jueves, 4 de diciembre de 2008

54. Ver más


No me acuerdo ya, de tanto leído y escuchado sobre la crisis, dónde leí que en chino para escribir crisis se usan dos símbolos: uno significa peligro, otro oportunidad. En español y en inglés la palabra crisis se asocia inmediatamente a alarma. Pero todas las crisis abren oportunidades para mejorar nuestras vidas en el proceso.

Lo que está sucediendo ahora bien puede ser la última oportunidad para una abierta y dinámica economía mundial, en especial de los países emergentes. Ya sé que para los pesimistas sonará ingenuo, pero prefiero tener confianza a estar todo el día escuchando solo negrura de futuro cuando éste es tan incierto.

Eso no quiere decir que seamos irreflexivos, es simplemente ver algo más allá.
Quizás si dejáramos de pensar sólo en nosotros mismos y en cómo nos afecta esta temblorosa realidad, añadiríamos pensamientos positivos y creativos que abrieran otros caminos por andar.
Si te fijas, siempre hay una luz en la oscuridad.

6 comentarios:

NáN dijo...

El sistema era inviable: desde que se practicaba lo de "agregar valor al accionista" (es decir, ventajas muy a costo y beneficios para los ejecutivos que logran esas ventajas y luego se van a otra empres), es decir, el capitalismo financiero a tope, el porcentaje de "los que tienen" se reduce (pero tienen más) y al resto que les den.

Llegaría el momento de cambiar.

Ojalá lo hagamos... pero siguen mandando los mismos... a lo mejor podemos derribar a esos lobos insaciables para tener lobos que cuidan su dieta.

NáN dijo...

perdón, quise escribir "ventajas muy a corto".

Por ejemplo, se despide personal necesario y cuando eso produce problemas de calidad o suministro han pasado dos años y no parece relacionado.

emege-e dijo...

Opino que esto de la crisis se ha convertido en una "psicosis" que nos han hecho comulgar, por parte de los potenciales intereses creados, que nos han manipulado y vendido con piel de cordero, y las consecuencias la estamos padeciendo los más débiles. Siempre miro hacia atrás y veo lo que hay a mi espalda, entonces me considero afortunada, a la vez que me invade una tremenda impotencia. Entonces, recuerdo aquella fábula: "Que viene el lobo...". Mi particular final a este cuentecillo es que, el lobo al final llegó, vio como estaba el redil, y decidió volver otro día. Tengo por norma, mirar al futuro con optimismo y no hay mal que cien años dure.

E&E dijo...

Se aproximan unos días intensos para nuestra vida interior,al menos eso me pasa cada año.
Este año quiero pedirle a los Reyes Magos que dentro del Costurero haya sosiego frente a tanta violencia y vorágine.
¿Crisis?. !Qué saben ellos de crisis! Esa palabra no está en el diccionario de los poderosos.

Isabel dijo...

Todo lo que dices Nán, y más que no sabremos, ha conducido a los problemas actuales; sólo espero que, igual que arreglan un tramo de carretera mal señalizado después de que se produzca el accidente, arreglen de una vez por todas los caminos de la economía para evitar más desastres.
Yo también quiero mirar, como emege-e, el futuro con optimismo, es necesario si queremos empujar hacia algo bueno.
Y a ti E&E ¡vaya nombrecito que te has buscado!, bienvenido y seguro habrá sosiego, prometo buenas fotos.

Lara dijo...

¡Qué alegría ver a Nán por aquí! Estos círculos son interminables...
Isabel, gracias por tus palabras.
Decirte que el concierto de la otra noche fue espectacular y que nos divertimos de lo lindo. Luego pude charlar con tu hijo bastante rato, y con los demás, entre cola y cola para entrar en los sitios. Espero poder verlos pronto otra vez, y coincidir contigo en algún concierto!
Un abrazo fuerte.