viernes, 21 de septiembre de 2018

483. El río


Hace muchos, muchos años, los hombres vivían en cuevas como estas.


Hace un mes, en agosto, caminando comprobé que la vivienda había cambiado “algo”. 


Hace una semana, al llegar a esta parte del río, vi una ¿barca? El dueño había empleado para su construcción, además de palets, plástico.  


Lo que sea para navegar por el mismo río entre los gansos.

9 comentarios:

las zapatillas fucsia dijo...

¡Feliz entrada al otoño!

Bonita entrada para despedir el largo y tórrido verano. Mucho han cambiado las casas-cuevas. Ahora da gusto dormir en ellas.

Sí, hay que nadar con los gansos que debe dar mucho gusto.

Un abrazo

Luna

Teresa dijo...

Feliz tarde de sábado. Un beso.

Isabel dijo...

Luna, qué alegría, muchas gracias y para ti también.
Un fuerte abrazo.

Isabel dijo...

Teresa y un buen fin de semana para ti. Muchos besos.

Maite Lorenzo dijo...

El tiempo pasa y las cosas cambian.
No parece llegar el otoño.
Besosssss

Myriam dijo...

Un verano bucólico, a pesar del plástico :-)

Ahora, nos preparamos para recibir al Otoño.

Besos, querida Isabel

enricbatiste@gmail.com dijo...

Los ríos y los mares y la vida
van siguiendo sus cursos, tan constantes...

Y un beso a toca teja al costurero...

virgi dijo...

Bueno, parece un buen sitio, quizás mejor diría estupendo. Te felicito por lo del libro de la entrada anterior, un fortísimo abrazo, apreciada Isabel.

Isabel dijo...

Mil gracias, me encanta encontraros aquí.
Abrazos.