miércoles, 6 de agosto de 2014

351. Estoy...

y no tengo todo el verano.

Foto tomada en el CAAC de Sevilla.
Autora:

14 comentarios:

Darío dijo...

Es una página tuya? Es tu arte? Hay cosas muy hermosas... Un abrazo.

Isabel dijo...

Siento decepcionarte, Dario, no soy yo, ella es Nuria, una malagueña con mucho arte y cuando vi su obra en el museo de arte contemporáneo de mi ciudad me traje la foto de ese enorme libro, para así enlazar su página y mostrarla. Me alegra que te guste tanto como a mí.
Otro abrazo.

giovanni dijo...

Parte del verano ya pasó, pero queda bastante. Si 'contamos' que dura tres meses, un poco más que la mitad ya pasó. Pero podemos alargar el período, no crees?
Un abrazo

Isabel dijo...

giovanni, me encanta el verano para leer, por eso quise simbolizarlo con este libro enorme, una obra de arte que se puede ver mejor en el enlace.
Este periodo vacacional, que no quiere decir que sean tus vacaciones, pero que al ser las de otros se reduce en actividades, me permite leer libros que en otra ocasión no podría acometer por su volumen. Si añado que aquí no se puede salir de la calor que hace,
yo en verano hiberno como los osos en invierno, jejeje...
Y aunque no tengo nunca todo el verano procuro alargarlo como bien dices.
Abrazos.

Anónimo dijo...

A veces, el tiempo que disponemos en verano se acorta y otras tantas se alarga de forma que parece interminable. Todo depende de cómo te organices, sobre todo poder disponer de algunas horas libres para poder evadirte a tu gusto y disfrutar a tu manera. A esto le llamo yo "parcelita íntima". Amiga,
sigue disfrutando de tu hobby: la lectura. Un abrazo Ave Peregrina

Isabel dijo...

En eso estoy, Ave, aunque no llego al libro de la foto,ni con una carretilla podría, cuando termine los "ladrillos" que llevo los mediré, jejeje.

Besos y buen finde largo.

Aquí me quedaré... dijo...

En verano es cuando menos leo. Me harté de cargar con libros y ahora que tengo uno automático donde caben muchos libros, pues tampoco.

Me dedico a hacer "el tonto".
Llevo a gala aburrirme; mirar el agua y dejar la mente en blanco y más vacía que el resto del año.

Besos y que sigas disfrutando

Isabel dijo...

Aquí, y tú también de no hacer nada.
A mí me encanta perder el tiempo mirando sin mirar, dicen los oculistas que eso es muy bueno para la vista, y para el espíritu diría yo.
Guardo los tochos de libros pendientes para el verano, porque hace tanta calor por aquí abajo que si te quedas quietecita leyendo no lo notas; bueno, sólo en kilos al final del verano.
Si al reposo de lecturas tendida, que es como a mí me gusta leer, sumas las cervecitas bien frías entre tertulias y papeo en las noches mirando las estrellas, quién se resiste, dime tú.
Abrazos gordos y a seguir disfrutando, antes de que nos den más sustos los hijos de...

Elvira dijo...

Menudo librooo, jajaja!

Un abrazo

Isabel dijo...

Sí, Elvira, hace falta una carretilla para leerlo, jejeje.
Otro abrazo.

virgi dijo...

Disfruta el verano y vuelve cuando quieras, como yo que estoy ya regresando. Por cierto, tu entrada anterior es maravillosa.
Un abrazo enorme.

Isabel dijo...

Qué alegría, virgi, leerte de nuevo y verte en tu casa a tu regreso.
Gracias y abrazo de bienvenida.

Aquí me quedaré... dijo...

Estoy.....hecha una birria
Ya ando por Madrid

¡Qué asquito!

Besos

Isabel dijo...

Jajaja, pero si tú no tienes que meter al niño en el colegio...

Yo fui a Sevilla, ir y volver, por poco tengo que ir a Madrid, pero dije no, no es la época.
A mi pueblo otra vez, porque ahora nos vamos a enterar de lo que vale un peine y aquí el rubio aprieta.

Abrazos