viernes, 26 de octubre de 2012

271. Tras el cristal

Así llovía hace poco. 
Y como el otoño me sigue oliendo a poemas...

 Cada uno tiene
su pedazo de tiempo
y su pedazo de espacio,
su fragmento de vida
y su fragmento de muerte.

Pero a veces los pedazos se cambian
y alguien vive con la vida de otro
o alguien muere con la muerte de otro.

Casi nadie está hecho
tan sólo con lo propio.
Pero hay muchos que son
nada más que un error:
están hechos con los trozos
totalmente cambiados.

http://amediavoz.com/juarroz.htm

19 comentarios:

Marta dijo...

Veo que no soy la única a la que el otoño inspira...
Hermoso poema.
Un besito

virgi dijo...

La lluvia me chifla, me da una vida enorme, me dan ganas de saltar y cantar.
Así que te entiendo.
Y te abrazo fuerte

Darío dijo...

Es un poema alucinante, como si hubiese llovido sus fragmentos con esa lluvia de otoño. Un abrazo.

Cabopá dijo...

He disfrutado con el poema y los trozos de la lluvia...
Aquí ahora,llueve

Gracias por compartir,besicos

Isabel Martínez Barquero dijo...

A mí también me gusta la lluvia, y la poesía, y mirar cuando llueve tras los cristales.
Has elegido un poema precioso.
Un beso, tocaya.

Elena Casero dijo...

me gusta mucho el poema Isabel. El otoño es inspirador. De hecho, este poema lo ha hecho.

Muchos besos

Maria Dolors dijo...

Observar caer la lluvia detrás de los
cristales, ver el color que los
árboles adquieren en el otoño,
algunas hojas amarillas caen por
la fuerza del agua, leer este bello
poema que has elegido...todo
ello es ideal para una tarde
de domingo como la de hoy.
Abrazos Isabel.

NáN dijo...

Clarificador poema.

Aquí en Madrid, ayer dejó de llover. Pero encerrado en casa con bronquitis, oigo los helicóptero y preveo que puedo anunciar que en las próximas horas lloverán hostias y porrazos.

Sue dijo...

La lluvia trae cosas buenas si no se excede. Un poco como todo en la vida, que en exceso mata.

Bonito poema.

Un beso.

Índigo dijo...

La lluvia es creadora y creativa. Nos sirve de contrapunto. También de punto de partida. Y el cristal que refleja esas pequeñas gotas inspira, sin duda. Un abrazo grande, Isabel, y gracias por tus palabras en mi horizonte. Cariño y añiles,

Isabel Barceló Chico dijo...

¡Me encanta este poema! Y qué ciertos los últimos versos... Un abrazo, querida amiga.

Carola dijo...

Mi primavera se parece a tu otoño, hay partes de todos en todas partes.

abrazo desde el huerto!

Carola

Josep Vilaplana dijo...

Según parece, a la lluvia le gusta mirar por mi ventana y ver como caigo plácidamente en este otoño extraño en el que habito; otoño que anticipa un invierno sin primavera. Eso explica que a menudo, mis amigos me reciban con paraguas.

Bello poema que habla de una pasión compartida: la lluvia.

Besos de finales de octubre.

ana dijo...

Precioso y cierto poema, hay quienes son algo que nunca entenderemos porque son imitaciones de personas.

BESITOS.

Susana Camps dijo...

Visita tardía para coincidir con todos los demás: es un poema precioso, del que a mí me gusta sobre todo cómo las imágenes fragmentarias que presentas llevan, cada una, el ruido de la lluvia, una lluvia de fragmentos y de otoños que permiten revisar vidas propias y ajenas.
Inspirador, desde luego. Abrazos

Isabel dijo...

MARTA, VIRGI, DARIO, CABOPÁ,ISABEL, me gusta compartir este gusto por la lluvia y el poema. Mil gracias por pasar y muchos besos.





Isabel dijo...

ELENA, MARIA DOLORS, NÁN, vosotros me inspiráis mucho más.
Besos y gracias.

SUE, ÍNDIGO, ya lo decís todo.
Gracias y besos.

Isabel dijo...

ISABEL, qué bien que vengas desde tan lejos. Abrazo agradecido.

CAROLA, me encanta que se igualen los estaciones con tus palabras.

JOSEP, yo voy a caer ahora mismo en unas migas aunque engorde como mis plantas con la lluvia. No os puedo invitar, ¡estáis tan lejos!

ANA, gracias por pasar y besos.

SUSANA, no importa que tardes, aquí siempre eres muy bien recibida. Abrazos

LA ZARZAMORA dijo...

La lluvia y su melancolía acarician los versos y hasta incluso son capaces de recomponer algún puzle.

Besos, Isabel.