lunes, 12 de mayo de 2008

26. Expectativas


Son bastantes días los que llevo sin escribir y ahora todo se agolpa en mi cabeza.

El ordenador sigue bloqueándose, pero lo intento. Amigos, han ocupado mi tiempo y mi casa y esto me gusta mucho más que pelearme con mi ordenador que pide un cambio.

Los amigos suponen en nuestra vida una especie de calidoscopio que nos complementan, lo que quiero decir es que son imprescindibles. Para mí, que se sientan cómodos, es algo muy importante, pero no es mérito mío, esto lo heredé de mi madre y de mi abuela.

Nunca me he planteado qué ven en mí los demás; sí he comprobado que, por lo general, cada persona de mi entorno me devuelve una imagen distinta según su percepción y sus expectativas.

De la definición que da María Moliner sobre "expectativa" me quedo con la más liviana:

“Posibilidad de que algo ocurra de determinada manera, basándose en el análisis de circunstancias”.

Cuando en la amistad, que es algo hermoso pero a la vez complicado, hay fricciones, casi siempre se debe al análisis de las circunstancias. Creo que, en este examen detenido de ellas, es donde fallamos debido, nuevamente, a la interpretación tan personal que damos de los hechos.

Y es aquí donde, a diferencias de opiniones, debe prevalecer el cariño y la aceptación del otro.

Pienso que, en la amistad como en el amor, no se debe abusar de las expectativas, porque, a veces, esperar de la otra persona significa que no hemos sabido ponernos en su lugar para conocer y comprender qué le puede está ocurriendo: ¿por qué no hace esta o aquella cosa que me viene bien a mí?.

En una ocasión escuché decir a una persona que “la familia te viene impuesta, pero los amigos los eliges tú”.

Y esa libertad supone una gran alegría como la alegría de estar con ellos, de celebrar la vida, de compartir, de divertirse, de reír, de oxigenarse.

Ese oxígeno que a mí me ha ayudado a superar momentos difíciles, momentos míos que nadie más que yo podía solucionar porque eran mi responsabilidad.

Creo fue Miguel Hernández quien dijo: “yo nada más soy yo, cuando estoy solo”.

5 comentarios:

Colombe dijo...

FAMILLE, JE VOUS HAIS...
Familia os odio decia André GIDE
es verdad no eligimos nuestra familia, en cambio si los amigos
los verdaderos amigos son mi familia
y tu eres mi familia de Sevilla
aprovecho esa ocasion para mandarte mil besos (a compartir con tu marido y tus hijos )

Isabel dijo...

Hola querida Colombe me alegra leerte por aquí de nuevo. Besos para todos.

kasi_siempre dijo...

Muchas gracias por tu visita, Isabel. Un placer redescubrirte y leerte de nuevo. También gracias por seguir mis avatares a través del fotolog, como ves, eso sí lo llevo al día. No he abandonado del todo, pero llega un momento en el que uno no da abasto y tiene que priorizar, y he decidido descansar un poco del blog, tomármelo con más calma, más que nada porque me gusta leeros y comentaros, y si considero que no lo puedo hacer, prefiero no actualizar. Lo ideal sería no tener otras ocupaciones en la vida salvo aquellas que nos llenaran de verdad, y llegados a ese punto creo que a mi no me iba a faltar la inspiración.
Me ha gustado mucho tu última entrada, estoy de acuerdo en que sin los demás somos mucho menos. En realidad, aunque seamos maravillosos, inteligentes, excepcionales en todo, etcétera, etcétera... si no podemos compartir todas esas aptitudes con alguien, es como si nos las tenemos, quedan inéditas... tanto las buenas como las malas. Ya ves si es importante compartir los espacios y los momentos con los otros -mejor si son amigo aún, claro-. Hasta para llegar a creernos lo que somos, necesitamos a los demás, para que nos lo recuerden a menudo.
Un besazo, Isa. Espero que todo te vaya muy bien.

emege-e dijo...

Querida amiga, vuelvo a conectarme a la "pantallita muda" después de mi periplo viajero.Comienzo mi puesta al día leyendo tu página. Me ha encantado tu post por la sencillez y la sinceridad de tus palabras- Sí, yo también escuché una vez eso de que "la familia..., Para mí, por circunstancias, he tenído que formar esa familia, está integrada por todas aquellas personas que quiero y amo. Se han cruzado en mi camino, elegidas por mí, claro está que cuenta la reciprocidad; eso de los "lazos de sangre" para mi no es válido, hay otros vínculos invisibles que unen aún más. El significado de la palabra AMISTAD, así, con mayúsculas, la mantengo en alta consideración, estima, respeto y, sobre todo, amor. Mucho amor sin esperar nada a cambio. La AMISTAD no se puede utilizar como trueque.
Todos necesitamos de todo y de todos, es muy importante que las personas compartan sus risas, y por qué no sus lágrimas. Estoy convencida de que no somos nadie permaneciendo aisladoa de los demás. Lo más bello de esta vida es saber apreciar todo aquello que te rodea, y poder ver a esas personas que amas felices, contentas. ¡Es tán fácil hacer la vida agradable y feliz a los demás!

Ana dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en el artículo. Aunque defiendo también la parcela de soledad para poder ser yo, lo que no impide ser yo disfrutando con los demás.
Un beso