jueves, 21 de julio de 2011

208. Cambio de piel

Como tú

me libero,

busco convertirme

en algo más ligero.

31 comentarios:

ethan dijo...

Algunos cambiamos de piel también en verano (maldito protector factor 20 que no protege!)
Saludos!

Montserrat Sala dijo...

si lo consigues, me lo dices. A mí también me gustaria mucho.
Te doy las gracias anticipadamente

Isabel Martínez Barquero dijo...

Si se pudiera mudar la piel como una se cambia de indumentaria...
La liviandad siempre es energética y nos renueva. Por ese camino quizá podamos mudar la piel metafóricamente.
Abrazos.

Isabel dijo...

ethan, ya no nos protege ni el factor más alto, como no nos protejamos nosotros...
Un abrazo veraniego

Montserrat, expreso un deseo poniéndome en el lugar de alguien o de algo en este caso.
Como dice Isabel más abajo, esa metáfora la podemos aplicar a lo que queramos; a nuestra piel, a nuestro interior, a la construcción de algo material...
Gracias a ti por tu visita, y un caluroso abrazo.

Isabel, lo has expresado mejor que yo. Ese es mi deseo, y en algunas cosas, no sin esfuerzo, se cumple esa liviandad.
Abrazos.

Elvira dijo...

Me encanta tu pequeño poema. Y la ligereza... conseguir eso es algo grande. Hay quien confunde superficialidad con ligereza y pesadez plúmbea en los planteamientos con análisis profundo. Nononono!

Pero tú más guapa que el bichejo ese, ¿eh? :-)

Besos

Cabopá dijo...

Ligero es el tiempo del verano
ligera la vida que llevamos
cambiamos los vestidos
cambiamos los colores
La piel lo agradece
cálida y exótica
mostrándose con vestidos
de aromas de jazmín.
Un repente veraniego par guardar en este costurero.
Besicos salados

Reyes dijo...

Pues sí, toda una metáfora.
Besitos , guapa, menudo caló que hace hoy .

Isabel Romana dijo...

La ligereza (y la pesadez) residen en el alma. Besos, querida isabel.

Txema dijo...

Paso a saludarte tras leer ese pequeño poema que me gustó por bueno y breve.

besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

Cada uno necesita su tiempo, poco o mucho, para liberarse de ese vestido exterior que tanto nos oprime, darse cuenta de ello y querer hacerlo nos llevan por el buen camino

Me gusta el poema por breve, conciso y con determinación

Besos Isabel

Myriam dijo...

¡Qué se te cumpla el deseo, Isabel! Ir por la vida con equipaje liviano tiene sus beneficios.

Besos

marce dijo...

Mi pies es delicada, tengo que dar 50+.

Ya están las islas flotando en el Atlántico.

que tengas un buen día.

Sue dijo...

La verdad, el bichito me da repelús...tan blanquito ahí.

Pero la reflexión me gusta. Baroja escribió que el secreto para la vida es el cambio, mudar hasta de piel si es necesario. Quedarse siempre con la misma no ayuda a asimilar las cosas que van pasando.

Un beso.

Ladelmedio dijo...

Renovarse o morir!!

Anónimo dijo...

Si no nos complicásemos tanto la vida, no sería dificil lograrlo. Creo

Un abrazo


Luna

La Zarzamora dijo...

Cambiar de piel en cada estación, para aligerar el paso de la existencia. Si lo lográsemos como estos bichitos, qué liviandad!

Besos, Isabel.

VERONICA LEONETTI dijo...

Que directo y hermoso, Isabel.
Importante saber liberarse y liberar.

emege-e dijo...

Pocas palabras que dicen mucho. La fragilidad de la vida: "renovarse o morir en el empeño". La piel es como un envoltorio que, a veces, hay que innovar. Desde mi lugar que ya es menos borroso. Un fuerte abrazo.

virgi dijo...

¡Ya quisiéramos!
Sobre todo cuando vemos como se va estropeando.
Besitos

Miguel Baquero dijo...

Bien mirado, ese bicho es precioso, así de ese color crema...

Isabel dijo...

Elvira, me encanta que te encante.

Ese bichejo es la chicharra como lo llamamos por aquí, la tengo fotografiada aquí:
http://elcosturerodeisabel.blogspot.com/2008/09/4 2-la-siesta.html

Más clara que las nuestras, es portuguesa de la playa de Falesia en el Algarve y, me gusta, porque estaba disimulada con la madera del chiringuito.

Cambiar, eso que hacen con naturalidad los animales a nosotros nos cuesta, pero lo intentamos.

Besos

Isabel dijo...

Cabopá, que hermoso verso. Muchas gracias por este regalo y un fuerte abrazo.

Reyes, con lo bien que hemos estado y de nuevo volvemos a sudar.
Besos, besos...

Isabel, tus personajes lo saben bien y nos lo cuentas mejor.
Abrazos de palabras.

Isabel dijo...

Txema, me alegra verte por aqui.
Gracias por tus palabras y besos.

Pilar, igualmente gracias, tú sabes bien por tus experiencias.
Un abrazo.

Myriam, y nos duelen menos los huesos, jeje...
Un abrazo.

marce, las vi y son un relajo para la vista, espero poder ir algún día.

Sue, has expresado muy bien el decir de Baroja, me gusta mucho.
Gracias.
Ese bichejo, como otros que nos repugnan, las moscas por ejemplo, esas las mato rápido, a veces, nos sorprenden. Te pongo un enlace.

http://es.wikipedia.org/wiki/Cicadidae

Besos

Isabel dijo...

Ladelmedio, tú lo has dicho.
Besitos

Ese es el problema, querida Luna, con lo corta que es la vida, qué tontería, ¿verdad?
Un fuerte abrazo.

Zarza, intentarlo al menos, ¿no?
No desistir, luchar...
Besos.

Vero, ¡lo que tenemos que aprender de la naturaleza y esos insectos que la pueblan!
Gracias por tus palabras y un fuerte abrazo.

Isabel dijo...

emege, a ti qué te voy a contar, si eres la maestra del cambio y la adaptación. Y cada vez más ligera de equipaje te irás de nuevo, que te veo venir.
Nos vemos pronto, espero...
Abrazos.

virgi, pero la arruga ¿no era bella?
Era el vestido, claro, como no hay que plancharlo, planchémonos algo por dentro, ¿te parece?
Besos.

Miguel, menos mal que tu encuentras algo bueno en él.

Freia dijo...

Es bueno cambiar la piel. Rejuvenece y nos vuelve más ligeros. La contrapartida es que también nos vuelve más vulnerables.

Un abrazo veraniego, Isabel.

Isabel dijo...

Tienes razón, querida Freia, cómo no, pero me parece importante la capacidad de cambiar, de lo contrario nos anquilosamos y esto también es peligroso.

Más abrazos para ti.

(* dijo...

Mudar a veces es tan necesario...
Que tu nueva piel sea seda, Isabel. :)
Un abrazo.

marce dijo...

Intento hilvanar la madre natura y representar esas caras que forman sobre las rocas.

un abrazo. Isabel.

Anónimo dijo...

Qué bueno¡¡ Estaría bien eso de "espeluchar" de vez en cuando. (Cuánto más vieja me hago, más se me vienen a la cabeza las antiguas palabras).
Querida Mallencita, no sé qué me gusta más, si tus trabajos tan sintéticos y buenos, o leer a tu gran cantidad de seguidores, con los que disfruto. ¡Esa gran mesa de camilla donde me los imagino a todos alrededor¡ Muchos besos. UVA

Isabel dijo...

(*, gracias, voy a visitarte hoy más tranquila.
Besos.

marce, las hilvanas muy bien, porque el cosido luce perfecto desde todos los ángulos posibles. Otro abrazo.

Uva, cariño, a mí me gusta un montón que disfrutes con las opiniones aqui vertidas, señal de que opinas como yo: que son estupend@s.
En verano la mesa camilla la tengo descubierta y la ropa lavada y guardada, porque ya tenemos bastante calor.
Tú estarás fresquita, de lo que me alegro. Gracias por pasarte desde tu retiro.
Un fuerte abrazo.