miércoles, 10 de junio de 2009

79. Narciso

"Metamorfosis de Narciso", de Dalí

El viaje se hacía interminable, tenía que llegar a su destino a la hora prevista. Comenzó a nevar; era de noche, pero había luna llena y podía divisar a un lado y a otro las montañas cubiertas de nieve. El parabrisas giraba una y otra vez. Todo su cuerpo estaba en tensión agarrado al volante.

Creía que no iba a llegar nunca, pero allí estaba. Serían las seis de la mañana cuando se sentó exhausto en un sillón de piel negra. Enfrente del sillón unas cortinas de color naranja se abrían y cerraban cada quince minutos.
Al abrirse, dejaban al descubierto otra sala con un féretro cerrado. La tapa era de cristal. Narciso se acercó para ver su rostro, ¡era él mismo!

Aturdido se echó hacia atrás chocando con alguien que le dijo.
-Narci, ya es la hora. Tío te has quedado dormido y no quería despertarte, me daba cosa; oye, ¿seguro que quieres hacer esto? Tienes mala cara.
Una puerta a su espalda se abrió y se vio rodeado de una multitud en una iglesia.

Su novia lo esperaba al fondo.

10 comentarios:

Reyes dijo...

Vaya, me ha dado un escalofrío....
Oye, está muy bien .
Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Caramba, qué situación más angustiante y claustrofóbica, me suena de algo.
Muy bueno

emege-e dijo...

Imagino que en tu post has intentado, con pocas palabras,describir las últimas escenas recordadas por un personaje llamado Narciso. Creo que la metáfora puede ser: la incredulidad de que todo ha sido un mal sueño y la realidad es otra: su cita con la muerte. Muy lograda tu descripción.
Me ha hecho recordar un caso cercano.

Isabel dijo...

La verdad, reconozco es algo claustrofóbico, pero no es una cita con la muerte, a no ser que casarse sea una muerte para Narciso.

Gracias Reyes, Miguel y emege-e, me importan mucho vuestras opiniones.

Besos

emege-e dijo...

Gracias por la aclaración,mi inconsciente está un poco perturbado, ya sabes. De todas formas, opino que "casarse" también es una forma de "suicidarse", tal como lo llevan los jóvenes de esta época.De todas formas, es un "micro" muy bueno para que circule como una leyenda urbana.

kasi_siempre dijo...

Buenísimo tu microrrelato, Isabel, me encanta el género y es muy difícil hacerlo bien, hay que reconocerlo. Pero el tuyo, como te digo,me parece excelente.
Un besazo.

PD: Gracias por pasarte por mi web y firmar, qué ilusión.

Isabel dijo...

Gracias Ana, viniendo de ti con todo lo que escribes es un halago.

Besos

Anónimo dijo...

Me ha encantado, Isa.Original, inesperado el final. Uva

Isabel dijo...

Gracias Uva, aunque en lo de original me ganas.

Besos

Myriam dijo...

¡¡¡¡mmmm lo que hace el miedo!!!!