lunes, 10 de septiembre de 2007

0. El costurero



El costurero es un objeto en desuso, sobre todo en hogares de personas jóvenes. Es más rápido a veces, pegar un botón con un fixo para que aguante hasta la próxima visita a la madre o abuela. Ésta siempre preguntando:

-¿Niña, has visto la tijera?, la he buscado por toda la casa y no la encuentro.
-No mamá, estará en el costurero.
-Ya he mirado y no...
-Pues mira en el fondo, si no lo revuelves no la encontrarás.

Ese era el secreto: revolverlo. El costurero casi siempre en desorden, como la vida. Allí iba a parar todo y allí estaba siempre la tijera o tijeras, singular o plural, como quieras nombrarla.

Este objeto pesado que corta y recorta servía también, como la define María Moliner en su diccionario, para hacer un “trabajo de tijera”: procedimiento de escribir una obra literaria o científica. Hoy el Word: corta-pega, pega-corta y lo hace con más rapidez; sin embargo, la tijera sigue siendo de utilidad.

Volviendo al costurero, bueno es saber que, nuestras madres y abuelas lo usaron en la educación de sus hijos. La mayoría de las veces, sin saber el poder pedagógico que contenía. Mientras ellas cosían, después de poner a buen recaudo alfileres y agujas, los niños encontraban allí el cofre de los tesoros y, jugando con su contenido, aprendían a enumerar, clasificar, contar, asociar y hasta colorear. Siempre había yesecillos para patrones y lápices de colores, que ellos utilizaban para dibujar. Incluso encontraban adivinanzas y refranes populares escritos en papelitos, todo con el fin de entretenerlos.

A ese costurero, botiquín manual que sirve para coser heridas, unir bordes, tapar agujeros, con más o menos gracia, quiero hacer alusión en este blog.

9 comentarios:

guilleortiz dijo...

Excelente! La comparación de un blog con un costurero es realmente brillante. Sí, revolver, poner arriba lo de abajo, lo de abajo arriba, encontrarte con cosas que no esperabas, con historias que habías olvidado ya...

Eso es un blog, desde luego, o al menos tal y como yo lo entiendo. Creo que se nota al visitar el mío.

Enhorabuena, estoy aquí vigilándote, je je.

vir dijo...

¡Ay que me ha gustado¡Es verdad,
tiene sabor a antiguo el costurero.Pero objeto entrañable. Leyendo, he tenido la imagen del viejo costurero de mi madre y, volando, me ha llevado "prendida con alfileres" por mil situaciones. Eso sí, alrededor de una mesa de camilla, complemento fundamental al costurero.
¡Venga¡, a coser, descoser, ...deshilachar. Lo que haga falta. Felicidades en el bautismo.

Isabel dijo...

Querida Vir, espero que a fuerza de escribir, esas situaciones prendidas se reflejen y disfrutemos con ellas. Mil gracias.

Paco Cuadrado dijo...

Magnifica definición de lo que es un costurero,mejor no lo podria definir, verdaderamente es un mundo una canastita que contenia de todo y que de pequeña me maravillaba, pero tu difinición lo convierte en poesia. Paz

Isabel dijo...

Queridos Paco y Mª Paz ¡qué alegría me ha dado veros por aquí!, como también descubrir en esta ventana al mundo las perfectas pinturas de Paco. Bienvenidos y besos a los dos.

tu prima dijo...

Para mi Palo, la aguja y la plancha, eran objetos casi de decoración. Recientemente, me pidió 2 cosas: "que enseñe a planchar al novio".. y para ella un costurero. Yo, intuyendo el uso que le daría, le pensaba preparar una cajita con lo mínimo que despachan, pero no, ella quiere un costurero en condiciones, como los de antes, e indispensable que contenga el huevo de zurzir los calcetines (no sé pa qué...), pero ahí lo tiene, bien hermoso y bien completo.
Comparándola contigo, ahora veo la similitud del costureo con la escritura.
Sois dos pedazos de monstruos escribiendo, y de los que nos sacais la lagrimilla, del sentimiento que ponéis en vuestros escritos.
Te deseo toda la suerte del mundo en esta aventura y ¡¡QUE DIOS TE BENDIGA!!!

Isabel dijo...

Querida prima de nuevo mi alegría de verte por aquí y decirte que conserves el buen humor para reirnos de todo como hacían las titas.
Creo has olvidado que tú estás enredada en el hilo de la escritura y con lo más difícil: la poesía, así que Palo tiene a quien salir.
¡Qué conservemos también los ánimos
mucho tiempo!
Yo también te quiero y mucho.

VERONICA LEONETTI dijo...

Me ha traído muchos recuerdos de costureros familiares esta entrada. Ciertamente, son cofres del tesoro. Y también es cierto que un blog puede llegar a convertirse en algo parecido a un patrón que terminar, un pantalón que nunca acabas de coser. Siempre aportándole cosas, armándolo y desármandolo...

Isabel dijo...

Me gusta tu opinión, Veronica, aportas otro hilo más a esta gran madeja que formamos.

Gracias y bienvenida.

Besos