sábado, 19 de diciembre de 2009

111. Dehesas

De norte a sur y tiro porque me toca. Y sí, me toca este revuelo sobre los toros. Yo nunca he visto ni veré una corrida. Cuando mi padre las veía en televisión me tapaba los ojos. No me gusta ver la sangre corriendo por ningún lomo, ni los castigos. He escuchado a los que entienden y comprendo ese arte que cuentan pero no lo comparto.


Pero siento que si esas dehesas verdes salpicadas de encinas, alcornoques, olivos, acebuches; en primavera cuajadas de margaritas, jaramagos y lirios. Si tuvieran que desaparecer, no me gustaría.


Y aunque por preservarlas le hayan puesto puertas al campo, y, rodeada de cercas, no se pueda entrar en ellas a coger setas como hace tiempo se hacía, ni pasear por esas bellas praderas. Es necesario reconocer que conforman un ecosistema muy singular donde si yo fuera vaca o toro me encantaría pasear, comer y reposar.


8 comentarios:

NáN dijo...

No. Esta vez te digo no. Es como si se dijera que las niñas de ciertos países son muy cuidadas para luego hacerles la ablación y que, además de monas sean sumisas. Me niego a pensar que la sangría es arte. Me niego a creer que esa vida merece la pena a pesar de la masacre final.

Reyes Uve dijo...

Yo nunca he visto una corrida(de toros) .
Y si pidieran opinión , aquí en el sur, votaría por la abolición .
A mi abuela siempre le dio pena de los toros , y ésa es la única opinión que he tenido acerca de la fiesta en mi casa .Supongo que quien ha crecido apreciando la tauromaquia de cerca puede enumerar las cosas bellas que puede tener ; pero yo no sé cuáles son , la verdad .
Aparte de que el público taurino , el ambiente que promueve , no me gusta en absoluto .
Es una esencia local que pudo añadir intensidad y belleza a nuestro andalucismo , pero ya no tiene razón de ser porque las cosas evolucionan .
Es mi humilde opinión .
Las dehesas habría que coservarlas.
Eso sí.Encontrar crianzas alternativas.
Un beso, preciosas fotos.

NáN dijo...

He estado pensando, en lo de vivir estupendamente a cambio de tener un final horrible.

¿No es lo que hemos decidido con respecto al cambio climático? Alargar la fiesta todo lo que se pueda, incluso aunque la calidad y cantidad de los canapés y de las bebidas baje. Después, los que venga detrás que se las arreglen. Y si nos toca a nosotros, pues a jorobiarse tocan.

Pero no sé si los animales, si pudieran pensar y expresarse, pensarían y se expresarían como nosotros.

Freia dijo...

Pues yo sólo vi un trozo de corrida una vez (y porque buscaba a un amigo en la plaza y me cerraron las puertas y no pude salir). Por la tele me aburrían; en directo me desagradó profundamente.
Pero no me gustan las prohibiciones. Puede incluso que se consiga el efecto contrario. Creo que todo es una cuestión de educación y concienciación, no de prohibición.

Isabel dijo...

Imaginaba diferentes puntos de vista en el tema, pero te confieso, NáN, que tu primera opinión me ha sorprendido. La comparación que haces es fuerte y se me ocurren muchas cosas que decirte, daría para toda una tarde de charla, de esas charlas que me gustan.
Puede que quizás influida por lo bucólico de las fotos no me expresara bien. No estoy de acuerdo con la fiesta de los toros, y tampoco con la forma de matar muchos animales para el consumo humano.
Y tampoco me gustan las dehesas porque pertenezca a ese mundillo del toro y el caballo, ni siquiera voy a la feria.
Me gusta la ecología y me preocupa el fin que se pudiera dar a las dehesas porque no estamos para cargarnos más ecosistemas. El sur, donde abundan, es más proclive a la sequía y erosión.
Como dices, no miramos por las generaciones futuras, incluso comprendo a los padres jóvenes que se plantean no tener hijos.
No sé lo que pensarán los animales ni si piensan, pero creo tienen mayor poder de adaptación que las personas, que nos creemos los reyes del mambo y así nos va.

Reyes, a mí me pasa como a tu abuela. Tu opinión para mí es muy valida y tienes mucha razón en que hay que evolucionar y encontrar soluciones alternativas.
Besos también para ti.

Freia, estoy de acuerdo en lo de la educación y concienciación.
Igual que para tantos temas quizás sea el camino más largo, pero más efectivo.
Me alegra tu visita.

Muchos besos

emege-e dijo...

Soy partidaria de que el ecosistema hay que preservarlo y creo que precisamente las dehesas están bajo ese amparo.
Sin embargo, a los otros comentarios mi opinión se convertirá en el espiritu de la contradición. A mi sí me gustan las corridas de toros y también las de rejoneo. Confieso que he asistido a las plazas,me encanta el ambiente precedente al espectáculo, aunque en la tele es más sosa, no me las pierdo.Referente al "mundo del toro", son innumerables los puestos de trabajos que dependen del mismo. Tenemos que mirar que hay detrás de las bambalinas. Aunque no es comparable creo que a diario debemos mantener la sensibilidad a punto, ya que a través de los medios informativos contemplamos escenas más fuertes y cruentas que ocurren a nuestro alrededor, y no son las corridas de toros.
Amiga, estoy en el bando taurino y por la paz en el mundo.

NáN dijo...

Que conste que fui muy taurino. Asiduo al tendido del 7 de las Ventas de Madrid. De pronto, fui viendo la Masacre en lugar de la Fiesta. Era como si se estuvieran proyectando dos películas y a veces veía una y a veces la otra. Yo no podía elegir.

Una noche tuve una pesadilla con la barbaridad que había visto aquella tarde. Nunca volví a una plaza ni a verla en la televisión.

Por otra parte, la palabra "conservacionismo" no siempre es buena. Hay que conocer bien el medio y decidir lo que hay que conservar y, sobre todo, en qué medidas y proporciones.

En cuanto a los puestos de trabajo, también las fábricas de minas antipersona dan muchos. No es un argumento.

(Estáis conociendo aquí al NáN más duro, que existe al lado del otro. Pero si soy duro en la expresión de las ideas, no lo soy en la consideración de las personas. Que nadie se sienta atacado personalmente).

Isabel dijo...

Emege-e, ya sabes que me gusta la pluralidad, también sé tus gustos y sabía entrarías en este pequeño y respeturoso debate que me encantaría alargar con todos a modo de tertulia.
Gracias por participar.

NáN, tus opiniones siempre me sorprenden y no creo que nadie vaya a sentirse atacado.
La diversidad nos enriquece y nos ayuda a completar la visión de los otros cuando de ideas o creencias se trata.
Sólo te conozco por tus escritos y ahí he podido apreciarte y conocer ese otro lado.
Gracias por entrar de nuevo.