sábado, 4 de agosto de 2012

261. En la nube


La conversación empieza bien, por fin unos días de vacaciones entre tantas cosas que poner derechas. Saludos aquí y allá, pero sin preguntas, puede que haya alguna oveja negra familiar pasándolo mal. Todos resplandecen como etéreos y, para evadirse aún más de las últimas presiones, cada uno toma un sorbo, ora del blanco, ora del tinto. Entre tanto, ora que te ora, alguien pronuncia la palabra mágica: religión. Todos vuelan hacia la nube, allí hay acuerdo total para hacer llover chuzos de punta, provocar el diluvio y construir la embarcación, eso sí, sólo para ellos: los elegidos.

15 comentarios:

Myriam dijo...

¡Excelente Isabel!, lo has dicho claro, contundente y conciso...

(¡Solo que yo, te cuento, no necesito invitación ni ser una elegida para vivir en La Nube! de aire como soy y hasta con escoba propia jajaja)

Besos y que pases muy buenas vacaciones a pesar de todo y de todos.

Reyes dijo...

Muy bueno,Isabel.
Los que van de elegidos suelen ser los que van por encima del suelo un par de metros.
(Y esa nube,parece un ovni,eh?).
Besitos.

mjromero dijo...

Como un Arca de Noé, suelen ir a pares.Los demás nos quedamos en tierra disfrutando de la hierba y los insectos.
Un abrazo.

enric batiste dijo...

Felices vacaciones donde estés!

Freia dijo...

Genial, costurera.
Me ha encantado la fuerza.

Un abrazo hacia el sur.

Cabopá dijo...

¡Cuánta verdad!
...Y es que están en las nubes y más en esa que has fotografiado que parece un platillo volante por su forma...
¡Qué mal entienden de elegidos!
Mientras tienen las arcas llenas ellos subidos en la suya...

Besicos salados, amiga.

giovanni dijo...

Gracias por tu reciente entrada "Minas". Dejé un comentario.
Felices vacaciones!

Un beso

Elvira dijo...

Eso de los elegidos siempre me ha reventado. Pasa en muchos ámbitos, no solo el de la religión.

Besos

bixen dijo...

Esa es una nube lenticular, síntoma inequívoco de grandes vientos en las alturas. Es un cirrostrato, por tanto contiene hielo y nunca precipitará si no se trasforma en otra nube.
Todos los ateos creen en los OVNIS, sin embargo entre los creyentes, algunos sí y otros no. "Lo increíble de las estrellas no es cómo se han formado, sino que podamos verlas".

virgi dijo...

¡Vaya con Bixen, sí que sabe!( me guardo lo de cirrostrato).
Elegidos hubo, hay y habrá. No acabarán nunca.
Besos besos

Maria Dolors dijo...

Me ha encantado el comentario de
bixen, perfecto.
Un abrazo.

Mar dijo...

Me gustó este texto, rotundo y conciso como otros te han dicho... entiendo que narras una vuelta al pueblo de la familia; tal vez el tuyo, tal vez es tu propia historia. Vale...
Reunión familiar, conversaciones agradables mientras que no se toque esto o aquello, el/la oveja negra... ¿Y la palabra mágica? ¿La religión? Ahí me descolocaste; pero supongo que cada familia tiene su lugar de desencuentro. Y sí, siempre, desfortunadamente, hay elegidos o preferidos.
Mi madre cada vez que se volvía a su pueblo, en Asturias, en verano, lo temía, decía que er ir allí para templar gaitas. Me lo has recordado. Un abrazo
Un abrazo

Marta dijo...

Más claro el agua!!!!
besito

Isabel dijo...

Acabo de escribir un post y subirlo, así que contesto en plural porque estoy sudando, esto es demasiado.
Si algo me gusta cuando escribo es sugerir o disfrazar lo que quiero decir, aunque no sé si lo consigo. Una maldad, si queréis, pero de ahí la riqueza que respiro en vuestros comentarios; escribir también a gusto de quien lee, por eso agradezco tanto que paséis a dejar vuestra opinión. Y siempre me puedo explicar, como ahora, por si no he sabido hacerlo a su tiempo.
Dije “en la nube” como podía haber dicho “en la luna de Valencia” que es como creo que están los políticos cuando se alejan del ciudadano de a pie. Ni hemos defraudado, ni malgastado, ni nos hemos endeudado en cosas que no debíamos. Todo lo contrario, hemos sido hormiguitas y estamos cada día más desencantados e indignados porque después de haber trabajado y luchado tanto, ni siquiera hay futuro para nuestros hijos.
Quise, con esta foto, buscar una especie de metáfora con los cipreses abajo, porque aquí es donde vamos a ir a parar más temprano que tarde, debajo de “ese surtidor de sombra y sueño” como dijo el poeta. Lo malo o lo bueno, según se mire, es que los que creen que hay cielo puede que, con su forma de actuar aquí en la tierra, ni lo disfruten. ¿Para qué tanta ambición?

LA ZARZAMORA dijo...

Y con la familia rodando en verano, hasta que la hipocresía deja de morderse la lengua y se arma la de Dios...

Besos Isabel.