miércoles, 5 de julio de 2017

442. Hacia la playa


Preguntarse por la libertad es preguntarse
por la longitud de la valla
y sus hendiduras,
por quiénes son los vigilantes,
por quiénes quieren pasar al otro lado.

Avanzan: sepulcros
a merced de la corriente.
Avanzan: como avanza el silencio.
Como se pudre un cadáver.

David Eloy Rodríguez, Miedo de ser escarcha

9 comentarios:

ethan dijo...

Drama que no cesa y se acrecienta con el buen tiempo, como una terrible paradoja.
Besos

Indigo Horizonte dijo...

Tan mar y tan dolor y tan ausencia y tan ceguera.

Abrazo, Isabel.

Teresa dijo...

Besitos.

Myriam dijo...

También ando buscando el mar, que obviamente tiene playa, cosas del verano, sin duda.

Que la disfrutes (sin cadáveres, por fa)

Besotes, Isabel
PD - Me gusta esa rompedor de ola de tu foto, tiene mucha fuerza. Feliz verano.

Myriam dijo...

Rompedor: digo, si el teléfono no me vuele a cambiar la palabra: rompedura.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Este poema me retrotrae al tiempo en que viví cerca de Tarifa. Todos los días había un desastre. Todos los días la sangre teñía de rojo las largas playas. Y, por desgracia, sigue igual.
Un beso, tocaya.

Myriam dijo...

Gracias querida Isabel por tu comentario en IBN ARABI, te contesté allí pero te traigo a tu casa la respuesta para que, con estos calores, no te canses al correr a leerla en mi blog jajaja:

ISABEL: gracias mil por volverme a recordar a la filóloga Miriam Palma Cevallos, en su momento busqué en Amazon e Iberlibro "La huella de las ausencias, un relato sobre Walada" pero no está en estos sitios de internet en dónde compro mis libros. Sí encontré el editado por ella y Eva Parra Membrives "Mujeres y ausencias" y ya lo tengo en mi carrito para cuando pueda comprarlo. El tuyo, lo buscaré cuando vaya a España este año en noviembre. Un beso

Sue dijo...

El mar, siempre el mar :)


Un beso.

Isabel dijo...

Gracias por vuestra complicidad en este drama diario.

Abrazos