miércoles, 10 de septiembre de 2008

45. Cose que te cose...

Hace un año que escribí mi primer post de este blog y qué mejor manera de celebrarlo que seguir escribiendo.
Mi abuela Dolores, maestra antigua y sin título, decía que “hay que tener cuidado con lo que se escribe porque lo escrito queda”. Cierto, como también lo es que en su tiempo la fantasía era un coto vedado, había que poner freno a la imaginación.

Ver el mundo con imaginación, ironía y sentido del humor es necesario. Como lo vio Gianni Rodari en su Gramática de la Fantasía. Un libro que conocí a través del colegio de mis hijos.

Rodari lo comenzó a escribir en el año 1948 y vio la luz en 1973. Durante estos años retomaba el argumento para contestar a la pregunta de algún niño:
-¿Cómo se hace para contar historias?
Así que Rodari seguía en su investigación para –como dice en los preliminares del libro: “sugerir a los lectores la manera de hacer por si solos historias de las buenas noches”.

Era una tarde de invierno en el taller y Diana P. Morales, nuestra profesora, nos propuso un juego: sacar de una bolsita, que contenía palabras sueltas, dos al azar y construir, enfrentando sus significados, los mimbres de una historia en 10 ó 15 minutos. A mi me tocaron: elefante y ayuntamiento.
Según Rodari “la palabra aislada actúa sólo cuando encuentra una segunda que la provoca”.


Un elefante en el ayuntamiento

Carlitos era hijo de Juan, el alcalde del pueblo. Los que no lo conocían bien lo tachaban de travieso. Ramón, el médico de la familia, decía que era superdotado. Sus compañeros de clase lo admiraban porque sabía muchos juegos y también les ayudaba con sus deberes.
Sin embargo, Carlitos no era feliz. No tenía madre, había muerto al nacer él por una hemorragia postparto. Le sobraba la mayor parte del día para idealizarla y echarla de menos.
Su padre estaba enamorado de su secretaria Maite Marín. Ese día había pleno en el Ayuntamiento. A Carlitos no le gustaba Maite, la noche anterior había increpado a su padre.
-Papá ¿es qué no te has dado cuenta de que Maite es tonta?
-Sí pero tiene muy buenas tetas –contestó como un albañil cualquiera dejándolo callado.
Carlitos, hacía tiempo que frecuentaba el parque del pueblo para espiar a las parejas y escuchar sus conversaciones. Por ellas dedujo que las chicas preferían a los muchachos “potentes”. Buscó en un pequeño diccionario de bolsillo, que siempre llevaba consigo, qué quería decir aquello. Entró en una juguetería y compró un elefante con la trompa caída.
Ya en su casa, escribió una nota y la introdujo en un sobre dentro de la caja que contenía el elefante. La envolvió en papel rosa y la anudó con un lazo lila. Sólo entonces, cuando tuvo preparado el paquete, llamó por teléfono a un mensajero que llegó enseguida.
-Esto es para entregar a la secretaria del Ayuntamiento, justo después del pleno, me lo ha encargado mi padre.
Cuando el paquete llegó a manos de la secretaria, ésta lo abrió impaciente.
En la nota decía:

Querida Maite, este es un regalo de despedida, contigo me siento así.

Juan.


Al final de la presentación del libro, Gramática de la Fantasía, dice Gianni Rodari: “Confio en que este librito sea también útil para quien cree en la necesidad de que la imaginación tenga su puesto en la enseñanza; para quien tiene fe en la creatividad infantil; para quien sabe qué virtud liberadora puede tener la palabra. ‘Todos los usos de la palabra para todos’, me parece un lema bueno y con agradable sonido democrático. No para que todos sean artistas, sino para que nadie sea esclavo”.

20 comentarios:

emege-e dijo...

¡Feliz Aniversario! Has conseguido tejer una hermosa labor. No sueltes esa "aguja" y continua cosiendo para que podamos seguir disfrutando de tu trabajo.
La fantasia es lo único que pone límites a las posibilidades. Besitos.

Anónimo dijo...

¡Hola, maestra¡O costurera, otro precioso apelativo.
Claro que si, FELICIDADES. No conocía el relato. Me encanta. Y usando la inventiva ràpidamente, sólo unos minutos.Ha sido precioso este nº 45. "...expresar la palabra puede liberar..."me has hecho un regalo. Besazo. Y a no parar.Uva

Isabel dijo...

Mil gracias por vuestro ánimos para seguir, sin vosotras no lo conseguiría.
Besos

Joseba M. dijo...

Santísimo azar el que quiere que el cuento que has puesto cite a un elefante (¿azul?) y un Ayuntamiento que es donde uno curra, aunque sea en un centro municipal lejano de la casa Consistorial...
Y que cites a don Gianni Rodari, más que santo, hermoso azar. Gracias a sus 'Telefonozko ipuinak'('Cuentos al teléfono', en euskera) y a sus 'Historias sin final', pude salvar más de una noche el prolegómeno ineludible de contarles una historia a mis dos pequeñas...
Siga usted cosiendo sin desmayo, amiga, y reciba un paquidérmico abrazo de felcitación por el año de su hermoso blog.

Isabel dijo...

Casualidades de la vida Joseba, aún rondan por casa los "Cuentos por teléfono" y siguen en las librerias para felicidad de los enanos y de sus padres.
Ahora que lo dices, no se me ocurrió ponerle color al elefante del cuento, serían las prisas.
Gracias mil.

NáN dijo...

Conseguiste un hermoso relato con esas dos palabras.

Felicidades por el añito. Pienso seguirte.

Fíjate, yo nací en 1948, pero todavía no he encontrado la luz.

Isabel dijo...

Yo diría que sí por como escribes, por hacer realidad un espacio tuyo como es el blog.
Y si lo dices por publicar, yo me pregunto a veces: si esta aficción me hubiera surgido antes y estuviera más preparada para hacerlo, ¿seguiría disfrutando igual de la escritura?
Me acuerdo de la respuesta que me dieron mis hijos al decirle que estudiar era muy gratificante.
"Para ti que lo haces porque quieres, pero no por obligación" contestaron.
Pienso que una de las ventajas de la edad es esa: la libertad de hacer lo que nos gusta sin preocuparnos de nada más.
Gracias por tu felicitación.

Paloma dijo...

FELICIDADES por este año de escritos, de compartir palabras y de despertar sentimientos maravillosos entre los que te leemos.

Isabel dijo...

¡Cariño! ¡Qué alegría encontrarte aquí!, sobrina maravillosa. Te quiero, un beso.

Anónimo dijo...

Muchas Felicidades. Que no te falten nunca los avios de costura, ni hilo, ni aguja, ni tijeras.Nos gusta compartir contigo, esos buenos ratos de tu costurero. Un beso

Isabel dijo...

Muchas gracias R por tus buenos deseos, los avios están y las ganas espero que no me falten.
Besos

emege-e dijo...

Amiga: otra vez me asomo a este recuadrito para reiterarte mi felicitación, me ha encantado lo que había detrás de la cortina. Besitos

Freia dijo...

Isabel:
Felicidades por ese año de bloguería y por tus entradas y por citar a Gianni Rodari y por el elefante... aunque yo sigp prefiriendo al azul.
Saludos. Me voy a seguir leyéndote.

Isabel dijo...

Muchas gracias freia, es una suerte contar con el ánimo de todos vosotr@s.

Pixelwoman dijo...

Un año ya... qué bien. Y el cuento del elefante para celebrarlo, ¡cómo nos gustó en el taller! Felicidades :-)

Diana P.

Isabel dijo...

¡Qué bien que pases por aquí!, ya te echaba de menos. Darte las gracias y también por los buenos ratos que pasamos, ya sabes, no se olvidan.

Isabel Castaño dijo...

CULTURA, de colere: cultivar.
VEGETAL, de vegetare, crecer
TEXTO, de textere: tejer, trenzar, entrelazar

qué bien cultivas este espacio, tocaya, qué bien tejes, entrelazas, creces, y nosotros contigo. Gracias.

Isabel dijo...

Isabel ha sido una sorpresa muy agradable conocerte y te agradezco tu opinión.
Quiero darte la bienvenida a este espacio y decirte que pasaré con más tiempo por vuestro blog que, en una primera ojeada, he encontrado muy interesante y completo: de la tierra a las nubes pasando por la literatura, me gusta.

MAR GARCÍA dijo...

SOLO PUEDO DECIR. "INGENIOSO"

Isabel dijo...

Muchas gracias Mar, un beso.