miércoles, 25 de enero de 2012

232. Origen, destino o ¿sólo es el sino?

Origen
Aquel que cocina calla.
Aquel que va a ser cocinado vuelve a su origen.


Destino
Como ese era su destino decidió no aparecer.
Volvería allí, por donde había venido.


El sino
Si no podía evitar que lo frieran.
Asustaría a quien lo hiciera.
Al final no lo frió él, sino ella.


36 comentarios:

Daltvila dijo...

Me encanta la fotografía de la cocina y ya me imagino a mí mismo friendo mi sino con aceite de oliva virgen y mucha sal.

Un abrazo

enric batiste dijo...

Llegado el Grial a la cocina
errante en la aventura del destino
se insinúa en sino en interior...

Y un beso en ese viaje de la vida

Inma dijo...

Jajaja, me encantó!!
Un beso

Susana Camps dijo...

Muy sugerente, muy hábil y bien tramado. Esa actitud pasivo-agresiva del objeto a cocinar deja como una inquietud a la altura del píloro...
Besitos

Juglar dijo...

Una entrada simpática y original, con un trasfondo que me deja pensativa.
Me encanta este costurero tuyo, Isabel. Pasas de un puntada a un guiso con una habilidad envidiable.
Un abrazo cariñoso.

Myriam dijo...

Excelente texto y muy, muy sugestivo.
da para meditar...

Un beso

Ladelmedio dijo...

"Como ese era su destino decidió no aparecer". Sólo esta frase ya da para pensar largo rato.
Me quedo, no sea que no fuera mi destino.

Un abrazo
(qué cocina más bonita!!)

Isabel Martínez Barquero dijo...

Este "no sé" me encanta, pero dile a la fritura que haga el favor de no chisporrotear y quemarte. ¡Será violenta la muy...!
Gracias por las risas, Isabel. El humor es necesario, incluso cuando filosofamos.
Un beso.

mjromero dijo...

jajaja...
Qué gracia...
Un abrazo.

Marta dijo...

Destino, destino, si. Aunque no sé si origen... Besucos confundidos

Maria Dolors dijo...

Para meditar, que bonita y a la vez
que complicada frase..."como era su destino decidió no aparecer"...
si supiéramos o pudiéramos cambiar..
cuantas cosas haríamos distintas.

Un abrazo.

virgi dijo...

Origen, destino, sino.
Todos imbricados para no zafarnos ni un milímetro.
Besitos, Isabel.

VERONICA LEONETTI dijo...

Yo a veces canto cuando cocino y cuando cocinan para mi calló de pura felicidad.

Índigo dijo...

Cocinas palabras que invitan a la relectura y a la reflexión, ¿a qué si no? Abrazo añil.

Anónimo dijo...

Un lío grandísimo el que me armo con eta lectura PARA MAYORES o PARA CRECIDOS. Quizá, justo eso, sean el origen, el destino y el sino.
Disfruto mucho en esta mesa-camilla que es tu Costurero. Besos de una Joven de Enero. UVA.

marcelo dijo...

Aquí lo malo es que cuando quieres desaparecer ya estás frito.

Yo sabía una; el domine cabra:

Fuimos a cenar,
cenamos todos y,
no cenó ninguno.

un abrazo, Isabel.

Josep Vilaplana dijo...

No se si era mi destino, pero sea lo que sea es un enorme placer andar picoteando manjares por esta cocina.

Un beso agradecido.

Josep Vilaplana dijo...

No se si era mi destino, pero sea lo que sea es un enorme placer andar picoteando manjares por esta cocina.

Un beso agradecido.

Raul Rentero dijo...

eso sí que es poesía "doméstica"
saludos
Raúl

Isabel Mercadé dijo...

Últimamente escribes cosas muy inquietantes, Isabel, y la foto, y me encantan. Son buenísimas!!
Un abrazo.

Isabel Mercadé dijo...

Cuando hablo de foto también inquietante, me refiero a la segunda. La primera es acogedora, lo cual aumenta esa sensación inquietante después.

Sue dijo...

Ese tomate da miedo.

Me ha gustado como ordenas las palabras y esa primera foto de la cocina.

Un beso.

emege-e dijo...

Me parece una adivinanza que no consigo descifrar. Sin embargo,opino que tal vez del origen al destino sólo hay un trecho, pero el sino es demasiado profundo. De todas formas, me deja intrigada esa extraña figura: el destino de unos churros o el sino de unos chorizos fritos.Besitos.

emege-e dijo...

Me parece una adivinanza que no consigo descifrar. Sin embargo,opino que tal vez del origen al destino sólo hay un trecho, pero el sino es demasiado profundo. De todas formas, me deja intrigada esa extraña figura: el destino de unos churros o el sino de unos chorizos fritos.Besitos.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Me encanta tu cocina, tus azulejos en forma de flor azul oscuro, son como los que yo tuve en mi primera cocina.
Me encanta como guisas y como coses.
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Me gustan también las fotografías, sobre todo la de la cocina, con esos colores y esa luz, y el tema de la foto.

Un abrazo

Lara dijo...

Esa cocina que quiero conocer.

Aquí me quedaré... dijo...

No importa demasiado la denominación

El final, antes o después está asegurado. No hay elección.

Un beso.

Elvira dijo...

Genial, genial!! Me ha encantado. Besos

Reyes dijo...

jajajajaj qué bueno!!!
Es verdad,nunca se sabe quién acabará frito.
Besitos.

Lucía dijo...

¡Qué ocurrente!
Muchas gracias por tu comentario, mi hermana es una apasionada de la ciencia, es lo que estudia y será a lo que se dedique...por eso intenté hacer el texto lo más científico posible. Y sí, me has pillado...

Muchas gracias y un fuerte abrazo

Isabel dijo...

En su libro "La práctica del relato", Angel Zapata cuenta una anécdota:
"García Lorca escuchando a Ruben Darío recitar: "que puberes canéforas te ofrecen el acanto",
se levantó desconsolado y dijo: "otra vez, por favor; que yo sólo he entendido el "que".

Ni yo soy R. Darío ni lo pretendo, pero no sé como no me habéis tirado el pimiento a la cara, porque ni yo misma, ahora, sé lo que escribí.

Por eso quiero agradeceros y no explicaros uno a uno lo que pretendía. A veces nos dejamos guiar por cosas que luego nos parecen inexplicables; a mí me pasa mucho, y en ese intento de que me entiendan, no me entiendo ni yo.

Gracias, gracias, gracias y abrazos.

Aquí me quedaré... dijo...

¿ No hablabas de teatro?

Sonrisa

Isabel dijo...

Aquí, ¿quién dijo miedo?

Yo soy el teatro, jajaja.

Besos.

Aquí me quedaré... dijo...

¡Guasona!
¿ Pimientos?
Tienes mucha suerte.
Cada día, me llevo a casa, todos los ingredientes para una buena ensalada.
Tomates, huevos, lechugas y hasta las aceitunas.
El vinagre, lo pone el director cuando me mira.

Vamos, que he encargado un cartelito que pone. "Los huevos, duros y pelados por favor. Los tomates blanditos que hacen mucho daño cuando están duros. Muchas gracias"

Espero me hagan caso la próxima semana.

Un beso y una gran sonrisa.
Buen domingo

Isabel dijo...

Aquí, te lo juro, es la rodaja de un pimiento morron.
Estaba yo entretenida cortando verduritas para un arroz y al poner en el plato las rodajas, ésta en particular me pareció la cara de un simio pequeñito, de ahí lo del origen.
Si se pincha en la imagen se aprecia en la boca algo parecido a las burbujitas que hace un bebé.

Y no tengo nietos, que conste, pero sí imaginación, esa pordios, pordiosito, que no me falte.

Un gran abrazo.