jueves, 3 de marzo de 2011

185. Nudos en Roma

Belén Gopegui en el prólogo al libro de Carmen Martín Gaite “Los parentescos” cuenta que a Carmen le preguntaron en un coloquio por “la ira del nudo”, expresión utilizada en alusión al momento en que, cosiendo, el hilo se hace un nudo sin haberlo querido y nos obliga a romper, a cortar o a comenzar de nuevo.

¿Qué hacían sus personajes cuando les sobrevenía la ira del nudo?

Algo parecido me pregunto al leer los capítulos de la nueva novela que Isabel Romana nos ofrece en su blog Mujeres de Roma.

¿Qué pasará con tantos personajes y los conflictos que entre ellos se generan? ¿Cómo desatará Isabel esos nudos?

Me parece muy difícil acometer una tarea tan ingente como la fundación de Roma y manejar esos mitos con la sabiduría que ella lo hace.

Me gusta cuando lo que leo me incita a buscar cosas. Hoy he vuelto a recorrer Roma en algunas de las fotos que hicimos al conocerla.



Termas de Caracalla

Isabel, gracias por incluirme es esta aventura.

17 comentarios:

virgi dijo...

A mí también me parece un trabajo de lo más laborioso y original. Meternos a todos en la novela, de una forma coherente, lo encuentro súpr complicado. Pero ya sé que lo hará del diez.
Muchos besos, me encanta como coses y bordas.

Mar dijo...

Isabel,
me gusta mucho esa expresión: "la ira del nudo", tan visual. ¡Qué verdad!¡Da una rabia!
Yo no me atrevería con una novela a usar esos mitos, desde luego. Bueno, es que lo de acometer la tarea de una novela me parece algo tan grande!!!!
Roma, algún día espero visitarla. Es uno de esos lugares a los que siempre he soñado ir.
Besos

Freia dijo...

Te doy la razón punto por punto. Es una labor ardua rematar lo trenzado de forma justa. Y de gran mérito.
Estoy con Mar: me gusta mucho la expresión "la ira del nudo". Describe perfectamente una sensación.
Y tú, costurera ¿cómo te enfrentas a la ira de tus nudos?

Un beso muy fuerte, Isabel

ZenyZero dijo...

La ira del nudo... no lo había oído y eso es la Humanidad. Un hacer y deshacer y volver a empezar. Ira y amor.

Un abrazo.
Chuff!!

carmen dijo...

Quizás también se podría titular "la paciencia del nudo", porque hay veces que no se puede cortar por lo sano...
Hace tiempo que no te saludaba
Un abrazo!

marce dijo...

Debes de ser una especialista en componer nudos. Tienes un gran costurero.

buen día

giovanni dijo...

He hecho un vistazo al blog de Isabel Barceló. Es alucinante, vertiginoso, lo que hace ella: historias en base de historia, bien ilustradas por ella (es interesante como ella 'actualiza' viejas estatuas) y ya tantas escritas, y además ella sigue un sinnúmero de blogs. Parece que no le gusta solamente escribir sino también leer, porque supongo que lea bastante para poder escribir sus historias.

Lucía dijo...

Roma es una ciudad preciosa. No conocía esa expresión, me ha gustado. A mí me enseñó hace años mi tía a coser, me ha traído buenos recuerdos...

Besos

Isabel Romana dijo...

Gracias a tí, isabel, por difundir esta iniciativa. Aún no tengo claro cómo desanudaré esos nudos, pero te aseguro que no con ira, sino con un enorme disfrute. ¡Sólo de leer cómo estáis disfrutando vosotros, me doy por satisfecha! Un abrazo muy fuerte.

Isabel dijo...

virgi, una buena narradora como ella lo bordará, no me cabe la menor duda.
Gracias y besos.

Mar, cosiendo a mí también me da rabia porque no tengo paciencia, pero cuando he escrito algún cuento en que el conflicto se complica es un reto para mí, me gusta darles vueltas al tema, mientras, tengo la cabeza ocupada buscando soluciones y disfruto.
Roma es una ciudad imprescindible, hay que ir, así que no lo dudes.
Besos.

Freia, como le decía a Mar y con los hilos peor, termino cortando por lo sano.
Comprendo a Isabel con su novela y la admiro porque es una ardua labor al tener tantos personajes, pero es también un disfrute cuando te gusta al estar viviendo otras vidas.
Más besos para ti, querida Freia.

ZenyZero, hermosas palabras, gracias por dejarlas y bienvenido.

carmen, tienes razón, hace falta paciencia cuando nos interesa deshacerlo.
Me alegra tu visita. Besos.

marce, es más bien un cajón de sastre como cualquier caja con hilos, ahí va a parar todo.
Gracias y mejor fin de semana.

giovanni, no sé de donde saca tiempo Isabel para estar en tantos frentes, debe tener una gran capacidad de trabajo, la envidio.
Me alegra te haya gustado su blog.
Un abrazo.

Lucía, cuando leo y escribo tu nombre me acuerdo de mi madre, se llamaba como tú. En realidad ella era la modista, cuando decidí crear el blog lo hice como un homenaje a su recuerdo. También me enseñó a coser, claro y me alegro que eso también nos una además de el amor por las palabras.
Besos.

Isabel, es un placer para mí. Con la expresión "ira del nudo" no me refería a un sentimiento, sino a cómo se complican los temas teniendo en cuenta las luchas y los conflictos que se pueden generar en tu libro por el tema.
Me consta, con lo que llevo leído, que lo estas disfrutando, eso se ve, como también que las historias tienen un fluir magnífico.
Abrazos.

Reyes dijo...

Verdad que mola?
Y me encanta lo que estoy leyendo.
Besos.

ethan dijo...

Una idea estupenda la de tu tocaya. Pasearemos por su blog y por Roma a partir de ahora.

momo dijo...

El hilo se hace un nudo sin haberlo querido...es cierto, y hay nudos que tienes que romper porque es imposible deshacer.
besossssss

Isabel Martínez Barquero dijo...

Preciosa entrada que anuda a Isabel Barceló y recuerdos en bellas imágenes de Roma.
Ha sido un placer leerte.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Sí, Reyes, escribe muy bien y está muy preparada.
Besos.

ethan, a mí me parece además muy generosa y difícil porque supone un gran reto.

momo, pero ahí está la paciencia, hay que usarla también ¿verdad?
Yo me lo digo cada día.

Isabel, a mí me gustó mucho el final sorpresivo de tu post, esa búsqueda al origen y veo que también sabes mucho del tema.
Por eso y por todo lo que he encontrado en tu blog, el placer es mío.
Un abrazo.

NáN dijo...

Lo que está haciendo Isabel Romana es importante, dándonos esa cálida visión de la fundación de Roma (con un montón de historias que yo desconocía).

Pero el modo en que lo está haciendo es tremendo. Nos tiene a muchos pendientes del proceso.

Isabel dijo...

Sí, NáN, sobre todo por la innovación del modo de escribir una novela, dando participación e implicándonos como personajes. Me parece muy inteligente por su parte y arriesgado.
Yo no la conocía con la anterior, pero ahora me alegro porque me enseña y a mí, ya sabes, me encanta aprender.