domingo, 12 de febrero de 2017

433. Invitación

¡Bodas!

No había comprobado la importancia de las redes hasta ayer que recibí una invitación de boda por correo. Un antiguo compañero de colegio me invitaba. Yo no le pongo cara a nadie que dejo de ver mucho tiempo, pero a éste es imposible no relacionarla con su nombre.

Bartolomé Nosea me había encontrado en las redes sociales y todo contento junto con la invitación me decía en una nota:

No veaj cari lalegría que me dio verte aye en er feibu COMO TAJ DE GUENA ENTOAVIA. No farte.
Un brazo

Inmediatamente me di de baja en la red.


7 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Pues... comparto tu idea y tu criterio. Al 100 por 1000. Cada cosa tiene su tiempo y su existencia en ese tiempo. Si dejó de existir en su tiempo, volver después, no tiene sentido. Las nieves del tiempo solo son nieves del tiempo con aquello y aquellos que nos tocaron de verdad por dentro. El resto es aire y como aire, mejor que vibre en el viento.

Besos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Jajajaja. Buenísimo, Isabel. Un micro cercano al chiste muy bien planteado y resuelto.
Un abrazo dominguero

ethan dijo...

Jajaja, lo que me he reído. Tan cierto como la vida misma.
Abrazos

Teresa dijo...

Muy bueno Isabel. Un beso.

giovanni dijo...

Podría haberse llamado Nausea, aunque debe ser un apersona que no cansa de navegar. Toavía creo en las guenas intenciones hasta que sea comprobao... Un beso

Myriam dijo...

Jajajajaja muy bueno, Isabel jajajajaja

Besotes

Elvira dijo...

¡Qué angustia el mensaje, jaja! Un beso