sábado, 18 de septiembre de 2010

159.Trastocar


¿Paseamos sólo cuando andamos? Poner los pies en el suelo es toda una declaración de intenciones: pisar, aplastar, poner zancadas, dar puntapiés, patadas. A todo y a quien nos estorba.

Eso y echar la culpa a alguien o algo intangible, es algo que hacemos casi sin darnos cuenta.

Lo único que justifica una catástrofe es la fuerza de la tierra, ésta gobierna sola y cuando quiere reventar lo hace mediante volcanes, terremotos etc.

No voy a negar la crisis, los números cantan y la estamos sufriendo, pero si miramos atrás en el tiempo seguro encontraremos situaciones peores. Encontrar culpables es el mejor recurso para no hacer nada, para acostarnos en pos del destino o pensar que alguien proveerá.

El pesimismo genera más pesimismo y la crítica destructiva igual. Generalizar al hablar de los jóvenes cuando deberíamos aprender de muchos de ellos, que al menos intentan ser creativos, siendo su futuro más incierto que el nuestro, es destruir más aún. Y sobre los “ninis”, ese querer conseguirlo todo sin esfuerzo, ¿acaso podemos evadirnos de la responsabilidad de su educación?.

Mientras tanto las élites de todo tipo no hacen sino enredar. De esta forma es fácil llegar a una situación de no color, de dejar nuestras vidas en manos de otros. Como no contrarrestemos desatando nudos, nos veremos cada vez más envueltos en ellos.

22 comentarios:

Eastriver dijo...

Supongo que tienes razón, pero a veces es difícil hacer esta lectura cuando las cosas van mal y resulta que nos mienten a todas horas, y el futuro se presenta como desasosegante. Pero sí, tienes razón aunque cueste de verlo.

enric batiste dijo...

¡Desanudemos nudos enredados
que agrisan los colores de la vida!
Ni "ninis" ni esas élites plateadas,
tomemos utensilios de costura
y tejamos la trama de este mundo.

Un beso que se pinche con agujas

José Luis Ríos dijo...

Hola, Isabel. Los jovenes: los que, por nuestro trabajo, tratamos con ellos habitualmente debemos ser necesariamente optimistas, no siempre es fácil.

Saludos

Jesús Garrido dijo...

Y hacia nosotros mismos, sería la espina dorsal del tema.

Elvira dijo...

Es que quejarse y rabiar es más fácil que deshacer nudos o intentar construir algo positivo en momentos difíciles. Pero lo segundo es la única actitud sensata y saludable.

También entiendo a José Luis, fui profesora de secundaria durante 27 años.

Un beso

Elèna Casero dijo...

Pues si, Isabel, razon tienes.
Pero no desatamos mas nudos por si nos toca demasiado de cerca. Es mejor que lo hagan otros en nuestro nombre.

iris dijo...

Cuanta razón tienes, es más fácil criticar que actuar para hacer que las cosas vayan mejor, aunque sea individualmente, aunque pienso que los grandes cambios se producen cuando la gente se une, la energia del grupo siempre es más fuerte.Está claro que los modelos politicos actuales ya están caducos. En nuestras manos y sobretodo en las de nuestros jóvenes está el cambiar este modelo por uno que se adapte mejor a los tiempor que vivimos. Hay jóvenes muy bien preparados y con ganas de hacer cosas, yo tengo confianza en ellos. Besos.

Isabel Romana dijo...

Pues sí, coincido contigo en que es preciso actuar, y no solamente quejarse. Por mi parte, procuro hacer todo lo posible. Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

La cosa está muy mal, no hay duda, pero yo creo que llegara un momento en que dejemos de lamentarnos y decidamos que hay que hacer algo y tratar de arreglar esto. Estamos quizás demasiado acostumbrados a que otros nos resuelvan nuestras cosas

Ofelia dijo...

Hace un tiempo supe que si me quejaba de alguien o algo, lo que estaba haciendo era poner mi poder en sus manos.
Así que ahora llevo cuidado y lo uso para llenarme de responsabilidad y creatividad.
El tema ninis merece un espacio propio.
Un beso*

Musaraña dijo...

Este mundo loco....menos mal que siempre queda una mirada aguda y unas palabras inteligentes como las tuyas.

Besos

carmen dijo...

Si no buscamos soluciones pasamos a formar parte del problema.¿ No es así?
Un abrazo!

Gemma dijo...

Cuánta razón, Isabel. Lo de "enredar" me parece que constituye, en realidad, el verdadero deporte nacional, el que mejor nos define por desgracia...

No damos para sustos... Esa es la otra cara de la moneda.
Besos

Enrique dijo...

La ONU acaba de terminar una encuesta en todo el mundo, prácticamente ha sido un rotundo fracaso la pregunta era: Digame por favor, ¿Qué opina de la escases de alimento en el resto del mundo honestamente? Primeramente, en Argentina no supieron que era por favor, en Cuba pedían que les explicaran que era opinión, en Europa no supieron que era escasez, en África no sabían que era alimento, y en Estados Unidos no sabían que era el resto del mundo y en México en la cámara de senadores y diputados aun se debate que es honestamente.

iliamehoy dijo...

Tan grave es echar la cupla a los demás o a las circunstancias, como eludir la responsabilidad de un comportamiento ético. Y de eso, el poder anda escaso.
solo espero que aprendamos algo de todo ello.
Una sonrisa

Isabel María González dijo...

Yo me sumo a desatar nudos contigo Isabel, pluma convincente.

Alfredo J. Ramos dijo...

Crisis? What crisis?, preguntaba al iniciarse el último cuarto del siglo pasado (1975) una supongo que irónica portada de Supertramp, que curiosamente ahora vuelve a verse recreada (la portada, digo) en escenarios de medio mundo. Es pertinente hacerse de nuevo la pregunta y dejar de mirarse el ombligo. Oportuna reflexión, Isabel. Un saludo.

Isabel dijo...

Eastriver, conozco esa sensación. Cuando estás metido de lleno es más difícil tomar perspectiva de lo que sucede, pero si no lo hacemos le damos ventajilla, y eso si que no.

enric, tejer entre todos la trama del mundo, ¡qué bien suena!

José Luis, te comprendo y más cuando no se encuentra colaboración, porque la educación es cosa de todos y para todos.

Jesús en ese "nosotros" está muy bien incluido todo.

Elvira, comparto vuestra opinión. Otro beso.

Elena, yo creo que de una manera u otra nos toca.

Iris, el mismo refrán lo dice "la unión hace..."
Besos

Gracias, Isabel, otro abrazo.

Sí, Miguel, dejar nuestras cosas en manos de otros lo hacemos estupendamente, a ver si dejamos ese tiempo atrás de una vez.

Isabel dijo...

Ofelia, es verdad, pero intento no ser pesada y meto todo lo que me ronda en una pocas palabras. Otro beso.

Musaraña es la mirada y la acción de todos la que hace falta para solucionar los problemas. Más besos.

Cierto, Carmen, otro abrazo.

Gemma, y las mayoría de las veces llegan tarde con la solución de los problemas porque estos avanzan con mucha rapidez. Más besos para ti.

Enrique, es buenísimo. Gracias por poner humor, es necesario.

iliamehoy, yo también espero, pero busco la ética y no la encuentro, debe estar "rescondida", je.

Isabel, venga, así somos más que falta hace.

Gracias, Alfredo, a ver si me paso por tu blog.

VERONICA LEONETTI dijo...

Totalmente de acuerdo. Todo lo malo, sobre todo el pesimismo, tiene una facilidad increíble para reproducirse e infectar todo lo que toca. No sería nada bueno no combatirlo.

Paloma dijo...

Ay..., si es que no puedo estar más de acuerdo.
Tu discurso es siempre mi discurso y suelo sentirme sola...
Da igual la generación que se siente en frente... "Todo está fatal, cuánta culpa tiene el govierno, la sociedad, la televisión, ..."
?Por qué ninguno me contesta que sería bueno hacer un ejercicio de reflexión?
?Por qué no empezamos a pensar cuánto está en nuestra mano?
Soy de la generación Y.
A causa de mi trabajo no paro de oir lo difícil que es trabajar con nosotros. Jamás nadie me plantea que las generaciones son fruto de algo. No, ahí nadie tiene nada que ver...
Y se quejan porque la Generación Y somos exigentes con las empresas en las que trabajamos, porque exigimos conciliar, porque exigimos reconocimiento profesional y perspectivas de carrera. A cambio, trabajamos dando los frutos de la generación mejor formada de la historia de nuestro país y seguimos trabajando las mismas 10 horas diarias que tantas generaciones atrás...
Que hay de todo, sí.
Pues que a veces se acuerden de los buenos, que parece que solo hay malos, vagos, irresponsables...
Y estos, son fruto del entorno.
Y el entorno somos TODOS...

Isabel dijo...

Paloma, lo que más me preocupa es que sean los jóvenes los que caigan también en el derrotismo.

Pasar la balleta a las ideas preconcebidas, a la falta de criterio acunado por una comodidad excesiva y "el que todo me lo den hecho", eso me gustaría.

Y que se acuerden de los buenos YA.

Me alegra mucho que estemos de acuerdo.

Un fuerte abrazo, cariño.