viernes, 17 de junio de 2011

204. La voluntad


La voluntad, ese rasgo tan impresionante y expresivo del personaje en escena, a menudo es totalmente olvidada por el actor durante la preparación de su papel.

El doctor  Friedrich Rittelmeyer escribió:
Existe una voluntad fuerte, que fácilmente se vuelve renqueante, y existe una voluntad prolongada, que crece ante los obstáculos.
Existe una voluntad flexible, una voluntad rígida, una voluntad consciente, una voluntad somnolienta, una voluntad contraria, que siempre desea que las cosas sean distintas a como son; una voluntad social, que trabaja con todas sus fuerzas cuando siente que otros la comparten, y una voluntad aislada, que pierde su alegría cuando otros la consienten.
Existe una voluntad recta, una voluntad torcida, una voluntad externa, una voluntad interna, no espiritual, una voluntad materialista, una voluntad egoísta.

¿Qué es realmente la voluntad? ¿No es acaso un deseo mayor que otro?

A menudo tratan de entenderla desde el punto de vista de la "fuerza de la voluntad", pero Chejov nos hacía desear que algo sucediera o nos pedía que proyectáramos o irradiáramos voluntad. De forma gradual, nos hacía entrar en el ámbito de la voluntad. Después de un tiempo, la "voluntad" se convertía en una clara experiencia.

Mala Powers sobre Michael Chejov.

25 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Lo triste (y sucede mucho) es saber cómo llevar las cosas a cabo pero no saber realmente lo que quieres

Francesc Cornadó dijo...

Tenemos indicios, probablemente el deseo sea sólo una pulsión momentánea y actuamos como mejor nos dicta nuestro magín. Interviene la sensibilidad y la razón.
Salud
Francesc Cornadó

Elvira dijo...

"Pero ¿no es acaso la voluntad un deseo mayor que otro?" No sé, Isabel. Yo he visto casos de deseos sin voluntad, como si la persona esperase que le cayese del cielo lo que desea, o que se lo den otras personas. Y hay veces que la voluntad se pone al servicio de un estricto sentido del deber, sin que el deseo como ilusión o atracción hacia algo tenga mucho que ver.

Hoy nos has hecho pensar. :-)

Me encanta esa foto. Besos pensativos

Allek dijo...

que tal..! pasaba a saludarte
y a invitarte a pasar por mi blog..
he subido un texto nuevo..
te dejo un fuerte abrazo!!!

La Zarzamora dijo...

Yo sí que creo en esa voluntad feroz que nos lleva a arrasar con el destino que se nos ha puesto de por medio.
No creo en la fe, pero en la voluntad de las personas sí y bajo cualquier denominación...
Besos, Isabel.
Bella captura en todos los sentidos.

emege-e dijo...

Un tema complicado y que invita a reflexionar. Mi opinión es que la voluntad tiene un carácter propio e inconfundible: es la capacidad de tomar una decisión, es el poder de auto dominación de la personalidad humana (aplicada a todos los campos) Besitos.

virgi dijo...

Primero saber qué queremos y si es posible conseguirlo.
Luego habrá que ver el grado de voluntad que tenemos. Entre una cosa y otra se nos va media vida...o casi.
Besitos (muy voluntariosos)

Elèna Casero dijo...

Existe la voluntad para hacer las cosas que más te gustan. Y la voluntad contraria para huir de lo que te molesta.

Saludos

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana sin esperar ser molestia se queda en tu bella morada, un besin .

juan bello dijo...

Tu interpretación no va muy desencaminada. Más que la pérdida de la juventud, la pérdida de la infancia, de la inocencia.

Gracias por tus palabras!

Montserrat Sala dijo...

Hola: La voluntad todo lo puede. Siempre he oído que hace mas el que puede que el que quiere. Te pudo assegurar que es una gran verdad.

Me pasé por el primer post, y he leído
repecto al coturero. Me llamó la atención, porque, yo que he sido una profesional de las labores y sdemas tengo un post que se llama "El meu paneret de cosir" que es: mi pequeño cestito de la costura.
sii te interesa te lo busco, Vale?
Saludos

Montserrat Sala dijo...

Lo he dicho al reves, Perdón! quise decir que: hace mas el que quiere que el que puede.
Gracias!

marce dijo...

Hágase en mi tu voluntad.
Si con un poco de voluntad ya somos felices, nace y se desarrolla, le ponemos un poco de ética, poco egoismo, como quien aliña un buen manjar,en su punto exacto.

hoy creo que hay mucha voluntad de crecer, y no como persona.


que tengas un buen día

Isabel Martínez Barquero dijo...

Sin esa potencia del alma, poco conseguiríamos.
Tú metes una coda al texto de Chejov, relacionándolo con el deseo. Me gusta. Posiblemente, la voluntad sea la llave que abre las puertas a nuestros deseos.
Una entrada preciosa, Isabel.
Un abrazo agradecido.

Lara dijo...

(Gracias!)

Lucía dijo...

Aunque no lo parezca, son preguntas complicadas. Yo creo que con más frecuencia sabemos lo que NO deseamos, y eso nos obstaculiza el camino.

Besos

Isabel Romana dijo...

Ay, ay, cuántas voluntades y qué dos preguntas más afiladas. Una voluntad sin objeto no sirve para nada... Besitos.

Myriam dijo...

Interesante tema que da para un buen debate:

Considero a la voluntad como fuerza interior para cumplir nuestras metas, pero unida a la perseverancia, porque sola no basta.

Saber lo que queremos implica saber escucharnos y ser fieles a nuestra voz interior.

Saber hacerlo implica tener mucha humildad, tanta como para saber reconocer que necesitamos ayuda y pedirla.

Besos

giovanni dijo...

Interesante. Pensaba también a la voluntad agresiva o rencorosa o peleadora y otras voluntades negativas. Da para pensar. Creo que a veces sabemos muy bien lo que queremos/deseamos y otras veces no. A veces ni nos damos cuenta de ciertas voluntades, o de algunas sí y de otras no. Tenemos también conflictos internos, conscientes e inconscientes. Tenemos tantas cosas! Por eso es el individuo que me interesa sobre todo, más que "la sociedad", aunque la sociedad consiste de más de puros individuos.

Un beso

Ladelmedio dijo...

Trabajar la voluntad en escena debe ser algo realmente difícil, pero me imagino que el personaje será mucho más creíble con voluntad (del tipo que sea) que sin ella. En el teatro, como en la vida, se tiene que notar lo que nos mueve.

Gracias por dejar tus comentarios, después de tanto tiempo!

VERONICA LEONETTI dijo...

La verdad es que vivo en una constante confusión. Y con la voluntad de ordenar toda esa confusión.

momo dijo...

A veces no sabemos...o nos empeñamos en no querer saber...
estupenda entrada...

Isabel dijo...

Me vais a permitir que hoy no conteste a cada persona, tengo poco tiempo y lo quiero dedicar a poner un post que para mí es importante.

Os doy las gracias a tod@s por vuestros amables comentarios que siempre me aportan la riqueza de otros puntos de vista.

También dar la bienvenida a quienes han pasado por primera vez por aquí y el deseo de que no sea la única.

Abrazos y de nuevo gracias.

Luna dijo...

Durante un tiempo viví, la voluntad de una persona destructiva que aparenta ser una voluntad conciliadora.
Ser o no ser

Veo que disfrutas con un libro que también me gusta mucho si no miro la portada.

Besos alpujarreño, en una maravillosa noche estrellada.

Isabel dijo...

Luna, esas personas dan miedo.

Yo tengo el libro castigao, siempre bocabajo.

Me alegro de que estés fresquita.

Abracitos.