sábado, 29 de marzo de 2014

337. Notas

Lo llevaba todo apuntado
en la lista de la compra:
una cita
un teléfono
un deseo
un suspiro.

La perdí.
Y ahora





quién compartirá mis secretos 

No lo sé.
Un secreto no se descubre así de fácil. Pienso.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Amiga mía. En todo momento sale la poetisa -me gusta la arcaica palabrilla- que llevas dentro.
Corto, conciso, preciso...y me invitas a que mi cabeza vueeeele. Mis besos de la UVA.

rubén dijo...

Hola, he iniciado un proyecto para escribir un relato cada día del año. He encontrado tu blog por internet, y estoy pensando en añadirte como blog amigo. Si quieres, puedes darte una vuelta por mi blog y quizás añadirme como amigo. Soy http://pepitas-de-oro.blogspot.com

Darío dijo...

Quizá proceda como una botella lanzada al mar... UN abrazo.

Rosa dijo...

Precioso!!! Secreto que casi siempre va unido a algo deseado, lo que no quise nombrar, lo que dejare averiguar, lo no conseguido- Algo muy único-Besos

Anónimo dijo...

Palabras que en sí mismas ya guardan un secreto en clave,¿lograrían descifrar este enigma? Eso también es intrigante. Buen comienzo para una novela. Besitos Ave Peregrina.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Notas intimistas, versos suaves, llenos de delicadeza.
Precioso, Isabel.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Uva, con lo que tú escribes sí que vuelo yo, y, además, me lo paso en grande. Espero no tardemos en vernos.
Un abrazo y buen viaje.

Hola, rubén, tengo un hijo que se llama como tú. Bienvenido a este rincón.

Darío, curioso, el otro día estuve leyendo sobre las probabilidades que tienen esos mensajes de aparecer en los sitios lejanos de los que se lanzaron. La de historias literarias que han generado, ¿verdad?

Isabel dijo...

Rosa, que te guste a ti ya es un plus bien grande para mí, precisamente a las tontadas que me salen algunas veces le pongo la etiqueta "no sé". Pero, eso sí, la palabra secreto da mucho juego; me imagino el partido que tú le sacarías, me encantaría leerlo.
Abrazo bien grande.

Ave, me encanta que estéis las tres. Bienvenida de tu periplo, deseando estoy de escucharte y abrazarte.

Isabel si tú dices que es un verso me lo creeré porque de versionar no tengo idea, solo vacío a veces cosas esperando que alguien como tú sea benévola. Gracias, tocaya, eres muy amable. Abrazos.

NáN dijo...

Hará suyos tus secretos y los adaptará a su vida. Nadie te descifra a ti, sino tú misma. Así funciona la poesía.

giovanni dijo...

El secreto flota en el aire.
Un beso

Myriam dijo...

Toda una incógnita...

Besos, Isabel

Isabel dijo...

NáN, pero el secreto que somos ¿no lo adivinamos también por lo que el otro nos devuelve de nuestra imagen?

giovanni, el misterio, siempre el misterio.

Bueno, Myriam, cada cual con su interpretación, jejeje...

Besos a los tres.

virgi dijo...

Lindo, lindo, lindo.
Y muy sugerente, querida Isabel. Haces de algo sencillo un dilema csi místico.
Me gustó mucho, no le falta ni le sobra nada.
Un abrazo

Isabel dijo...

Gracias, virgi, tú sí que eres linda.
Besote gordo.

Manuel dijo...

No hay mayor secreto que el que desconocemos... y lo guardamos dentro de nosotros...

Isabel dijo...

Gracias, Manuel, por entrar y dejar algo distinto.

Indigo Horizonte dijo...

Una preciosidad, estas notas sobre los secretos. ¿Por qué será que siempre queremos compartir secretos y hacer que ya no sean secretos?

Besos, Isabel

Isabel dijo...

Indigo, ¿no será tal vez la necesidad de comunicarnos para sentir que no estamos tan solos?

Besos

Elvira dijo...

Me gusta mucho, pero como no soy poeta, no te lo sé decir más bonito.

"pero el secreto que somos ¿no lo adivinamos también por lo que el otro nos devuelve de nuestra imagen?"

Muy de acuerdo. Besos

Isabel dijo...

Elvira, lo eres. ¿Cómo si no ibas a demostrar esa sensibilidad con las plantas y el arte?

Creo que no podemos adivinar al otro, puede que intuir según la perspicacia de cada cual. Y quizás esa imagen devuelta nos ayude a conocernos o saber cómo nos ven, pero penetrar, pienso que es difícil.

Un fuerte abrazo.

Patricia Nasello dijo...

Creo que tarde o temprano, consciente o inconscientemente, le obsequiamos nuestro secreto a aquel que lo necesita.

Cariños, Isabel

Isabel dijo...

Patricia, pensándolo bien creo que hay mucho de cierto en lo que dices.
Me quedo con ese verbo tuyo: obsequiarlo.
Gracias y mi cariño también para ti.

LA ZARZAMORA dijo...

Eso espero...
;-)

Besos, Isabel.