martes, 19 de mayo de 2009

76. Hacer y actuar


El teatro te da la posibilidad de saborear las palabras de otro, del escritor que las ha puesto en el texto para que tú, cada día, le des volumen y cuerpo, las hagas volar y lleguen a ellos: el público.

El público está sentado ahí, delante tuya, mirándote y juzgándote. Tú, cegada por la luz que ilumina el escenario, no ves a nadie o, puedes no querer ver. Te dices para ahuyentar tus nervios: "son sillas vacías y esto es un ensayo". Pero lo cierto es que tú no eres tú, sino un mero transmisor de la persona que ha escrito el texto y, es ella la que a través de ti, lanza palabras para hacer sentir y pensar a quien quiera.

Pensabas, que construir un personaje era algo muy, muy arduo. Y lo es, sin embargo, ahora comprendes algo más porque te has acercado a ese otro mundo; lo has visto desde dentro, ahora te parece algo más asequible, siempre, claro, desde tu ignorancia.

De hecho te parece que el teatro es como la vida, nada que ver con el cine ni la televisión. Aquí no hay ningún ¡corten!, aquí la vida se representa hasta el final y todos los días.

No es como la vida sólo porque te metas en la piel de otra persona y escenifiques sus conflictos. Es como la vida, porque piensas que, para relacionarte con los demás, has de ser los demás, es decir, cuando hablas con alguien, te has de poner en el lugar de ese alguien para entender lo que dice y por qué lo dice. Sí, ya sé, dirás que no siempre es posible llegar a esa empatía, como tampoco todos los personajes a interpretar te pueden gustar, me imagino.

Tampoco importa qué papel te toque hacer; de no ser un monólogo, nadie crece ni se luce sin contar con los demás. Sé que intentarás hacerlo bien, comunicar bien porque, en definitiva, como en la vida, sólo eres tú cuando estas sola y eso no siempre es agradable.

8 comentarios:

NáN dijo...

Jodeeee!
Vaya final, Costurero, para haberlo leído a estas horas poco antes de acostarme.

Todo el post da para mucho. Porque se puede dar el salto, si no eres teatrero, al salto de la vida en la que sí interpretamos todos. Y lo que dices de la empatía, de ponerte en el "otro" aunque solo sea para entenderlo, está muy bien.

Buena noche

Miguel Baquero dijo...

Yo envidio, de verdad, a los buenos actores de teatro, que cada noche salen a escena y viven el texto y no importa si lo han representado ya cincuenta veces, pero siempre se meten en el papel y siempre sale algo distinto.

emege-e dijo...

Buen planteamiento que me atrevo a mirar desde otra perspectiva. Una vez me cuestioné ¿qué hacía yo en este escenario? Llegué a la conclusión de que, al fin y al cabo, todos somos actores natos, representamos en este inmenso teatro llamado "Mundo", la sublime obra titulada "Vida y Muerte". Cada cual desempeña el papel que el destino le ha asignado y asumimos la interpretación que requiere las circunstancias. Esas sillas vacias en la oscuridad son quienes juzgan y no tienen en cuenta si es un ensayo o un estreno. Es muy díficil interpretar el papel de otro si no te metes en su piel.
Has hecho un buen trabajo.

Isabel dijo...

NáN, Miguel y emege-e, os agradezco vuestras rápidas opiniones, que siempre me ayudan para ver si me doy a entender; no siempre es fácil, ayer lo colgué rápido y hoy he entrado a corregir.

Perdonad mis errores gramaticales, soy bastante despistada con la forma.
Espero haber sabido mostrar el fondo.

Besos

tu prima dijo...

Yo la primera representación que hice, fué Blancanieves, tenía 8 años. Siguieron algunas más, porque lo nuestro es el artisteo, ya sabes...pero ya hace tiempo que me retiré. Ahora me interpreto a mí misma y mis circunstancias, así me vá!
Sigue escribiendo, que vas por buen camino. Un super beso.

Anónimo dijo...

Me gusta lo que has escrito. Me hago eco de ello. Besos. Vir

Pixelwoman dijo...

Hacía años y años que no iba al teatro y disfruté mucho el otro día... Las palabras de Lorca y vuestras actuaciones casi nos hicieron llorar. Para vosotras tuvo que ser también una experiencia impactante, me alegra haberla compartido...
besos!

Isabel dijo...

Blancanieves, je, je, yo desde una poesía candorosa de la infancia que no quiero recordar.
No te preocupes que el artisteo da muchos nervios. Besazos

Vir, me gusta que te guste. Besote.

Pixelwoman, me encantó verte allí y a las demás. Mi intención, en un principio era ver cómo se construye un personaje para la escena, pero lo que he descubierto es algo que no conocía sobre mí misma. Y eso es enriquecedor.
Gracias siempre y un fuerte abrazo.