria Dolors dijo...

El vecino voló.... quizás le faltaba
cumplir ese deseo, con 94 años
seguro que habia experimentado muchas sensaciones y a lo mejor le faltaba....cumplir la última.
Besos.

Darío dijo...

Cantar y en pelotas, es amor a la vida.

Anónimo dijo...

Isa, me ha encantado. ¡¡Cuánto tiempo sin entrar y disfrutar ¡¡
Visual, fresco, magnífico. Besos de UVA

Anónimo dijo...

Además de un interesante juego literato, es un micro que da mucho de sí, casi un relato real, con un final que, por desgracia, está de actualidad: Desesperación y saltar ese abismo de la incompresión de unos desaprensivos estafadores.
La foto me ha encantado. Fantasia creativa. Un abrazo, Ave peregrina.

giovanni dijo...

Me encantó tu texto, por el canto del viejo, por su alegría, imaginándome como el iba bailando por su apartamento, desnudo, cantando.

Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me gusta ese diálogo que acaba presentándonos a un vejete tan vital, aun en el último acto de su vida. Que no decaiga el buen humor.
Suerte en esa cadena de micros, parece interesante.
Un abrazo enorme.

Freia dijo...

Me encanta la idea de un laberinto de micros... Mucho, costurera.

Y me ha fascinado tu microrrelato. Esa forma de aunar la felicidad y la muerte me ha dejado sencillamente maravillada.

Un beso muy, muy fuerte.

José Luis Ríos Gabás dijo...

A mí también me ha gustado, y además parece una idea muy sugerente que provoca otras ideas. Felicidades.

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Da para mucho.
Tierno, divertido y cálido ese cielito lindo.

Un relato estupendo, Isa.

Besos

Índigo dijo...

Gracias, Isabel, por tus palabras y tu afecto. Felices añiles.

Patricia Nasello dijo...

Una discusión, que iba para largo, se acaba, y comienza la libertad: andar en cueros, andar cantando, andar hundiéndose de placer en el cielo.
Un encanto de micro, Isabel.

Y gran propuesta la de Odys!

Beso

ethan dijo...

Pues enlazo con el enlace del relato enlazado para felicitarte las fiestas y desearte un feliz año nuevo.

Isabel dijo...

Deciros que GRACIAS MIL por entrar y animarme con lo escrito, ni me atrevía a decir que pretendía escribir un micro, porque ese género me merece mucho respeto de lo difícil que lo encuentro; pero la propuesta de Susana del blog Los martes micro (a través de ella conocía a Odys), me animó.

Ahora tengo que darle el esquinazo a mi vecino que me lo he cargado antes de tiempo.

Pues eso, que os agradezco muchísimo vuestras cariñosas palabras de aliento.

Y abrazos y besos.